General / JUNIO 02 DE 2011 / 11 años antes

Síndrome de alienación parental se presenta con el divorcio

Síndrome de alienación parental se presenta con el divorcio

El síndrome de alienación parental es un problema psicológico, propio de los procesos de divorcio, custodia de menores y reglamentación de visitas y que ya hizo su aparición en Colombia, pues muy posiblemente ya existía entre la población desde hace mucho tiempo, pero, sólo hasta ahora cuando los psicólogos están más capacitados para diagnosticarlo y a su vez, los abogados, mas enterados del tema, todo confluye para que se le preste la atención que realmente tiene.
Básicamente, este síndrome consiste en la programación de un hijo por parte de un progenitor para que odie al otro sin que este último lo merezca. Es así como de la noche a la mañana, el menor ‘decide’ no tener padre ( o madre) durante el curso de un proceso de separación o divorcio o después de él.

Este trastorno sólo puede ser diagnosticado por un psicólogo experto, es decir uno forense o de familia. Los clínicos no están capacitados para reconocerlo dado que no tienen formación ni experiencia acerca del comportamiento que adquiere una familia cuando se encuentra en un proceso contencioso de familia (custodia, visitas, divorcio). Además, los psicólogos clínicos están concebidos para el tratamiento de los problemas de la psiquis, mas no para su diagnóstico, evaluación y ratificación dentro de procesos judiciales.

El diagnóstico requiere de que los evaluados presenten una serie de síntomas por ejemplo, el padre que controla en exceso todo cuanto hace el menor cuando está con la madre. El menor que empieza a experimentar una tristeza extrema, cambios de comportamiento y aversión hacia pasar tiempo o realizar actividades con el progenitor no custodio.

La madre ( o padre ) que ve como su hijo se aleja, no recibe sus mensajes, sus regalos, no usa la ropa que le compra, habla de él con un ‘lenguaje prestado’, no es informado de actividades familiares y escolares esenciales (la primera comunión, la excursión de fin de año), entre muchos otros síntomas.

Los detractores de este síndrome, han afirmado que se trata de una patología psicológica creada por las feministas, quienes se creen tan autosuficientes que están convencidas de que sus hijos no requieren de un padre varón y que por ende, se hace perentorio eliminarlo de la educación del menor. Esta afirmación no tiene sustento científico.

El síndrome no fue creado por feministas y aunque bien pudo haber sido utilizado por ellas, esa falsa creencia se originó en que son más las madres que alienan a sus hijos, en comparación con los padres. Pero, la realidad de los países, cuyos habitantes de ‘sangre caliente’ sobreprotegen a sus hijos, es que tanto los padres como las madres alienan a los menores en contra del otro progenitor y que muy pocos profesionales que laboran en los procesos de familia, están capacitados para diagnosticarlo, tratarlo y erradicarlo.

Es muy frecuente que la custodia de un hijo le sea otorgada a la madre, también, que muchos abogados lo consideren ‘causas perdidas’, bajo el argumento de que ‘a los varones no les dan la custodia ni a las prostitutas les quitan a sus hijos’, y más frecuente aún se está haciendo que los padres (hombres) soliciten la custodia de sus pequeños.

Sin embargo, el estudio de familias conformadas solo por padres varones y sus hijos, demuestran que los hombres sí son capaces de criar y cuidar de estos, pueden realizar tareas tradicionalmente asignadas a las féminas como preparar alimentos, programar ciclos de sueño, prestar atención a problemas médicos, administrar medicamentos, establecer pautas de crianza, establecimiento de normas, aplicar castigos y recompensas, dar y prodigar afecto, atención y comprensión, entre muchas otras.

Por lo tanto, un hombre sí es apto para ostentar la custodia de un hijo, incluso de uno muy pequeño llegando a la conclusión que es idóneo y responsable de una buena formación moral.


Razones

-Desean ser más partícipes de la educación y crecimiento de sus hijos.
-Las parejas se divorcian mas que hace veinte años, luego es ahora cuando surge la necesidad de ‘disputar’ una custodia.
-La entrada de la mujer al mundo laboral, ha hecho que muchas madres tengan más intereses personales (el trabajo, el éxito profesional, la realización profesional, el dinero, el circulo social), por lo que podrían destinar menos tiempo a sus hijos, hecho criticable por muchos hombres a quienes ‘le descuidan sus hijos’.
-Perdida de la vivienda, generalmente, quien se queda con los niños, se queda también con la vivienda familiar, lo cual no es cómodo para el que tiene que partir, iniciar de nuevo, y pagar por dos hogares.
-El tema de la familia y las relaciones parentales han tomado fuerza en la actualidad. Pululan los comerciales en los que nos muestran una pareja feliz, unos hijos bonitos, unos mensajes tiernos capaces de aflojar lágrimas en cualquiera.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net