l

Por Ejemplo / ENERO 31 DE 2020 / 3 años antes

El regalo del Niño Dios se lo dio la Edeq

Autor : Héctor Javier Barrera Palacio

El regalo del Niño Dios se lo dio la Edeq

A María Eugenia Niño Barragán le acondionaron su puesto de trabajo, allí se siente cómoda y segura.

Se ganó la lotería con su nuevo empleo. 

Cuando la alcaldía de Óscar Castellanos Tabares daba sus toques finales y estaba a punto de darle paso al  nuevo mandatario de los armenios, José Manuel Ríos Morales, en muchas de las secretarías de esa entidad los funcionarios empezaron a sentir zozobra por el temor a ser removidos de sus cargos. María Eugenia Niño Barragán estaba en la secretaría de las TIC de la ‘Ciudad Milagro’ desde la administración de Luz Piedad Valencia y fue una de esas personas que sintió que su cargo tambaleaba. 

Pero su fe en sí misma movió las montañas del cambio y el pasado 18 de diciembre le llegó, por anticipado, el mejor regalo de Navidad que ha recibido en su vida: le confirmaron que desde ese momento hacía parte de la familia de labores de la Empresa de Energía del Quindío, Edeq. Ella es una de las siete personas en situación de discapacidad que esa entidad incluyó recientemente en su planta de trabajo. Sus ojos brillaron y su rostro resplandeció de la felicidad cuando le contó su historia a LA CRÓNICA.   


¿Quién es María Eugenia Niño Barragán? 
Nací en Armenia, vivo en el barrio Corbones con mi madre. Soy la octava de nueve hijos, de los cuales tres han fallecido. Mi padre murió hace 30 años. Terminé el bachillerato en el colegio de las religiosas Adoratrices y soy ingeniera de sistemas de la universidad Autónoma de Colombia en convenio con la Escuela de Mercadotecnia. Tengo una especialización en gerencia de sistemas y tecnología. Soy soltera, con muchos sobrinos, pero sin hijos. Antes de llegar a esta maravillosa oportunidad que me está ofreciendo la Edeq, trabajé siete años y medio en la secretaría de las TIC de la alcaldía de Armenia, donde gracias a Dios tuve un proceso de aprendizaje. toqué muchas puertas, pero con la evolución del tiempo y con el proyecto de la ley de discapacidad se han venido abriendo posibilidades para demostrar que tenemos las habilidades y el conocimiento para desempeñarnos laboralmente. 

Recomendado: “Los extremos no son los más aconsejables”: exgobernador de Boyacá

¿Qué la llevó a su condición de discapacidad? 
Caminé a los 9 meses muchísimo, porque me le volaba a mi mamá y hasta los 3 años fuí una niña sana, pero por esas cosas del destino, a mí no me aplicaron la vacuna contra la polio cuando nací en el Seguro Social, cosa que sí tenían mis hermanos. Me iba a dar y ese fue el destino, esa era la vida.  Gracias a Dios tuve unos padres maravillosos que siempre se interesaron y lucharon para que me recuperara del estado en el que me encontraba, siempre me tuvieron en tratamiento para que pudiera valerme por mí misma. Lo hicieron tan bien, que eso me ha permitido estudiar. En mis primeros días de colegio tuvieron que luchar contra el sistema porque las condiciones físicas de los establecimientos educativos no eran como son hoy, incluyentes. Cuando llegué a la escuela pública la primera reacción de la directora fue decir que yo iba a distraer a los otros alumnos. Pero gracias a la lucha de mí mamá pudo demostrar que yo tenía derecho a participar de la educación, como cualquier niño, no somos diferentes. 
Al día siguiente fuimos con el secretario de Educación a la escuela y ella tuvo que aceptar. Allí cursé la primaria. Excepto el primero, que lo hice con un policía juvenil, Juan Bautista Benítez, que daba kinder y primero de primaria en unos salones que tenía frente a mi casa. Él fue quien me enseñó a leer y escribir, entonces cuando llegué a la escuela pública ya iba para segundo. 

¿Cómo terminó vinculada con la Edeq? 
A mediados de diciembre, un familiar me informó que había una convocatoria en la Edeq y me preguntó que si estaba interesada. Los únicos requisitos eran tener una carrera técnica y presentar el certificado de discapacidad. En la formación universitaria que tuve el primer ciclo fue de técnico en análisis y programación de computadores. Cumplía con esos requisitos. Me presenté a la convocatoria y en menos de una semana me llamaron, me hicieron la entrevista y desde eso me abrieron las puertas en la familia Edeq. No hay padrinos, no hay política, fue por méritos. Trabajé hasta el 27 de diciembre con la secretaría de las TIC y empecé el 30 de ese mes con la nueva familia de trabajo. Ayer cumplí mi primer mes de labores y estoy feliz. 

Recomendado: El ‘pitazo final’ es con el servicio

¿Qué sintió con esa noticia? 
No se puede llamar ni felicidad, es más que eso, es una bendición y es maravilloso contar con esta oportunidad y estoy infinitamente agradecida con la empresa que nos brindó la posibilidad de demostrar que tenemos otras alternativas, que podemos visibilizar nuestras capacidades.  Llegar a la empresa de energía, que valora tanto el talento humano, que procura el bienestar en todos los sentidos es una gran posibilidad. 

¿Cuál es su función en la compañía? 
Estoy en el área de control de pérdidas no técnicas, tengo varias tareas a cargo y ahí vamos. 

¿Cómo se ha sentido? 
Aprendiendo, porque es un proceso muy diferente a lo que venía haciendo en la secretaría de las TIC, pero igual estoy dispuesta a empaparme de lo desconocido. 


Temas Relacionados: Edeq Perfiles

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net