Historia / SEPTIEMBRE 26 DE 2021 / 2 semanas antes

La Crónica del Quindío y su primera década de información cultural y patrimonial

Autor : Roberto Restrepo Ramírez

La Crónica del Quindío y su primera década de información cultural y patrimonial

La Crónica del Quindío y su primera década de información cultural y patrimonial

A principios de octubre de 2021 se cumplen 30 años de circulación ininterrumpida del diario regional La Crónica del Quindío. Es el medio escrito donde se han publicado, en los últimos 25 años, muchos artículos de mi autoría en los campos de la historia y el patrimonio cultural. Ha sido una característica de este periódico, ya treintañero, ofrecer a los lectores variadas entregas dominicales sobre dichos temas y también sobre otros tópicos de literatura, ciencia o reseñas de personajes. 

La primera gráfica publicada -donde aparecen los socios de la nueva empresa periodística- había sido tomada en la fecha de su creación, el 3 de octubre de 1991. Fue divulgada nuevamente en la celebración del primer aniversario. Dice lo siguiente en su reseña: 

“Con un novedoso diseño, 8 páginas, jóvenes periodistas y emprendedores empresarios, se inaugura La Crónica del Quindío”. 

Refrescando el registro histórico, los ejemplares de la celebración del primer año -correspondientes al 4 y 5 de octubre de 1992- también anotan lo siguiente en sus páginas interiores: 

- “La noticia deportiva del primer año de información”. 

- “Opinan los periodistas del Quindío”. 

- “La Sala de Redacción por dentro”. 

- “Los gremios también opinan”. 

- “Un año en hechos y fotos”. En esta página, como primer logro del periódico, sobresale la foto del periodista Jairo Olaya Rodríguez recibiendo el reconocimiento del premio de periodismo Alfredo Rosales. 

Pero el artículo que más me llamó la atención fue el de la portada del ejemplar de aquel lunes 5 de octubre de 1992. Se titulaba “La pequeña historia de un periódico grande”, que se refiere a lo cumplido por parte del periódico regional, al llegar a los 365 días de tiraje diario. Cuando se arriba a los 30 años, La Crónica del Quindío bien podría invertir aquel titular -aludiendo al formato pequeño que hoy publica- con el siguiente texto: “La gran historia de un periódico pequeño”. 

En las páginas de los ejemplares de los diez primeros años de circulación quedaron los registros históricos de muchos temas culturales y patrimoniales del departamento, cuyo balance sería largo de reseñar. Entre 1991 y 2001 no solo se dieron hechos relacionados con la órbita cultural de los órdenes local y regional, sino que otros de carácter nacional también sucedieron. La promulgación de la Ley General de Cultura y la creación del Ministerio de Cultura es tal vez el más destacado. En materia de turismo, tal vez el más sobresaliente es la inauguración del Parque Nacional del Café en 1995. Y el hecho más lamentable, que cambió el curso histórico, fue el terremoto de 1999. 

Por su importancia en el impacto causado, traigo a colación el titular y el registro fotográfico publicados en la edición del 8 de septiembre de 1992. Se refiere a un sitio emblemático de la región, en la esfera del Patrimonio Natural, pero que ha mostrado un cambio drástico en su configuración paisajística, denotando además la falta de planificación en el desarrollo turístico del departamento. El titular de la información es igualmente un llamado de atención, que no se tuvo en cuenta años después: “Cuidado con Cocora”. El texto del pie de foto, donde aparece la emblemática palma de cera, es más premonitorio: 

“El Valle de Cocora no puede ser absorbido por el asfalto y el progreso. Este es otro de los testimonios de defensa de la reserva ecológica de la región”. 

En el año de aparición del primer número de La Crónica del Quindío, otros diarios se encargaban también de divulgar la información cultural e histórica. Entre ellos estaba la sección regional del periódico La Tarde, de la ciudad de Pereira, a cargo del corresponsal de Filandia, periodista Marino Aguirre Herrera. También circulaban periódicos y plegables de carácter local en algunos municipios, de publicación quincenal o discontinua, como eran: “El lenguaje de los árboles”, el magazín cultural “Versarte” y el formato pequeño titulado “El Nacional”, entre otros. En este último salían regularmente las crónicas históricas de don Alfonso Valencia Zapata. 

Años antes, la sección del periódico de Manizales titulada “La Patria del Quindío”, el “Diario del Quindío”, los semanarios “La Opinión” y “Correo de Occidente”,entre otros, ya ofrecían las lecturas interesantes sobre los temas del orden cultural. 

En la primera década de circulación del periódico de Armenia la información cultural y patrimonial fue muy nutrida, como ocurría en otros medios escritos de la misma época. Entre otros, ello se encontraba en la sección Eje Cafetero de “El Tiempo”, en un formato pequeño llamado “Hoy Quindío” y en el magazín “Satanás”. En este último también eran muy consultadas la crónica histórica y el anecdotario del historiador Valencia Zapata. 

Aparecieron otros a finales de los años 90, complementando con sus artículos el acervo de información patrimonial que, para entonces, iría a publicar La Crónica del Quindío. Me refiero especialmente al Magazín “Culturarte” y los periódicos “Diario de Colombia”, “La Tarde del Quindío” y “Café 7 Días”, que estaban en circulación cuando ocurrió la tragedia telúrica del 25 de enero de 1999. 

En el año 1997 se conformó una Filial del Consejo de Monumentos del Quindío, organismo equivalente al actual Consejo Departamental de Patrimonio y que abogaba por la protección de los bienes tangibles del Patrimonio Cultural quindiano. En Manizales, mientras tanto, comenzaba a proyectarse el proceso que llevaría, en 2011, a incluir a 51 municipios de cuatro departamentos en la Lista de Patrimonio Mundial como el Paisaje Cultural Cafetero de Colombia. 

En enero de 1999 el terremoto sacude las fibras culturales y destruye bienes arquitectónicos patrimoniales, se saquean yacimientos arqueológicos y se pone en prueba la acción de los organismos como son el Comité de Protección Arqueológica del Quindío (fundado en 1982) y la misma Filial del Consejo de Monumentos. 

Es aquí donde entra la participación de La Crónica del Quindío, con sus primeros proyectos editoriales especiales y las páginas dedicadas a la sensibilización de los ciudadanos en esa materia. Junto con los dos organismos citados, el Banco de la República, la alcaldía de Armenia, el Fondo Mixto para la Cultura y las Artes del Quindío y RCN, el periódico comenzó a emitir la publicación seriada por fascículos de una excelente obra que lleva por título “Historia de nuestra región”. En sus contenidos, publicados desde el mes de septiembre de 1999, los quindianos han encontrado la más verídica y profesional información sobre la historia del departamento y 9 de sus 12 municipios. La dirección del proyecto editorial estuvo a cargo de la prestigiosa historiadora Olga Cadena Corrales. En este mes de septiembre, en el que se celebra en Colombia la fecha que recuerda la protección del Patrimonio Cultural, el periódico también publicó varios mapas a color, en cumplimiento de lo que se llamó La Ruta del Patrimonio Cultural Quindiano. Fue una divulgación interesante dirigida, con otras actividades, a niños y jóvenes entre 7 y 19 años. 

En el año 2000, también en septiembre, el periódico publicó una serie nueva titulada “Juguemos a re-conocernos. En ambas publicaciones se tuvo en cuenta la siguiente premisa: 

 “Tenemos pues identidad cultural, que es tanto como decir que tenemos personalidad”. 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net