Historia / ABRIL 25 DE 2021 / 9 meses antes

La importancia de Quimbaya en el desvelamiento del pasado arqueológico

Autor : Roberto Restrepo Ramírez

La importancia de Quimbaya en el  desvelamiento del pasado arqueológico

Hasta hace algunos años, una de las perífrasis más conocidas de Quimbaya era “Luces y Arqueología”, para destacar a este municipio quindiano en dos aspectos de su patrimonio cultural, como son la realización del Festival de Velas y Faroles y la profusión de hallazgos arqueológicos en su jurisdicción. 


En cuanto a este último tópico, las siguientes son las más destacadas razones para relievar su importancia regional en cuanto al desvelamiento del pasado arqueológico. 
Aunque notablemente alterado por la intensa guaquería, lo que puede ofrecer ese rastreo histórico de los hallazgos aclara bastante la posible secuencia cronológica de los periodos de ocupación humana en los últimos 2500 años y especialmente en lo que corresponde a un llamado Periodo Temprano, de lo que comúnmente se ha conocido como el poblamiento quimbaya:

El nombre inicial del municipio

Antes de llamarse Alejandría, el municipio fue fundado en el sitio denominado La Soledad. 
Así quedó estipulado en el documento notarial número 155, mediante  el cual “en el paraje de La Soledad, distrito de Filandia, circuito del mismo nombre, provincia de Pereira, departamento de Caldas, República de Colombia, a 27 de mayo de 1914, don Luis María Ocampo vende a Ricardo Echeverry y otros unas mejoras en baldíos de la Nación”, iniciándose así las actividades de la junta pobladora, -libro Fundación de Quimbaya, por Jesús Alberto Alzate Villegas, página 38, Impresora Comercial,1985-.
Las menciones de “La Soledad” en el libro de don Luis Arango Cardona
En esta famosa obra, titulada Recuerdos de la guaquería en el Quindío -Tomo I, Editorial de Cromos 1924-, este guaquero escritor se refiere al pueblo de La Soledad, destacando la riqueza de sus sepulturas indígenas. 
En una de esas menciones -página 62- anota que las tumbas corresponden a los cajones “matecañeras” y dice de manera rudimentaria que “los reyes de La Soledad tenían muchas y muy distintas alhajas de oro desde coronas, cornetas, pitos y unas cajas con tapa para guardar los tabacos, todo esto de oro fino”. 
Esas referencias que don Luis hace, en no pocas páginas, sobre el hallazgo o guaca de La Soledad, hace ver que dicho nombre pudo corresponder a un asunto toponímico, en la referencia a las piezas de oro encontradas y que se asocian al sonido de flautas, como el canto de un pájaro, o a la forma de aves en su cerámica y en la misma orfebrería. 
Se cree que ese nombre está más directamente relacionado con la representación del barranquero, ave de hermoso plumaje, llamada también “soledad”, debido a su presencia solitaria en las ramas de los árboles.

El cambio de nombre del sitio de fundación

Solo tres municipios del Quindío presentan características de toponimia indígena. Ellos son Calarcá, Pijao y Quimbaya. 
Frente a la asignación de este último con dicho nombre, por parte de la asamblea de Caldas, mediante ordenanza del 4 de abril de 1922, se presentó resistencia por parte de algunos pobladores. 
Así lo menciona el miembro de la Academia de Historia del Quindío, economista Gonzalo Alberto Valencia Barrera, citando también al también académico Hugo Galvis Valenzuela: “En la asamblea departamental de Caldas figuraban como probables nombres para el nuevo municipio los siguientes: Alejandría, Bolívar, Andalucía y Lorena. Sin embargo, el diputado Carlos Jaramillo Isaza propuso el nombre de Quimbaya como homenaje a la civilización que habitó las tierras en donde se localizaría el nuevo municipio, denominación con la que apareció el proyecto de creación para tercer debate”, -libro Relatos, fundaciones y primeras descripciones de los pueblos del Quindío, página 200, Optigraf,2019-. 

