Historia / JUNIO 06 DE 2021 / 7 meses antes

Me encontré en la vida con Leonardo Salazar Santacoloma

Autor : Gabriel Echeverri González

Me encontré en la vida con Leonardo Salazar Santacoloma

Leonardo Salazar Santacoloma.

Destacado ciudadano y dirigente cívico nacido en Anserma el 20 de agosto de 1918 y fallecido en Armenia el 12 de enero de 2013. 

Sus padres Manuel Nicomedes Salazar Rivera, oriundo de Riosucio, y de Virginia Santacoloma Garrido, nacida en Supía. En este hogar nacieron 11 hijos: Carmen, Edgardo, Manuel, Félix, Isabel, Ligia, Leonardo, Marino, Fabiola, Germán y Alberto.

Cursó sus estudios primarios en la escuela de Anserma y comenzó su bachillerato en el colegio oficial de su ciudad natal, continúo en Bogotá en el colegio Ramírez, el colegio mayor de Nuestra Señora del Rosario y en el León XIII, en un semi-internado.

Regresó a su tierra y en Mistrató se integró a la empresa familiar Salazar Hermanos, con su padre Manuel Nicomedes y su tío Pablo Emilio, a una explotación aurífera, en asocio con una empresa inglesa. Después de tres años resuelve emprender solo en un almacén de telas en Anserma -ciudad fundada por Jorge Robledo el 15 de agosto de 1839-.

En 1938, 2 años después de la muerte de la señora Virginia, sucede un hecho muy grave, el incendio de un almacén de Mowerman Hermanos, en los bajos donde vivía la familia Salazar y en donde reposaba la espectacular biblioteca de 10 mil volúmenes de Edgardo, uno de sus hermanos, educado en la Sorbona de París, valioso intelectual políglota denominado cariñosamente el pequeño sabio colombiano.

Ante esta situación calamitosa, la familia decidió radicarse en Manizales y Leonardo comenzó a trabajar en la Oficina de Catastro Nacional.

Rumbo a la ciudad Milagro

Comisionado para organizar la oficina de catastro se radicó en la ciudad y en forma ocasional y fortuita, en la parada en Ulloa de un tren que lo conducía de Pereira-Armenia. Conoció a la mujer de sus sueños, la encantadora dama Silvia Velásquez Arango, hija del reconocido empresario y líder cívico don Julián Velásquez Jaramillo (1), con la cual contrajo matrimonio el 30 de abril de 1949 en la capilla del antiguo hospital de zona, detrás  de la catedral, donde actualmente está construido el Palacio de Justicia. 

De dicha unión nacieron Manuel Guillermo; María Isabel, casada con Virgilio Arias Young, 2 hijos, Virgilio, sacerdote jesuita y Catalina, artista plástica; Diego, piloto comercial, una hija Daniela, abogada UPB; Silvia, una hija llamada Carolina, casada con Óscar Alejandro Arango, dos hijas Verónica y Andrea; Julián, una hija Camila, abogada de la Universidad Alexander Von Humboldt.

El mundo del café

Después del matrimonio Leonardo trabajó en asuntos cafeteros en Velásquez Hermanos, firma exportadora de café excelso propiedad de Julián Velásquez Jaramillo y varios hermanos, especialmente invitado por su concuñado Gentil Gaviria Baena, casado con Olga, hermana de su esposa, una valiosa oportunidad para ampliar su visión especial por los temas administrativos y los negocios. Es dable mencionar que se fue constituyendo en la mano derecha de Julián Velásquez Jaramillo.

La vida en el campo

Incursionó en negocios agrícolas comprando la finca La Silvia entre Anserma y Viterbo en 1950, dicho predio lo permutó por otro llamado Cataluña en Circasia y finalmente debido a la violencia de esos años, en 1954, cambió por una propiedad en la Tebaida -sector La Herradura- denominada La Palmita.

En dicha hacienda combinó la producción agrícola con la explotación de una exitosa ladrillera que para la época prestó inmenso apoyo en el desarrollo urbanístico de la región, con la posterior colaboración de algunos de sus hijos, hasta 2005.

