Región / NOVIEMBRE 18 DE 2021 / 2 meses antes

El Giraldo, un barrio que ‘pide a gritos’ ser reubicado

Autor : Alejandra Vergara Gómez

El Giraldo, un barrio que ‘pide a gritos’ ser reubicado

Los deslizamientos de tierra amenazan la tranquilidad del barrio.

Deslizamientos, contaminación y riesgo eléctrico, las principales problemáticas.

El barrio Giraldo en el municipio de Calarcá, es el recuerdo de un barrio que tuvo que ser desalojado después del terremoto de 1999, debido al riesgo que representaba habitar en la zona.

De los habitantes del sector, 8 conservaron sus viviendas desde esa época, pero en los últimos 20 años se han construido más de 120 casas, para un total de 135, que se ubican en este lugar, al que muchos denominan barrio; otros, invasión, pero sus habitantes llaman asentamiento y hogar.

Alrededor de 600 personas residen en esta zona en viviendas construidas especialmente en madera, que tiene evidentes averías, las cuales se han acrecentado con la temporada invernal que actualmente afecta al departamento del Quindío.

Una tragedia anunciada

Lastimosamente, el pasado sábado 13 de noviembre, Kevin Alexander Patiño, un menor de 13 años, perdió su vida cuando estaba en su casa en el barrio y se registró un deslizamiento de tierra, por causa de las fuertes lluvias de esa tarde.

Carlos Trujillo, padrastro del menor, indicó que esta fue una tragedia anunciada. “Me siento indignado porque el alcalde no se ha preocupado por nosotros y quedamos en la calle, aparte de la pérdida del niño, nosotros perdimos nuestra casa y nuestras cosas. El año pasado hubo un desastre acá mismo, un vecino quedó en silla de ruedas, me presenté allá y hablé con el secretario de Gobierno y les propuse que nos dieran un lote, no pedimos más, nosotros podemos hacer las viviendas, pero no lo hicieron y es triste que tengan que pasar estas tragedias y aún siguen sin hacer nada”

Varias viviendas afectadas

En el barrio Giraldo hay más viviendas afectadas, el desprendimiento de tierra, en 3 lugares diferentes, llevó a que algunos ciudadanos, en medio de la desesperación, utilizaran guaduas para sostener las viviendas, ya que el alud las agrietó e inclinó.

Omaira Alejandra Ribilla Ramírez es una ciudadana que, desde la emergencia del pasado fin de semana, se vio obligada a sostener su casa con ‘parales’ de guadua, aunque sigue durmiendo en ella, a pesar del riesgo que representa. “Me vi muy afectada por los aguaceros, el movimiento de la tierra, mis animales fracasaron, gallinas y perros, se dañaron los electrodomésticos. No dormimos tranquilos porque nos da miedo que, en ese momento, un aguacero o un movimiento del paso de los carros desprenda el resto del barranco y quedemos debajo de la tierra, pero no me puedo ir porque no tengo a dónde, y vienen y nos dicen que evacuemos voluntariamente, pero a dónde se va a ir a vivir uno, cuando mi esposo es agricultor y no tenemos cómo pagar arriendo y comida”.

Lea también:DesdeLaTerraza | Ahora es más facil estudiar en el exterior gracias al B.N.C. Colombo Americano de Armenia

Yolima Tenorio, otra de las afectadas, dijo: “Desocupé mi casa porque se vino el barranco y no puedo dormir en ella porque la secretaría de Gobierno me dijo que me saliera de ahí, estoy en una casa ajena, donde me toca pagar arriendo y no tengo plata porque no tengo trabajo y acá vivo con mi hija, mis nietos y mi esposo. Yo no me puedo ir de acá porque no tengo garantías, yo necesito mi casa y no soy de acá ni siquiera, yo vengo desplazada de Tumaco, Nariño. 

La quebrada El Pescador, una amenaza 

 

No solo los deslizamientos representan un riesgo en el barrio Giraldo, la quebrada que atraviesa el asentamiento, además de ser un factor que afecta la salud de los residentes, a causa de las aguas negras que conduce, con las fuertes precipitaciones es una amenaza que crece y se va llevando las casas lentamente.

Teresa Cardona, a sus 65 años, no logra conciliar el sueño, luego de que la quebrada —que siempre ha sido su vecina— empezó a destruir su vivienda “El sábado la quebrada se me llevó casi la mitad del patio, se llevó el muro y estoy muy perjudicada y asustada, porque el agua ya se mete a la casa y también afecta las otras viviendas que quedan ahí para abajo”.

Fueron varios los afectados por la temporada invernal, entre ellos, Yenny Alejandra Hernández, que vive con sus hijos en el Giraldo. “Yo estaba trabajando y dejé a mis hijos solos y, en medio de la tempestad, la cañada se me llevó el patio. En este momento no he podido trabajar por lo mismo, porque si llueve no puedo ir a trabajar tranquila sabiendo que mis hijos están ahí y que, Dios no lo quiera, se presente una desgracia... de la alcaldía vinieron a censar y con decir evacuen por las buenas, con eso tienen, pero nosotros no tenemos para donde irnos, porque acá la mayoría vivimos del diario”.

Otros problemas que acechan al Giraldo

Según Dioban González Cifuentes, presidente de la junta de acción comunal, a las problemáticas generadas por la temporada invernal, se suman otras situaciones que ponen en riesgo a la comunidad. La principal es el riesgo eléctrico, debido a que, al estar en zona de alto riesgo, no se le puede prestar el servicio de energía, lo que los ha obligado a usar este servicio de contrabando, lo que conlleva riesgos de incendio.

 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net