l

Por Ejemplo / ABRIL 04 DE 2024 / 2 semanas antes

Henry Leonardo Patiño Valencia, embajador de los sabores del café

Autor : Laura María Espinosa Estrada

Henry Leonardo Patiño Valencia,  embajador de los sabores del café

En Quindío Café y Sabor 2023, con su proyecto y emprendimiento Artesano, ganó el primer lugar en la categoría de café filtrado como mejor propuesta.

Se involucró con la magia del café y como catador, tostador, instructor y barista, se ha convencido de que su norte es  honrar el trabajo de los productores. 

Henry Leonardo Patiño Valencia nació se crio y ha vivido toda su vida en Circasia. Tuvo la oportunidad de formarse en el colegio Imet ahora Institución Educativa Luis Eduardo Calvo Cano, donde en grado 10 y 11 hizo su técnico en procesamiento de alimentos con el Sena, espacio que le hizo inclinarse, al salir como bachiller, por estudiar una tecnología en procesamiento de alimentos. Durante su tecnología que inició en el 2008, tuvo relación con el café, sin embargo para el 2010, momento en que estaba terminando este espacio académico, dio inicio a su formación en Café, y aunque ya había un laboratorio, el Sena ya se encontraba trabajando en el proyecto de la Escuela Nacional de la Calidad del Café. 

Terminó su tecnología en procesamiento de alimentos y pudo hacer una especialización tecnológica en evaluación de la calidad física y sensorial del café en la que Henry fue uno de esos pioneros. Se graduó como especialista en café y de esta forma pudo ingresar a este mundo, además de incorporarse como trabajador al Sena. Terminó su carrera profesional como ingeniero industrial e hizo algunas formaciones en café. 

“Soy catador Q Grader hace 9 años, esta es una línea de certificación que obtienen algunas personas y que nos da el aval para ser catadores profesionales de café, aparte de esto tengo estudios con la Asociación de Cafés Especiales como tostador profesional, soy infusionador profesional o la línea del barismo que es la preparación de cafés filtrados a nivel profesional, catador en un nivel intermedio y barista nivel básico. Desde el 2016 me desenvuelvo como juez para los campeonatos nacionales de cafés filtrados, barismo, arte latte, que se desarrollan en nuestro país, además pertenezco a ese grupo de 25 personas que tenemos la posibilidad de juzgar los campeonatos”. 

Leer: Jhonatan Escobar: deportista, gestor y motor de cambio en Montenegro

¿Cuál fue el plus que le hizo quedarse y prepararse para convertirse en barista?

El tema del café me llamaba la atención, lo consumía mucho gracias a mi abuela materna, tomaba mucho café con ella y creo que había gusto por el café desde el consumo, además porque viví al lado de la Cooperativa de Caficultores del Quindío en Circasia y todos los días veía café, pienso que el café fue metiéndose un poquito a la cabeza y eso me llevó a escoger esa línea de formación. De cierta forma me he desenvuelto más como tostador y catador, pero ahora último gracias a un emprendimiento que tengo en Circasia de una barra de café y panadería artesanal, tengo la posibilidad de tener esa línea del barismo presente, preparando, ofreciendo diferentes experiencias a las personas que llegan a la tienda, ofreciendo diferentes bebidas, charlando con las personas, compartiendo las historias que hay detrás de cada café, compartiendo la historia de cada productor que tenemos la posibilidad de tener en cada barra. Siento que desde mi perspectiva la idea de quedarme en el café, de hacerme barista, tostador y catador, ha sido la de aportar hacia los productores para darle un mejor valor y representarlos mejor, porque siento que durante muchos años el café ha sido importante pero los productores no se han tenido tan presentes y en cuenta con sus labores de campo. Sentí la necesidad de hacer un trabajo más social, de querer ayudar desde mi espacio, lo que podía hacer y construir un concepto de un café un poco más consciente, ligado a la realidad, a conocer al productor, a ver qué hay detrás, dándole el valor a estas personas que se lo merecen. 

Como barista, ¿en qué escenarios y qué cargos ha desempeñado? 

En este momento tengo un proyecto en Circasia, una barra de café y panadería artesanal; así mismo, tuve la oportunidad de ingresar al Sena como instructor y para el 2022 en una competencia de instructores baristas, tuve la oportunidad de tener el primer puesto, en esta estuvo el campeón mundial colombiano de baristas como juez, este fue un reto grande y gratificante. Me he venido desempeñando como juez de los campeonatos de baristas desde el 2017, mi experiencia como barista empezó en el 2020 y gracias a este título ha podido coger un poco más de fuerza, sin embargo, sigo siendo tostador, catador, instructor del Sena, dando clase de preparación de café todos los días. El año pasado tuve la fortuna de pertenecer al equipo del campeón nacional de baristas que iba representar a Colombia en Atenas, lo acompañé en su proceso de entrenamiento, fuimos hasta el mundial y además se creó un poco de historia respecto al barismo. El año pasado también obtuve el primer puesto en el campeonato regional de tostadores. 

¿Qué facultad dentro del barismo cree que lo diferencia de los demás practicantes de este arte? 

Realmente considero que mi facultad sobre el barismo es enseñarlo y compartir esos conocimientos que hay detrás de la preparación. Me he enfocado mucho en la idea de ser entrenador de baristas y esto me ha dado buenos resultados, en el 2018 uno de los baristas que entrené fue campeón nacional, luego subcampeón nacional; otro de los baristas fue segundo en un regional; otro barista estuvo en la semifinal del campeonato de filtrados; entonces siento que mi fuerza va más enfocada hacia transmitir el conocimiento del barismo, enseñarlo y enfocarlo al concepto de un café excepcional, de calidad, diferenciado, honrando con la preparación la labor que hay detrás de las tazas. 

¿Cómo podría definir el barismo, de qué forma puede vivirlo y transformarlo en conocimiento? 

El barismo es un arte, es una profesión, no es una actividad sencilla, tiene una complejidad, unos fundamentos que se deben compartir con claridad a los aprendices, el barismo no se puede tomar a la ligera, esta es una ciencia muy importante que requiere de mucha atención, pues es prácticamente el último eslabón de la cadena en un café de calidad, el barista es el responsable de presentar la bebidas, prepararla, servirla, explicarla, compartir la experiencia con el cliente; realmente el barismo es una profesión que debe ser respetada y que debe tener un valor muy grande por el cual las personas deben sentirse honradas y felices. Siento que la forma en la que uno debía vivir el barismo es honrando el trabajo de los productores, la labor detrás de una taza de café, tratando de llevar esa historia a los paladares de las personas con las preparaciones y eso se va a transmitir en una evolución y crecimiento, en más formación y conocimiento para los consumidores que lo van a valorar y entender mejor. Respecto a los aprendices, ellos tienen la labor de seguir aprendiendo, de evolucionar y continuar con esa idea de ser buenos baristas, nosotros les damos las bases y es la pasión que ellos tienen hacía el café que los va a llevar a ser buenos preparadores y baristas, ellos tienen que vivir esta pasión del café y verlo como un producto insignia, como un producto que los puede hacer salir adelante, creciendo y progresando. 
 


Temas Relacionados: Personajes quindianos Por ejemplo

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net