Historia / SEPTIEMBRE 26 DE 2021 / 2 semanas antes

Me encontré en la vida con… Esther Isaza Duque de Gutiérrez

Autor : Gabriel Echeverri Gónzalez

Me encontré en la vida con…  Esther Isaza Duque de Gutiérrez

Esther Isaza Duque de Gutiérrez.

Benemérita ciudadana y bastión de civismo, nacida en Salamina, Caldas, el 2 de agosto de 1908 y fallecida el 29 de octubre de 1991; sus padres José Domingo Isaza Sánchez e Isabel Duque Tobón, ambos oriundos de Salamina, en dicha unión nacieron siete hijos: Esther -la mayor- Gonzalo, Oliva, Fabio, médico, Bertha, Mariela y Alicia.

En su ciudad natal cursó hasta cuarto de bachillerato y se casó muy joven con José María Gutiérrez Sánchez, agricultor salamineño, con tierras en el Quindío.

En 1920 fijaron su residencia en la ‘Ciudad Milagro’. Sin hijos, prodigó afecto durante su existencia a veinte sobrinos, entre ellos, Blanca Inés Gutiérrez Isaza, hija de Enrique Gutiérrez y Bertha Isaza Duque, casada con el ilustre ingeniero Ricardo Arcila Giraldo.

El exalcalde de Medellín y candidato a la presidencia en la actual campaña electoral, Federico Gutiérrez -más conocido como Fico- viene a ser sobrino-nieto de doña Esther, hijo de Hernán Gutiérrez Isaza quien, a su vez, es hijo de Enrique Gutiérrez y Bertha Isaza Duque.

Alentad vocaciones.

Durante 53 años fue adalid de las vocaciones sacerdotales y con otras damas, recorría casa por casa, buscando el peso para los seminaristas; en honrosa ceremonia religiosa en su memoria, en la catedral de Armenia, el día 20 de noviembre de 1991, el recordado monseñor Roberto López Londoño, obispo de Armenia y de Jericó -ya fallecido- dijo, entre otras cosas: “(…) Muchos jóvenes de escasos recursos pudieron adelantar su formación humana, cristiana y sacerdotal en el Seminario, gracias al apoyo oracional y económico ofrecido por doña Esther, que les permitió caminar hasta la ordenación presbiteral, respondiendo así a un llamado de Dios que no deja de enviar operarios a su mies. Doña Esther nos enseñó con sus obras la importancia de colaborar en nuestro naciente Seminario Mayor, con la oración, la palabra, el testimonio y el aporte económico, para que pueda responder a la gran tarea de formar integralmente los pastores competentes y virtuosos que la iglesia y el mundo necesitan y exigen, en esta hora feliz de la nueva evangelización (…)” (1).

Caridad con los más pobres.

Con las distinguidas señoras mercedes Ángel Gutiérrez y Lucy Giraldo de Ramírez, entre otras, iniciaron la campaña del niño pobre y durante todo el año, recorrían los almacenes e industrias de la ciudad, solicitando pedazos de tela o algunos regalos que ellas distribuían personalmente en los sectores más pobres; el conocido sacerdote Fernando López escribió el 30 de octubre de 1991 : “Cada año se confeccionaron vestidos y se obtuvieron elementos para alegrar en navidad hogares y familias de extrema pobreza. Siempre se preparó cuidadosamente la estadística de los beneficiados. Con sus compañeras, doña Esther recorría todo el comercio, entidades y con suma paciencia pedía contribución a personas pudientes (…)” (2).

Hogar Don Bosco.

Fue fundadora del hogar Don Bosco -carisma salesiano- en compañía del inolvidable profesor y músico don Leonidas Benjumea -recordado maestro de nuestro maravilloso colegio Rufino José Cuervo, febril, laborioso y amable institutor-; en primer lugar, en la atención temprana de los niños abandonados o en condición de calle y, desde luego, económicamente para el sostenimiento del hogar que aún presta su invaluable servicio social. “Era como el emblema de la belleza, dignidad y nobleza de la mujer en esta región. Inteligente con la sabiduría del evangelio; amable y discreta; servicial y oportuna; detallista y delicada como pocas; amiga de Dios y comprometida con la dignificación de los demás. Era una mujer de estatura moral y espiritual nada común” (3).

Hogar del anciano Anita Gutiérrez de Echeverri.

