Región / OCTUBRE 13 DE 2021 / 1 mes antes

Una finca cafetera que se transformó en un barrio para más de 100 familias

Autor : María Alejandra Vergara Gómez

Una  finca cafetera que se transformó en un barrio para más de 100 familias

Algunas personas a rman que el nombre de Ecomar surgió de los espacios verdes y ecológicos que rodean el vecindario, donde residen alrededor de 500 personas.

Ecomar, con alrededor de 500 habitantes, se destaca como un ejemplo de lucha y trabajo en equipo.

El barrio Ecomar, del municipio de Calarcá, nació de la alianza de un grupo de personas que visionaron un espacio residencial en el sur de la localidad, y que para esto vieron la necesidad de crear una cooperativa que brindara la posibilidad de iniciar un proyecto de construcción sin auspicio del gobierno.

Fue así que en 1992 nació la Cooperativa Ecomar y el plan de construir 9 casas, teniendo una vivienda modelo, la cual posteriormente debió ser demolida.

Desde ese mismo año, la labor comunitaria y los convites fueron el escenario perfecto para que los socios de la cooperativa empezaran a trazar los planos de lo que sería el futuro barrio, además, iniciaron con la instalación de redes de alcantarillado y servicio eléctrico, adelantando gran parte de la labor.

La cooperativa empezó a ver sus frutos después del terremoto del 25 de enero de 1999, pues debido a la catástrofe natural que afectó al Eje Cafetero, varias ONG llegaron a brindar su apoyo.

Recomendado: Habitantes de La Soledad se abren paso para sacar su producción agrícola

ONG y fundaciones

Según lo manifestado por Antonio Restrepo, uno de los fundadores de este barrio y miembro de la cooperativa, hasta el sur de Calarcá llegó la ONG Minuto de Dios, la cual se ofreció a llevar a cabo la construcción de las viviendas, pero los habitantes se negaron "No nos pareció porque tocaba entregarles todas las licencias de construcción, endosarles el lote, ellos hacían las casas a su amaño y nos tocaba quedarnos pagándole las casas durante 10 o 15 años".

Después de rechazar esta iniciativa, llegó la Fundación Cáritas, de Marruecos, y les propuso apoyar la construcción del barrio respetando los planos iniciales y
el modelo de construcción, fue en ese momento, para los años 1999 y 2000 que se hizo realidad el sueño de varias familias calarqueñas.

Así, el barrio Ecomar fue levan tado por autoconstrucción,pues con los insumos y materiales entregados por Cáritas, los propietarios de cada predio se dieron a la tarea de hacer sus viviendas.

"Fueron 8 meses de mucho trabajo, donde se contrataban obreros o uno mismo iba construyendo su casa, y así nació el barrio. Luego de que nos entregaron
oficialmente las casas, quedamos pagando un total de $1.200.000, con cuotas hasta de $100.000, eso fue un regalo para nosotros
".

Estas casas fueron construidas, en su mayoría, por las mujeres, ya que los hombres debían desempeñar sus labores diarias en el campo o como trabajadores en
diversos sectores productivos.

Fue allí, donde las mujeres se desempeñaron como maestras de obra y de la mano de sus pequeños hijos empezaron a hacer realidad los sueños de sus familias.

Ecomar, un nombre que significa perseverancia

Según Antonio Restrepo, el barrio recibió este nombre debido a la abreviación de la cooperativa que surgió hacia los años 90. Ecomar es Empresa Cooperativa y Multiactiva; además, el barrio conservó su nombre por el sector ecológico que lo rodea. Algunas personas quisieron cambiarle el nombre, pero los fundadores y algunos miembros del consejo administrativo se opusieron debido a la historia y el legado que representaba este nombre.

En su momento para renombrar el barrio, surgieron propuestas como Cáritas, por ser la fundación que apoyó su construcción, o San Felipe, porque Felipe era el
nombre de la persona que llegó de Marruecos y gestionó la construcción de las viviendas.

Un barrio donde se vive en paz

Habitantes de Ecomar resaltaron el ambiente de tranquilidad que se vive en esta zona, donde no se registran problemas en materia de inseguridad o consumo de sustancias sicoactivas. Este barrio, ubicado en el sur de Calarcá, buscar ser reconocido como uno de los espacios con mejor convivencia ciudadana.

Animales en riesgo

Según lo indicado por habitantes de la zona, una problemática que se acrecienta en el sector, es el riesgo que corren los animales de compañía —gatos y perros— debido a la presencia de 2 perros que presuntamente los atacan, causando en varios de ellos, la muerte.

“Perrito pequeño que cojan lo asesinan, y se han registrado muchos casos de este tipo y lo malo es que los atacan y uno no se da cuenta... Hemos llamado a la Policía y siempre nos dicen que ya van, pero esta es la hora en la que no han llegado”, manifestó un residente.

Además, algunas personas pasan por el sector con algún temor de ser atacados. Frente a esta situación, hacen un llamado a la Policía Ambiental, para que acuda oportunamente ante las denuncias de la ciudadanía.

Vea también: 
Villa Liliana, un barrio joven que crece rápido

Invasiones

Los residentes de Ecomar han elevado solicitudes a la secretaría de Gobierno del municipio, por las construcciones subnormales que han aparecido en el barrio en los últimos años. Sin embargo, no han tenido respuestas positivas de parte de la administración municipal.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net