Historia / ABRIL 11 DE 2021 / 9 meses antes

Me encontré en la vida con… Bernardo Ramírez Granada

Autor : Gabriel Echeverri Gónzalez

Me encontré en la vida con…  Bernardo Ramírez Granada

Bernardo Ramírez Granada.

Ilustre educador, cronista e historiador nacido en Armenia, hijo del ilustre pedagogo José María Ramírez H., en cuyo honor la afamada institución educativa Instituto Técnico Industrial del Quindío lleva su nombre. Cursó sus estudios en la Normal Nacional y se graduó con honores en Derecho y Ciencias Políticas. Contrajo matrimonio con la distinguida dama Mercedes Arango Mejía, hermana del ilustre magistrado, exgobernador y diplomático Jorge Arango Mejía.

¡Aquí se forman hombres!

Antes de vincularse al colegio Rufino José Cuervo, fue profesor de escuela en Quimbaya y en otros municipios. En nuestra amada institución educativa fue catedrático de sicología, recuerda su alumno César Hoyos Salazar, expresidente del honorable Consejo de Estado y reconocido jurista-. Fue rector del colegio en 1961, su figura se imponía majestuosa en las sesiones solemnes en el inmenso patio flanqueado por la placa que hizo honor para siempre a los alumnos del colegio. Por  el terremoto de 1991 las instalaciones  del plantel sufrieron graves averías y fue demolida y construida una nueva edificación en otro lugar diferente al barrio Berlín.

Universidad del Quindío

Creada por el Concejo Municipal de Armenia en 1960. En 1962 se convirtió en una institución de carácter departamental; empezó a funcionar con dos programas, inicialmente Pedagogía y Administración Educativa, bajo la rectoría del Doctor Bernardo desde 1961 hasta 1964; luego se abriría el programa de Topografía.  De esa promoción varios distinguidos profesionales fueron profesores, como Jorge Arango Mejía, Diego Moreno Jaramillo- ex ministro de Estado-, Julio César Morales, y el mismo Ramírez Granada, entre otros. Debo recordar valiosos estudiantes en el grupo de la primera promoción de Pedagogía, que después brillaron en diferentes campos: José Noé Ríos Muñoz, Marino Bustamante- educador y después rector de la UQ-, Nodier Botero Jiménez, Lady Londoño Echeverri, Arbey Ríos Muñoz, Mario Aparicio, Bernardo Ruíz, Jaime Echeverri, entre los que llegan a mi memoria.

La primera sede uniquindiana fue en el edificio que hoy ocupa el Instituto de Bellas Artes. Con los años fue creciendo hasta transformarse en las bellas y confortables instalaciones hoy ubicadas en el norte de la ciudad (1).

Ramírez Granada hizo parte del ejército cívico procreación de la Universidad, frente al negacionismo de otros sectores que insistían en mandar sus hijos para otras universidades. La historia dio la razón a los forjadores de la Universidad del Quindío, catalogada hoy como una de las mejores de Colombia.

En el primer gobierno departamental

Como bien se sabe, Ancízar López López fue el primer gobernador del Quindío (2) y asumió la responsabilidad de su organización administrativa, con la ayuda del exgobernador J. Iván Echeverri Osorio en la secretaría de Hacienda, Jorge Arango Mejía, Bernardo Ramírez Granada en su calidad de secretario de Educación y de Fomento y Desarrollo del Departamento, y Darío Jaramillo, abogado de Calarcá. 

Le correspondió organizar la educación en el departamento, ocuparse del tránsito con el sistema que venía operando en Caldas y planificar la nueva planta de educadores y personal administrativo, circunstancia que no le era extraña por su condición de maestro de escuela y su formación en Pedagogía y Ciencias de la Educación, además de la experiencia adquirida en su paso por la universidad. En la gobernación de Rogelio González Ceballos -26 de agosto de 1970 - 6 de octubre 1972- ocupó la Secretaría de Desarrollo Económico.

Recomendado: Me encontré en la vida con… Audifacio Toro Patiño

Por las calles de Dionisio

Con este seudónimo hizo famosas sus deliciosas crónicas y comentarios históricos de la vida comarcana, algunas publicadas en el Diario del Quindío - del cual había sido director- o leídas  en emisoras de la ciudad como la Voz de Armenia. El escritor colombiano Gustavo Páez Escobar - con todos sus afectos en nuestra región - se lamentaba que estas maravillosas piezas no estuvieran publicadas en un libro, como al fin ocurrió: “ (…) Ramírez Granada, que maneja una prosa erudita y refinada, es profundo conocedor de la vida comarcana y ha logrado recuperar episodios y revivir personajes pintorescos que suelen esfumarse con el paso del tiempo (…) si algo es Bernardo, es escritor. Otros escriben libros y no son escritores. Las Crónicas de Dionisio, que han tenido amplia divulgación en la prensa local, muestran que su autor es un gran escritor (…) “(3).

