Historia / DICIEMBRE 19 DE 2021 / 4 meses antes

Génova y el goce de su relativa lejanía

Autor : Roberto Restrepo Ramírez

Génova y el goce de su relativa lejanía

Vivimos en un departamento con muchos bienes patrimoniales y naturales y pródigo en la cordialidad de sus habitantes, expresada hacia los visitantes nacionales y extranjeros  que  aquí llegan. Así es el Quindío con sus 12 municipios, repartidos ellos en la montaña, en  las explanadas cafeteras o en la cercanía al valle de Maravelez. Sin embargo,  cuando se trata de animar a sus moradores para conocer algunas localidades, la razón que se esgrime es el retiro geográfico y siempre se aplaza el arribo a dichos pueblos ensoñadores. 

En el imaginario colectivo, una de las 12 poblaciones se ha internalizado con equivocada apreciación de lejanía. Es Génova, llamada el ‘bello rincón quindiano’, porque se encuentra en el esquinero cono sur del departamento y hay que cruzar accidentada geografía, rodeando cañones profundos, con paisajes  matizados cromáticamente por el tono de la ‘Esmeralda  Verde’, como reza uno de sus apelativos.

Cierto es que su ubicación lo caracteriza como el más alejado de Armenia. Pero eso es relativo,para un departamento donde las distancias son cortas, por ser pequeño en extensión y dotado de buenas vías de comunicación.

Fue fundado por don Segundo Henao, a principios del siglo XX, el personaje que también se había encargado del establecimiento poblacional de Calarcá.

Su relativa lejanía le ha permitido conservar la vocación agrícola y su relación con un sistema cordillerano que tiene mucho que ver con el cultivo del café. También posee una arquitectura vernácula de bahareque bien conservada, ya que el terremoto de 1999 no afectó tanto  su territorio. Y lo más vital,  todavía se encuentra sin el influjo de un turismo mal direccionado, masivo y depredador, que es el adoptado  actualmente por Filandia y Salento.

El nombre del municipio fue ideado por su fundador, quien quiso hacer remembranza de la tierra italiana de Cristóbal Colón.

Dentro de su extenso patrimonio ambiental se encuentran la laguna de Las Mellizas, el cañón de Juntas, varios saltos y una roca emblemática llamada la Piedra del Muñeco, que hace dúo con la laguna de su mismo nombre.

Algunos corresponden al ecosistema paramuno. Además, ríos y quebradas, como el Rojo, el Gris y el Barragán. El gran territorio montañoso, las propiedades cafeteras, los caminos en zig zag, los bellos frailejonales y el hallazgo de infinidad de piezas arqueológicas de cerámica ha contribuido a crear un acervo de leyendas, que complementan la riqueza cultural de Génova, unido al espíritu campesino.

La mejor manera de disfrutar este pueblo de “Paz, Progreso y Trabajo” - como se escribe en su escudo - es emprender el viaje hasta su jurisdicción. Es, sin duda, el más auténtico periplo de conocimiento y de “Excursión, montaña y agua”,  otra perífrasis con la que se denominó a Génova a finales de la década de los noventa.

Comencé mi recorrido en el terminal de transportes de Armenia. La buseta pasó por el corregimiento de Barcelona, el parador de Ríoverde y el estadero de Barragán, donde comienza el trayecto final. Cruzamos por el puente amarillo de metal y después se inicia el leve ascenso por el camino curvo montañoso.

Maizales y platanales, un cerro lejano  y casitas campesinas a bordo de carretera. El humo de quemas de madera en las cocinas tradicionales. Los verdes variados y la imponencia del abismo por donde corre el río al fondo, pues escogí el asiento derecho del vehículo, para solazarme con la grandeza paisajística.

Como complemento a la señalización vial, varias vallas se han dispuesto, con la oración católica del Padre Nuestro en secuencia fragmentada.

Al llegar al perímetro urbano lo mejor es descender para ingresar al primer recinto turístico y cultural. Se trata del edificio Plaza Café, que anuncia varios servicios. El Restaurante Bar con ofrecimiento de “cocina de cordillera”. La sala de exhibición arqueológica, la muestra  de  fauna  local, el  punto de  información  turística,  “café y literatura” y arte mural. Todo ello ofrecido con el marco de un nombre singular  e  histórico, Burila.

