Historia / JULIO 18 DE 2021 / 2 meses antes

Me encontré en la vida con… Tomás Uribe Bernal

Autor : Gabriel Echeverri Gónzalez

Me encontré en la vida con…  Tomás Uribe Bernal

Distinguido médico, ciudadano emérito nacido en Armenia el 16 de diciembre de 1910 y fallecido en Bogotá en 1994, sus padres Juan de Dios Uribe Arellano, oriundo de La Ceja donde nació el 18 de diciembre de 1863 (1) y Juana Francisca Bernal Mejía, también de La Ceja, en dicho hogar nacieron doce hijos: María, Vicente, Juan Antonio, Luis Hildebrando, Inés, Zoraida, Berenice, Conchita, Mauricio, Ana, Genoveva y Tomás.

 Juan de Dios, joven y aún soltero, viajó a Pereira y trabajó un tiempo en una salina llamada Consota,  regresó a La Ceja donde  se estableció en el comercio y conoció a su futura esposa, insistió en su noviazgo y se casaron en el año de 1888; durante 17 años vivieron felices en la bella localidad antioqueña, allí nacieron ocho hijos; ante su situación económica resolvió trasladar su familia a Rionegro, donde nació Ana Isabel, la novena hija; con los años resolvió radicarse con su familia numerosa , en la bella ciudad de Abejorral, donde  nació Berenice, trabajando en comercio y con una pequeña finca. 

Como se recuerda, ya había estado el Pereira, por esa razón decidió viajar a esas tierras con su familia: “( … ) tomó la determinación de viajar a una pequeña población recién fundada en tierras ubérrimas llamada Armenia. El viaje de Abejorral a Armenia duró once días. La caravana se componía de los padres y sus diez hijos, los peones de estribo y dos mulas cargadas con baúles. Los niños más pequeños, Ana y Berenice viajaron en silletas, en una cabalgadura (…) Finalmente llegaron a la tierra prometida, Armenia, que en el año de 1909 era apenas un pequeño, aunque, rico, pueblecito. (…) la familia se estableció en una casa situada en corocito, hoy avenida Bolívar, lejos de la población. Con el tiempo Juan de Dios compró una casa en la calle 18 carrera 15, al señor Domingo Henao. Allí nacieron los últimos hijos Tomás y Conchita” (2).

Gracias a la buena acogida, Juan de Dios puso en marcha un almacén de linos y zarazas, con éxito, con los años se compró una hacienda en Pijao denominada Río Azul y allí fijó su residencia, con el fin de huir del paludismo que azotaba la región y además estaba cansado con las actividades mercantiles. En Río Azul vivieron ocho años y después retornaron a la ciudad milagro, donde fallecieron.

Hasta la edad de catorce años, Tomás recibió una excelente educación con una institutriz en Río Azul y ante la inminente echada de largos, su señora madre Juana Francisca, se puso en contacto con un primo hermano, provincial de los Jesuitas, para la época.

Bogotá a lo lejos.

Viajó a lomo de caballo por el paso del Quindío y en Ibagué tomó el tren  directo a su objetivo; gracias a su enorme talento presentó exámenes de admisión para ingresar al  Colegio de San Bartolomé, evaluación que lo clasificó para quinto de bachillerato, pero decidió mejor entrar a  segundo, culminando como el mejor estudiante de su promoción; el propio provincial y la comunidad jesuita le insistieron ingresar a dicha comunidad, finalmente no aceptó y estudio medicina y cirugía en la Universidad Nacional de Colombia, donde se gradúo en 1936.

Año rural en Viotá.

En 1937 inició su labor profesional en la provincia cundinamarquesa de Viotá, amplia zona geográfica con recorridos rurales y dominio del Partido Comunista y su famoso dirigente Juan de la Cruz Varela, quien alcanzo escaño en el Comité Central; con el famoso cacho de montaña que pedía no hacerle daño al médico, hacía sus recorridos por las diferentes veredas, demostrando su vocación de benemérito samaritano que lo acompaño toda su existencia. Terminó en Bogotá su primera práctica, pero pronto viajó a su ciudad natal.

Recomendado: Noemí Pinto Arias, la infatigable pesquisadora de la quindianidad

La ciudad de mis amores.