Entusiasta colaboradora del conocido hogar de los ciudadanos de la tercera edad, con el doctor Aníbal Gómez Castrillón -ilustre médico y político progresista-, su esposa doña Ofelia Nieto G., Inés y Anita Gutiérrez y muchísimos ciudadanos, entre ellos los líderes cívicos Luis Fernando Ramírez Echeverri, el historiador John Jaramillo Ramírez, la señora Alicia Cano, propietaria del otrora Hotel Embajador -hoy Hotel Maitama-, y don Aníbal Jaramillo Botero, para citar algunos que me llegan a la memoria; don Aníbal Jaramillo fue uno de los forjadores, hizo parte muchos años de su junta directiva antes de partir a la eternidad, alcanzó a comprar el lote y poner la primera piedra de la moderna sede de El Caimo (…)” (4).

Recomendado: Salento, en una remembranza patrimonial de los años 80

Condecoraciones.

Condecorada por la Sociedad de Mejoras Públicas de Armenia con la Medalla del Civismo el 14 de octubre de 1974; el Estado Vaticano le otorgó Diploma de Honor y Medalla Benemerenti el 20 de mayo de 1986, por los servicios prestados durante toda su existencia: “(…) En 1942 fue llamada a integrar la Acción Católica en la parroquia de la Inmaculada; su entusiasmo unido a alto número de señoras de Armenia convirtieron esta entidad en la más vigorosa y selecta organización dedicada a la evangelización, a la catequesis, a la beneficencia, a obras vocacionales, a la protección de la joven en peligro(…)” (5).

Durante muchos años vivió en la carrera 13 entre calles 18 y 19, cerca de la también benefactora Jesusita Vallejo de Botero (6), casa visitada constantemente por los pobres de la región y entre sus asiduos visitantes, muchos paisanos de la numerosa colonia de Salamina; con sobrada prudencia, fina atención, dulzura en suma e integridad moral, se destacó en la sociedad de su tiempo. Fue una dama superior, buena parte de su existencia entregada a las obras sociales, a la humanidad afligida. Su servicio a los necesitados y a la iglesia, fue reconocida por los pastores, la Santa Sede, la valiosa cantidad de sacerdotes que sintieron su mano protectora; algo similar la propia Catedral, a la cual ayudó económicamente.

Con especial colaboración de su sobrina Blanca Inés Gutiérrez Isaza y su esposo Ricardo Arcila Giraldo, hemos recordado el ciclo vital de una dama de notables condiciones morales, símbolo del civismo, la colaboración social y la benevolencia de una época maravillosa de la ‘Ciudad Milagro’ de Colombia; doña Esther, como la gran mayoría de señores y señoras en varias décadas del siglo pasado, prestó un servicio cívico inigualable, que casi ha desaparecido para siempre. En Armenia, debo decirlo con claridad y contundencia, todo tiempo pasado sí fue mejor, porque hubo guarda en la heredad y un ejército de ciudadanos al servicio íntegro de su comunidad. Había más integridad, honradez y vocación social, que los nuevos tiempos han sepultado y, en cambio, ha aflorado el individualismo, el sálvese quien pueda y la corrupción.

Son las huellas históricas de nuestros antepasados con profunda influencia religiosa, dotados de condiciones morales e inmensa energía para el trabajo y la benevolencia. Con personajes como doña Esther quiero hacer un homenaje a ese valioso grupo humano que llenó esta región de obras significativas, pero sin olvidar al prójimo y al necesitado. Una calidad humana que espero se conserve siempre.

1. Mons. López Londoño, Roberto. 20 noviembre 1991. Palabras de despedida. Archivo familiar.

2. Pbro. López, Fernando. Octubre 30 de 1991. Esther Isaza de Gutiérrez. Archivo familiar.

3. Mons. López Londoño, Roberto. Opus. cit.

4. Echeverri González, Gabriel. 2021. Pinceladas. Ensayo Biográfico. Vol.2. Semblanza de Aníbal Jaramillo Botero, Páginas 37 ss. John Jaramillo Ramírez. Páginas 123 ss. Centro Publicaciones Universidad del Quindío.

5. Pbro. López, Fernando. Opus. Cit.

Echeverri González, Gabriel. Opus. Cit. Semblanza de Jesusita Vallejo de Botero, Páginas 119 ss.
 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net