El Tesoro Quimbaya

En los amplios terrenos de La Soledad, cuando en 1890 ese paraje pertenecía a Filandia, fue encontrado el hoy llamado Tesoro Quimbaya. 
Desde que fue obsequiado a España, en el lugar de exhibición en Madrid, siempre apareció el nombre de esta cabecera, que para entonces, era corregimiento de Salento. Durante mucho tiempo se asoció ese hallazgo con la guaca o tesoro de La Soledad y así lo mencionaron muchos autores de la época de finales del siglo XIX. 
Sin embargo, en el libro del historiador Jesús Alberto Villegas Alzate, página 38, las menciones de dos guaqueros, que también aparecen como fundadores de Quimbaya en 1914, dejan dudas sobre la posibilidad de otro hallazgos similares. En efecto, Mateo E. Bernal, “guaquero” sumamente conocido en todo el distrito de Filandia, junto con Casafú, Demetrio Salazar y otros, sacaron la guaca de “La Soledad” en el año de 1908, muy rica en oro que motivó gran fama en toda la región. 
Se acentúa más la confusión cuando en otro escrito se cita esta reseña del poeta Bernardo Pareja García: “Demetrio Salazar, intuitivo y de serena hidalguía, tuvo en sus manos de arqueólogo vernáculo parte del Tesoro Quimbaya, encontrado en las fabulosas guacas de La Soledad”. Esta cita, aparecida en el folleto Cátedra cultural, de febrero de 2013, autoría de Carlos Aurelio González Restrepo, corrobora una vez más que en La Soledad fueron varios los hallazgos de guaquería  realizados.

Las urnas del Periodo Temprano

Las características de la orfebrería encontrada en el hallazgo del Tesoro Quimbaya dan a entender que dichas piezas correspondían al Periodo Temprano, más o menos entre 500 años AC y 800 DC. 
Son en su mayoría poporos de oro, recipientes utilizados para depositar la cal empleada en el mambeo de las hojas de coca. Lo que sí se perdió definitivamente fue la asociación de la cerámica y de otros elementos de materiales biodegradables que hayan podido encontrarse en las grandes cámaras funerarias de los hallazgos en la planicie de La Soledad.


La siguiente descripción que hace Arango Cardona es muy diciente: “Los huesos de los difuntos estaban quemados junto con el oro y depositados en grandes cántaros de barro”, lo que puede corresponder a la existencia de las urnas funerarias que la arqueología llama de marrón inciso. 
Algunas se encuentran exhibidas al interior de una de las vitrinas de la colección arqueológica de la casa de la cultura de Quimbaya. Sus tapas son singulares y presentan pintura en forma de espiral en su interior.

Otro hallazgo fabuloso de Quimbaya

En otra tumba matecañera de este municipio, Arango Cardona reporta una guaquería relizada el 5 de diciembre de 1939. Ello aparece  reseñado en las páginas 287 y 288 de su libro.
La fotografía que acompaña el reporte da cuenta de una pieza de oro que los especialistas llaman regularmente los pectorales o pendientes del estilo Darién.
Se cuenta que dos piezas similares también hicieron parte del hallazgo del Tesoro Quimbaya, pero no aparecen en el registro fotográfico de la época. El guaquero escritor hace la siguiente  comparación de dicha pieza: “Esta figura representa un ser humano en forma alegórica; con pies y piernas en forma de tablas. Esta figura es un ángel alado, como los de la cristiandad. En la parte superior tiene dos bolitas en forma de paracaídas, igual a los que acostumbran  los aviadores en nuestros días”.

Las tumbas de cancel del Instituto Quimbaya

Sin duda alguna este es el hallazgo arqueológico más importante de Quimbaya en los últimos tiempos.
Son varias estructuras líticas que configuran un sitio arqueológico único, en la salida al municipio de Alcalá. Lo más destacado aquí es el proceso que lideran el rector y una docente del plantel educativo, en unión de un colectivo de voluntarios, en aras de hacer conciencia de la ciudadanía y poner en valor el cuidado del patrimonio arqueológico.
Ya uno de sus logros fue el acuerdo de preservación de dicho patrimonio, tramitado por el concejo y sancionado por el señor alcalde, el único obtenido en el departamento del Quindio. El próximo paso es empoderar a la comunidad educativa en la protección del sitio arqueológico y apoyarlo a través de una ruta de turismo histórico y cultural.


Temas Relacionados: Historia

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net