Su tío Alejandro Londoño Bernal —graduado con honores en París— director del Hospital San Juan de Dios de Armenia, lo recibió en el hospital, comenzó a ser apreciado por sus condiciones de excelencia profesional y ciudadano eximio; fue testigo de la construcción del moderno edificio en el norte de la ciudad y en su consultorio privado, recibía constantemente el afecto de sus paisanos, inclusive José Jaramillo Vallejo le regaló una potranca llamada La Brisa, de caballo de paso.

En 1945 contrajo matrimonio con la distinguida señora Fanny Ángel Gutiérrez, en dicha unión nacieron siete hijos: Jorge Tomás, abogado y economista de la Universidad Javeriana, casado con Helena Vergara, dos hijos; Gustavo Eduardo, químico de la Universidad de Connecticut —Estados Unidos— nupcias con Genarina Hernández, tres hijos; Juan Guillermo, médico patólogo de la Universidad del Rosario, matrimonio con Cecilia Franco, un hijo; Juanita, economista de la Universidad Javeriana, casada con Juan Ignacio Arango, dos hijos; Fernando, ingeniero civil de la Universidad de los Andes, con doctorado en la Universidad de Illinois, nupcias con Carmen Laserna; María Isabel, Trabajadora Social de la Universidad de la Salle, casada con Gustavo Velásquez Parra, una hija ; Diego, médico de la Universidad del Rosario, murió a la temprana edad de 32 años.

Hospital San Juan de Dios.

Con el retiro de su tío Alejandro de la dirección, fue nombrado como nuevo director hasta 1952, cuando regresó a Bogotá con su familia, huyendo de la violencia política y con el propósito fundamental de educar a sus hijos.

Su tarea médica y administrativa fue extraordinaria y de grata recordación por su abnegada vocación de servicio y su apostolado con los pacientes más pobres; como dice su hijo Fernando, los ciudadanos de edad madura de nuestra tierra, llegaron al mundo bajo la orientación sabia, y la delicadeza del médico Tomás Uribe Bernal.

Servicio social en Bogotá.

De 1952 hasta 1955 trabajó como médico del Distrito Especial y a partir de ese año comenzó atender pacientes en el dispensario obrero por la mañana y en la tarde en la consulta externa del Hospital San José, completamente gratis, con la sola satisfacción humanista de servirle al ser humano necesitado.

La Nubia- El Marne.

En su estadía en Armenia, un mecenas apodado Gallineto —José Jesús Jaramillo— le ayudó a conseguir la finca La Nubia en Bugalagrande —Valle del Cauca— con un crédito de la antigua Caja Agraria; dedicó esas tierras a la ganadería con mucho éxito y más tarde compró 500 cuadras denominadas El Marne y empezó a pelechar, hecho que le permitió ejerce la profesión sin cobrar, dedicarse con amor a su familia y a la lectura, una de sus grandes pasiones.

Ajeno a la vida social, apegado a su familia e impulsador de sus estudios superiores, declinó el ofrecimiento de la rectoría de la UQ; lector compulsivo, aficionado a la buena literatura y amplio conocedor de autores universales; permitía este ejercicio vital al hecho de conocer bien el francés y en buena parte el inglés. Dotado de cultura exquisita, no entraba en controversias ni en polémicas estériles, pero era estricto con la educación de sus hijos, disciplina que logró una descendencia inteligente y talentosa al servicio de la patria.

Tomás Uribe Bernal fue muy apreciado por los viejos habitantes de la bella ciudad milagro por sus notables condiciones de servicio y altruismo y en Bogotá fueron legión los ciudadanos que recibieron su atención y su servicio bienhechor; venía con regularidad a visitar a sus familiares, y recibir el abrazo efusivo de sus paisanos.

Culto, honorable y ciudadano emérito, dejó para la posteridad un pequeño artículo que habla de la llegada a la ciudad de Armenia de sus padres y hermanos, una verdadera joyita, como podrán darse cuenta los lectores con las citas en esta semblanza.

He contado con la invaluable colaboración de su hijo Fernando, ingeniero civil radicado en Bogotá, su amabilidad y paciencia me permitieron conocer muchos datos de la existencia de un gran colombiano y poder entregar así, a las nuevas generaciones, la vida y obra de uno de los grandes hombres de nuestra tierra, siempre al servicio de los demás, un apóstol de la medicina y un ser humano admirable.

1) Uribe Bernal, Tomás. Los abuelos. Editográficas Ltda. Circulación familiar.

2) Opus. Cit.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net