l

Quindío / SEPTIEMBRE 14 DE 2023 / 7 meses antes

Tras 118 años, las campanas de la parroquia de Filandia se modernizarán

Autor : Andres Felipe Ramos Gámez

Tras 118 años, las campanas de la parroquia de Filandia se modernizarán

El proceso de construcción de la parroquia La Inmaculada Concepción inició en 1895 y se culminó en 1905, se caracteriza por sus bases de madera y que está forrada en lámina.

El tempo La Inmaculada Concepción es uno de los que aún conserva su arquitectura ecléctica románica con elementos góticos.  

La parroquia La Inmaculada Concepción de Filandia fue sometida a trabajos de mantenimiento y mejora, entre ellos la adquisición de un nuevo sistema para las campanas.

Es que después de casi 118 años estos elementos que hacían de este templo algo único y que no eran ajenas a la población, se reemplazarán con el fin de darle un nuevo aspecto al lugar.

Este edificio empezó su etapa de construcción en 1895 con el presbítero Jesús María Restrepo, y se culminó en 1905 cuando su párroco era Francisco de Paula Montoya, en esa misma vigencia se erigió como parroquia.

La edificación es reconocida como una de las más antiguas que conserva la arquitectura ecléctica románica con elementos góticos. Su construcción es de bahareque y forrada en lámina, arcos, columnas y cielorraso en madera.

Pero también sus campanas son únicas, que de ellas se han desprendido historias y mitos, y que sin duda adornan el tempo principal de la ‘Colina Iluminada’.

Trabajos de mejora

El Fray Rafael José Garavito Pérez, párroco de La Inmaculada Concepción, indicó a NUEVA CRÓNICA QUINDÍO, que desde hace un mes y medio dejaron de ser tocadas y fueron retiradas para así conseguir unas nuevas y más seguras.

“Estamos solicitando la colaboración de la población para todo este objetivo, ya tuvimos por ejemplo la restauración del sagrario, el turno es para las campanas y para ello llevamos a cabo unas rifas, además muchos nos han hecho donaciones, pero el asunto es sensibilizar a la persona para que se vincule a esta causa”, indicó el padre.

Agregó que el costo de las solas campanas está por los $20 millones, pero con todo el sistema y demás accesorios la suma total de la inversión es de casi $50 millones.

Es que era hora de reemplazarlas por la seguridad y la mejora del escenario: “Este proceso se debe desarrollar paso a paso, la idea es que las nuevas tengan un sistema que las haga girar de una manera que no se choquen y así por supuesto se conservarán mucho más”.

Lea también: Disminución del río Roble afectó de nuevo suministro de agua en Montenegro

Indicó Garavito Pérez que a pesar de que no están en normal funcionamiento, esto no ha generado revuelo alguno dentro de la población feligrés filandeña. Sin embargo, se debió explicar a propios y extraños el porqué del silencio y lo que se quiere efectuar. 

“Este es un símbolo para todo el municipio, por ello hacemos el llamado a la comunidad para que se vincule a este trabajo de reposición. Los interesados en apoyar la causa, está disponible el despacho parroquial”, puntualizó el párroco. 

Donación

Roberto Restrepo Ramírez, conocedor de la historia de Filandia, manifestó en una de sus notas acerca de la parroquia La Inmaculada Concepción, y en especial sobre sus campanas, que “se recuerdan pormenores de la construcción de la estructura de bahareque y del transporte de las campanas antiguas desde el lugar de su fundición, incluyendo las anécdotas que relatan el empleo de oro indígena para la fabricación de una de ellas.

Agregó: “Se trata de la noticia que por esa época cundía en la región con respecto a un hallazgo de 1890, consistente en poporos y otras ofrendas funerarias del periodo arqueológico temprano y que daría lugar a la mención del Tesoro de los Quimbayas”.    

En su relato, Restrepo Ramírez describió que “se cuenta que las campanas fueron donadas por los señores Norberto Ospina ‘Casafú’ y Victoriano Arias. Estos participaron como accionistas de “la guaca” en la fracción rural La Soledad, hoy perteneciente a Quimbaya, donde, según se dice, encontraron varias arrobas de oro”.

En 1925, el sacerdote de la época ordenó la refacción del tempo y el cambio total de la fachada superior, donde estaban las campanas.

“En 1928, para el cincuentenario de Filandia, se estrenó nueva presentación externa, con sus actuales cúpulas, pero de las campanas de oro se perdió el rastro, ya que habían sido desmontadas y guardadas para los trabajos proyectados”.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net