En efecto, la primera edición se publicó en 1981 en la editorial Quingráficas de Armenia, con una nota de Gustavo Páez Escobar, que tituló: Un hombre de cultura.

Escritor de un solo libro

Así lo señaló el ilustre jurista y escritor Óscar Jiménez Leal (4) en una sabrosa columna sobre su vida y su libro, en donde entre otras cosas dice:” (…) se destacaba con singular brillo en el arte de la improvisación y el repentismo ya que poseía el don de la ironía y un intenso sentido del humor. Pariente por consanguinidad del dirigente conservador Luis Granada Mejía, senador de la República, sin cuya voluntad no se movía una hoja burocrática en el árbol de la hegemonía conservadora de Caldas, y Ramírez Granada que por entonces fungía como director del Diario del Quindío, situado en la orilla opuesta del bipartidismo, cuando los partidos competían en recíproco y  desafortunado sectarismo, escribió un editorial explicando que no había aceptado ser magistrado del Tribunal Administrativo de Caldas, elegido por el honorable Consejo de Estado, porque temía las consecuencias de no haber obtenido previamente la anuencia y permiso del jefe conservador. Percatado del ofensivo comentario, el senador se dirigió al periódico a reclamarle a su pariente, en forma airada, a lo cual este respondió: Mi querido Luis, te aconsejo que no te metas conmigo, porque yo por lo Ramírez soy el primer caballero de Colombia, pero por lo Granada soy el más malnacido del mundo (…)”.

Segunda edición

La Universidad del Quindío, en cabeza del actual rector José Fernando Echeverri Murillo, el 16 de agosto de 2017, denominó al auditorio de Ciencias Básicas, con el nombre de su primer rector y editó la segunda edición de Crónicas de Dionisio (5) bajo la dirección del brillante intelectual y profesor Carlos Alberto Castrillón; un hermoso homenaje que incluye notas liminares del propio rector, del eminente cuentista Adel López Gómez, de Luis Yagari y de Gustavo Páez Escobar. López Gómez dice: “Fino escritor, deleitado minero de los recuerdos, Bernardo, que no es viejo todavía, posee, sin embargo, la vena jugosa y antañona del buen pretérito. Es un escritor despreocupado, de noble estilo y gratísimo sabor. Un escritor que no presume de tal pero sabe decir las cosas con colorida verdad y cautivador encanto (…)” (pág. 14). A su vez, Luis Yagarí afirma: “(…) Bernardo Ramírez Granada es, por excelencia, el cronista de Armenia. Sus palabras tienen la frescura del agua que viene por tubería de guadua, la mitad de su linfa contra el sol (…)” (pág. 17).

Ver también: Me encontré en la vida con… John Vélez Uribe

Academia de Historia del Quindío.

Hizo parte del grupo de fundadores el 23 de mayo de 1980, con Jesús Arango Cano, Alfonso Valencia Zapata, Alberto Gómez Mejía, Jaime Lopera Gutiérrez, Horacio Gómez Aristizábal, Diego Moreno Jaramillo, Hugo Palacios Mejía y el autor de estas notas. Su nombre y firma están en el acta fundadora, como testigo de la rica historia de 40 años de la augusta institución, orgullo regional.

Bernardo Ramírez Granada ocupa un sitial en la historia regional como educador y cronista de finas páginas de historias locales, memorias de situaciones y personajes picarescos. Fue un observador valioso de la vida cotidiana y prestó inmensos servicios a su ciudad y a la región. Con esta semblanza y el auxilio de algunos escritores admiradores de su obra, quiero hacer un homenaje a un valioso ciudadano y a un educador probo, que vivió en función de servicio a la comunidad, un ser humano que pertenece a los anales de la historia por sus méritos de humanista y pedagogo. Un valioso estandarte de nuestra región que brilla con luz propia en la cima de sus hijos ilustres.

1) Véase el libro de Rojas Arias, Miguel Ángel, sobre los 50 años de la UQ. Además: Morales, Benítez. Otto. 2019. Historia de la Universidad del Quindío.

2) Echeverri González, Gabriel. 2016. Semblanzas de los gobernadores del Quindío. En Ensayos de Historia Quindiana. Vol. IV. AHQ. Biblioteca de Autores Quindianos.

3) Páez Escobar, Gustavo. 1980. La Patria. ¿Qué pasa con Dionisio? 11-09-1980-

4) Jiménez Leal, Óscar. 2020. Bernardo Ramírez Granada escritor de un solo libro. El Quindiano. 22-06-20.

5) Ramírez Granada, Bernardo. 2017.  Crónicas de Dionisio. Edición preparada por Carlos Alberto Castrillón. Centro de publicaciones Universidad del Quindío.
 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net