General / ABRIL 03 DE 2021 / 7 meses antes

Las enseñanzas que la pandemia le dejó a la humanidad

Las enseñanzas que la pandemia le dejó a la humanidad

Monseñor Noel Antonio Londoño Buitrago.

Nació hace 71 años en Quimbaya, Quindío, y es el actual obispo de la diócesis de Jericó, suroeste de Antioquia.

La Semana Santa es un tiempo de reflexión, monseñor Noel Antonio Londoño Buitrago, obispo de Jericó, Antioquia, les regaló a sus coterráneos, lectores de LA CRÓNICA, una meditación de las enseñanzas que, según él, le dejan a la humanidad estos tiempos complejos que ha traído la pandemia a la luz de la Semana Mayor, que es el tiempo de la muerte y de la resurrección del Señor.  

“Esta época nos invita a varias cosas importantes, la primera es a valorar que somos realidad física, somos cuerpo, la encarnación de Cristo consiste en que el hijo de Dios asume nuestra corporeidad, pues se hizo en todo, como nosotros, menos en el pecado para poder morir”, anotó. 

 El prelado añadió que: “Este tiempo que celebramos mirando a Cristo, creo que nos debe invitar a ver que nosotros también somos partícipes del sufrimiento, ojalá lo evitemos y, en especial, que no lo provoquemos, pero las penas, los dolores, las enfermedades y la muerte existen, así que también tenemos que aprender a convivir con estas realidades”. 

Para él, otro aprendizaje importante que deja esta pandemia es aprender a estar en la casa, a cuidarse más, a quitarle valor a los viajes, a los gastos excesivos, al presumir, y en cambio a darle importancia a la vida austera, a la sencillez y a la simplicidad en la existencia. Este tiempo de Semana Santa es siempre de reflexión y este periodo de pandemia ha ayudado a valorar esos pequeños detalles del trasegar por este mundo. 

 “La intimidad, la familia, las personas más cercanas, quizás, tengamos que valorarlas más, valorar el abrazo, el estar juntos. También el silencio y el tiempo de meditar, al que le gusta el yoga, que lo haga, el que se va a los bosques a deleitarse con la naturaleza, bienvenido, porque todo eso nos ayuda a ser más personas y a estar más compenetrados con el universo y vinculados con toda la creación”. 

 Al final del túnel siempre hay una luz, es una frase trillada, pero que en este momento toma más relevancia que nunca porque las vacunas, que están llegando, son una clara señal de la esperanza, de confiar, de creer que todo va a estar mejor y que esta situación se va a superar como la humanidad lo ha hecho en pandemias anteriores. 

 “Eso nos invita a ponernos en una tónica pascual, de Cristo resucitado, de victoria sobre el mal y la muerte. Quiero desearles a todos, unas felices pascuas y un reavivar la esperanza, que el Señor nos dé el gozo de haber pasado esta prueba y sentirnos más personas, más unidos a la familia y más cercanos a la naturaleza”. 


Temas Relacionados: Semana Santa Procesiones

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net