Comité de Cafeteros del Quindío

Hizo parte del primer comité de cafeteros fundado el 5 de agosto de 1966, conformado de la siguiente manera: principales, Arturo Palacio Jaramillo, Guillermo García Sierra, José María Patiño Sanz, Samuel Grisales Grisales, Leonardo Salazar Santacoloma y Héctor Londoño Convers; suplentes, Hernán Palacio Jaramillo, Juan Zuluaga Herrera, Ricardo Gómez Ospina, Valeriano Arango Londoño, Lisímaco Arcila Giraldo y Jorge Salazar Mesa. Al poco tiempo, Héctor Londoño Convers fijó su residencia en Cali y por tal razón, el eminente Hernán Palacio Jaramillo fue principal, presidente de la junta y valioso dirigente gremial colombiano, además de alcalde de Armenia y gobernador.

Don Leonardo, amigo personal de Hernán Palacio, permaneció 10 años en el comité, hasta 1976. Se destacó por su visión empresarial y   su asesoría oportuna para los negocios del grano; aplomado, serio y ecuánime, su presencia en el organismo cafetero fue destacada por la Federación Nacional de Cafeteros y por los propios cafeteros de la región. 

Fue miembro de la junta del Banco Central Hipotecario, la Caja Agraria -hoy Banco Agrario-, Banco Cafetero, Corporación Regional del Quindío, Lotería del Centenario, entre otras.

Club Deportes Quindío

Con su hermano Félix fue un gran animador de la creación del club de fútbol y asistió a las primeras reuniones en el famoso café Caucayá en el marco de la vieja y añorada plaza de Bolívar. De dicha sesión inaugural hicieron parte, además, Julián Velásquez Jaramillo -su distinguido suegro, abuelo del amigo Jorge Torres Velásquez, insomne defensor de nuestro equipo-, Antonio Hadad Kiuhan y el joven Ancízar López López. Leonardo y su hermano hicieron parte de la junta directiva durante algún tiempo.

Civismo y colaboración social

Fue un entusiasta animador de eventos y organizaciones cívicas, en las cuales colaboraba como la mayoría de ciudadanos, a través de los famosos festivales de venta de empanadas y convites como la construcción del estadio San José, la catedral, el batallón Cisneros, diversas obras benéficas que hacia en silencio. Siempre estuvo atento a las diferentes tareas sociales del comité de cafeteros, del Club Campestre y el Club América.

Condecoraciones

El comité y la Federación Nacional de Cafeteros le hicieron un reconocimiento especial por su notable aporte y por su visión en los negocios del grano y su contribución al desarrollo cafetero de la región.

El Club Campestre lo declaró socio honorario y el departamento, la ciudad de Armenia y otras instituciones, reconocieron sus valiosos méritos de ciudadano ejemplar y por su civismo.

En su octogenario, agosto 18 de 1998

En esta fecha especial, su nieto sacerdote jesuita Virgilio Arias Salazar -actualmente maestro de novicios de los jesuitas de Colombia, con sede Medellín- expresó con emoción: “Después de este breve recorrido histórico, no nos podemos quedar en los malos recuerdos, fechas o inexactitudes históricas, simplemente debemos tomar ejemplo de una vida, de un octogenario el cual tiene su vida como un libro abierto en donde se puede bogar conocimiento, experiencia, trabajo y sabiduría. No dejemos pasar este acontecimiento desapercibido, al contrario, aprovechémoslo y démosle a nuestro papá, esposo, abuelo, bisabuelo, o suegro Leonardo, una felicidad, un lugar en nuestros corazones y en el corazón sacratísimo de Jesús”.

Leonardo Salazar Santacoloma dejó una estela de honorabilidad en su vida diaria, como pilar de una familia que hace honor al Quindío, por sus condiciones de buen padre y esposo.

Buen lector de libros de historia, literatura y administración, sus luces y su inteligencia brillaron en los escenarios del cultivo del café y en las diferentes actividades cívicas, que no fueron ajenas a su febril capacidad de trabajo, a su decencia y a su pulcritud como ciudadano de bien.  

Su vida es un ejemplo para las nuevas generaciones que ocupan los puestos de mando en los negocios y la administración, un ser humano de calidad indiscutible, bueno como el primer café hecho en aguapanela, un patricio que quiero destacar entre los mejores de nuestra amable querencia. Un paradigma del presente y el porvenir.

1) Echeverri González, Gabriel. Junio 2021. Pinceladas. Ensayo Biográfico. Vol. 2. Centro de Publicaciones Universidad del Quindío.


Temas Relacionados: Historia

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net