l

Judicial / JULIO 18 DE 2023 / 10 meses antes

“Enterré restos que no eran los de mi hijo, que Garavito diga dónde está”

Autor : David Salazar

“Enterré restos que no eran los de mi hijo, que Garavito diga dónde está”

Asesinó a 210 niños en varios departamentos de Colombia y Ecuador, aunque expertos creen que fueron, por los menos, 300. Actualmente paga una condena de 40 años en la cárcel de Valledupar. Foto : FOTO CANAL CARACOL

Rubiela Galvis, madre de Luis Carlos Palacio Galvis, aseguró que las autoridades no le comunicaron que, por el asesinato de su hijo, la ‘Bestia’ esté pagando una condena. 

Rubiela Galvis asegura que todavía vive en zozobra, a pesar de haber enterrado los restos que las autoridades le entregaron señalando que eran los de su hijo Luis Carlos Palacio Galvis, un joven de 13 años que fue asesinado en 1997 por Luis Alfredo Garavito Cubillos en Circasia. 

La Fiscalía General de la Nación, FGN, le entregó en 2008 los restos óseos de una persona que ella asegura que no son los de su hijo y, por ende, considera que todavía no hay justicia, además que el ente investigador no le aceptó la denuncia para que investigara a Garavito y lo condenara por este crimen. 

“A mí nunca me llevaron ante un juez para escuchar un veredicto en contra de Garavito por el asesinato de mi hijo, nunca me dijeron que había sido condenado porque mató a mi hijo”, manifiesta. 

Y añadió: “El niño se desapareció, puse el denuncio a las 24 horas y después pasó el tiempo cuando dijeron que los restos habían aparecido. Yo estoy segura que esos restos no son los de mi hijo porque a nosotros nos hicieron una prueba de ADN, a mi esposo y a mí, y en ese cotejo dijeron que no contrastaba la prueba de sangre”. 

“Las autoridades cerraron el caso así para ya no volver a hacer nada, a mí me llamaron y me dijeron estos son los restos de su hijo y le pagamos las honras fúnebres y ya”, añade una de los cientos familias que la ‘Bestia’ vistió de luto.

La adolorida madre asegura que ella ya había visto estas partes humanas y sabía que no eran de su hijo, de cuyo rastro no se volvió a saber cuando cumplió los 13 años. 

“Pero esos restos ya los había visto en una caja y no aparecían los dolientes, entonces me dieron unos restos de un desconocido y ahí cerraron el caso porque después de eso fui y me dijeron que el caso ya estaba cerrado”, señaló la víctima. 

Y sumó: “Mis hijos y las autoridades fueron hasta el lugar donde había sido asesinado mi hijo, en Bremen, encontraron una ropa, pero esos no son los restos de mi hijo, deben ser de otro niño que se perdió de aquí de Circasia”. 

Luis Carlos estudiaba en el colegio Simón Bolívar, aún se le recuerda como el niño que manejaba un carrito montando a otros niños en el parque y dándole a la mamá las monedas que se ganaba por esta labor.  

Lea También: Homicidio durante la tarde del domingo en Calarcá

La cuna del asesino en serie 

NUEVA CRÓNICA QUINDÍO, después de estar en Circasia con Rubiela Galvis, fue a Génova, la tierra de Luis Alfredo Garavito Cubillos, para hablar con sus pobladores. 

El personero municipal, Héctor Fabio Londoño Téllez, era un niño de 7 años en 1996, no pudo continuar con los estudios de su segundo grado de escolaridad en la institución educativa Simón Bolívar de ese municipio porque Luis Alfredo Garavito Cubillos había sembrado el terror y la calle estaba prohibida para muchos de los infantes del pueblo. 

“Recuerdo que estaba estudiando y con ocasión a la situación que se dio, mis padres me retiraron para cuidarme, había temor generalizado, una zozobra de saber si los otros niños iban a estar bien porque fue una situación fuerte, nunca antes vista en este municipio”, dice. 

El temor en el pueblo apareció cuando se supo de la desaparición de 3 niños que estudiaban en segundo B, el otro salón donde estaba Londoño Téllez. 

“Se tuvo el conocimiento de que habían desaparecido 3 niños y empezaron las autoridades a buscarlos y recuerdo que, una semana después, fueron encontrados los cuerpos sin vida con muestras de heridas con arma blanca en la salida hacia la vereda San Juan, en la curva, en la zona del basurero”, expresó el funcionario. 

Y agregó: “El terror aumentó cuando se supo que esta persona no había actuado sola, sino que 2 personas más habían actuado en alianza con él, que se habían encargado de sacar los niños para ofrecerles un dinero por ir a llevar un ganado al municipio, ese fue el motivo por el cual los sacaron del casco urbano, con ese engaño, para que el asesino hiciera todo lo que les hizo”. 

Londoño Téllez apuntó que el engaño a los niños era que les iban a dar de a $2.000 para llevar el ganado. 

“La Policía daba recomendaciones para que no dejaran a los niños solos, en las escuelas los padres iban con los niños porque no se sabía qué podía pasar”, aseguró el personero. 

Y añadió: “La ciudadanía sintió tranquilidad cuando se conoció que a Garavito lo capturaron y que se supo que los niños habían sido víctimas de él, se esclarecieron esos casos y fueron capturados los 2 hombres que lo ayudaron”. 

Sobre el porqué muchos de los pobladores evitan referirse al asesino en serie, respondió: “Esta situación se quedó en los corazones de los genoveses, no solo el tema de la estigmatización de la violencia y las guerrillas, sino también Garavito entonces los pobladores no quieren hablar de eso”. 


Temas Relacionados: Judiaciales Garavito Homicidio Génova

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net