Lea también:El camino escrito hacia la “Cordillera”

Cuando entramos al salón arqueológico entendemos el contexto del nombre,pues encontramos, en uno de sus paneles, una figura simbólica,representada  por una figura antropomorfa de cerámica prehispánica(llamada poularmente “retablo” , con la siguiente leyenda:

“....HOLA,SOY TOTOROMBÓ. Nací en el territorio de Burila,  nombre original del actual municipio de Génova. Quiero que recorramos juntos el territorio para que podamos comprender toda la riqueza de su patrimonio cultural y natural”.

Es una exhibición especial. Más bien de carácter integral. Las urnas funerarias,las más grandes encontradas en esta región arqueológica del Quindio,se acompañan museográficamente con otros detalles. Son ellos los del orden arquitectónico ( fragmentos de andén grabado, fotos de casas antiguas,la maqueta de la primera capilla y menciones sobre el bahareque). Los del ámbito ecológico y la información de la memoria histórica. Todo ello da la mejor visión informativa sobre el PCCC (Paisaje Cultural Cafetero de Colombia), como no lo tiene ninguna otra muestra local del departamento.

A la salida, su guía y propulsor, un ambientalista comprometido con la difusión del espacio, nos  enseña otros iconos, entre ellos, la foto del loro coroniazul,en un mural que se encuentra en el amplio espacio frontal del edificio.Con su amable atención, entendemos también que el lugar está en las mejores manos para su promoción.

Afuera,ya listos para subir por la carrera 12 que nos llevará al centro de Génova, la lista de detalles patrimoniales es extensa. La mirada se dirige a un aviso de nomenclatura que nos coloca en el contexto del sector. Estamos en el barrio Nueva Esperanza, etapa 2, que anuncia el más diciente  apelativo que identifica a Génova, el “Pueblito Paisa de Quindio”. Lo corroboramos con lo que encontramos en el recorrido de ascenso. El cementerio católico y sus expresiones de Antropología de la Muerte, en sus bóvedas y epitafios. La casita de “Cuña”, un personaje reciclador y chatarrero, que insiste en mantener su construcción de vivienda tradicional, donde todavía se ve el embutido y armazón de boñiga, propios del bahareque. Las tiendas y cafeterías esquineras, donde la baldosa antigua embellece el espacio. Pero donde la atención de sus propietarios es lo mejor, además porque cobran los precios justos,para saborear un sabroso pintadito y un buñuelo suculento.

Las casas de dos plantas que comienzan a verse después del terminal donde estacionan las busetas. Sus colores originales,los bellos adornos de madera de sus ventanas,los andenes grabados,la tranquilidad, el jinete que pasa a caballo por la calle, los saludos sinceros, las miradas pesquisadoras hacia el interior de las casitas de una planta para encontrar, por ejemplo, el cuadro de la pareja matrimonial en blanco y negro colgado en la pared.Todo,encantador y con aire de tradición.

La biblioteca y su sala de exhibición que nos enseña la riqueza ornitológica de Génova, las casas del marco del parque,en especial la que presenta el calado de madera más hermoso en sus ventanas. La Casa de la Cultura y su muestra fotográfica.

Tres sitios especiales robaron mi atención. El templo San José, con sus puertas de bronce repujado, sus bancas de madera relucientes,los vitrales interiores de su cúpula. La hermosa construcción histórica llamada Villa Gloria,más arriba del parque principal, al lado del río que corre con agua blanquecina, que rodea al municipio, y que arrulla la estancia de aquella casa con su murmullo. El interior de una pequeña casa  ,la del señor Luis Felipe Castellanos, donde pude apreciar el último testimonio de andenes grabados, con motivos zoomorfos presentes en su zaguán. Son dibujos de patos, que tal vez los antiguos quisieron imprimir en el cemento fresco, como una iconografía de la naturaleza, la misma que no hemos querido valorar y comprender en la época contemporánea.

Génova,un caudal de sorpresas, que ameritan una nueva visita. La próxima, para pernoctar.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net