Región / NOVIEMBRE 27 DE 2021 / 1 mes antes

Una crónica  que no para

Autor : Ernesto Acero Martínez

Una crónica  que no para

Especial 500 empresas que hacen grande al Quindío 
 

La posverdad y las  fake  news  encontraron en las redes sociales una tierra abonada y fértil en la que echaron fuertes raíces para dar apetitosos frutos que oyentes, lectores y televidentes, ansiosos de información, comieron con gusto sin saber que podrían terminar indigestados. Desde antes del inicio de esta última pandemia, el cuarto poder sentía que las redes sociales le estaban moviendo la butaca y ante la dictadura del clic no quedaba otro camino que repensar las salas de redacción.    

Así, las redes sociales tomaron fuerza porque las audiencias vieron en ellas la posibilidad de entrar por aquellos resquicios que los poderes ejecutivo, legislativo y judicial dejaron fruto de sus errores y por los que muchos medios de comunicación y comunicadores no se quisieron asomar. El frenesí por informarse rápido, aunque a medias y sin filtros éticos o morales, continúa, y los ciudadanos tienen en cualquier persona con celular un medio de comunicación al que le creen y que  replican,  aunque ello signifique amplificar la desinformación.  

Una vez el mundo fue sacudido por el nuevo coronavirus y encerrado para evitar daños mayores, las audiencias optaron por empezar a devolverle el crédito y la importancia a los medios de comunicación tradicionales y a las marcas mediáticas ya posicionadas, porque advirtieron que la información por ellas divulgada resultaba más fiable, útil y amplia. A su turno, los medios de tradición dieron pasos importantes hacia la multimedialidad y la  transmedialidad. La evolución del cuarto poder fue en las plataformas y formatos informativos porque la rigurosidad periodística se ha conservado entendiendo que es la garantía para no quedar fuera del aire.  

Para Germán Sastre García, director del servicio informativo de RCN Radio en el Quindío, la pandemia y las cuarentenas representaron un gran reto para el periodismo serio, responsable y de campo. “Al no poder estar todo el tiempo en la calle, muchos temas quedaron supeditados a notas de WhatsApp, lo cual fue aprovechado por algunas fuentes para dar solo la información que les convenía. Para nosotros como periodistas, por más que quisiéramos contrastar, corroborar, resultaba bastante difícil porque algunos funcionarios no ampliaban la información”, afirmó Sastre García.  

El director de noticias de RCN radio Quindío también se refirió a la parte comercial de los medios de comunicación y recordó que al sobrevenir la crisis económica por la pandemia muchas empresas cerraron, despidieron trabajadores, y una de las primeras decisiones que tomaron fue suspender la pauta publicitaria. Para el comunicador el empeño, ahora que las condiciones sanitarias así lo permiten, es estar de nuevo, permanentemente, en contacto directo y personal con la comunidad y eso sí, aprovechando más ventanas mediáticas: la radio, la internet; y diferentes formatos: audios, podcasts, videos, transmisiones en vivo y noticieros de radio que también se pueden ver.  

En 30 años  

En el caso de La Crónica del Quindío, la historia de este medio, que ya suma 30 años, ha estado marcada por grandes cambios para que hoy se erija como una casa editorial y periodística con un portafolio informativo amplio y seguro. Entre aquel 3 de octubre de 1991 y hoy, La Crónica ha ido evolucionando conforme el acceso a nuevas tecnologías lo ha permitido, acortando distancias, optimizando tiempos y ampliando su audiencia.  

Entre los cambios más significativos de este matutino pueden resaltarse el hecho de haber pasado a un formato tabloide europeo; hacer del impreso un puente, mediante la inserción de códigos QR, a material multimedia (audios, videos y fotografía); y haber abierto una línea de producción editorial de textos de colección, tipo libro, en medio de una pandemia que obligó a moverse con seguridad y rapidez. Así, al portafolio de este medio de comunicación, que ya tuvo al aire un noticiero de televisión con dos emisiones diarias en vivo, y a su cargo dos diarios judiciales, hay que agregar esta revista de 500 empresas, que ya va por su quinta edición, y Expo U, la feria universitaria más grande de la región que este 2021 se pudo realizar de forma presencial.  

La Crónica del Quindío, además de leerse, también se puede oír y ver en movimiento. A la edición diaria en papel, que contiene una variada agenda noticiosa y de entretenimiento, se suma un tráfico permanente de noticias a través de la página web, que contabiliza 900.000 visitantes por mes, y 4 redes sociales que suman 275.000 seguidores. La Crónica no para, evoluciona para seguir ostentando su credencial como socia honoraria de ese selecto grupo rotulado cuarto poder, y, para ser digna de seguir allí, renueva su compromiso de nunca faltar a la verdad porque para este medio la obsesión no es decirlo primero, es decirlo bien.  



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net