Salud / NOVIEMBRE 04 DE 2022 / 2 meses antes

Consejos para ayudarle a dejar de fumar de una vez por todas

Consejos para ayudarle a dejar de fumar de una vez por todas

Foto : Fotografía de Mathew MacQuarrie en Unsplash

A pesar de que lo haya intentado muchas veces, dejar el tabaco le resulta imposible. Ha conseguido aguantar algunos días, incluso semanas, pero siempre acaba recayendo. ¿Existe alguna fórmula definitiva para dejar de fumar para siempre?

Aunque no existe una varita mágica para ello, si hay varios consejos que le resultarán muy útiles si de verdad se propone acabar con el tabaco de una vez por todas.

Encuentre la motivación necesaria

Pensar que estaría bien dejar de fumar no es motivación necesaria. Debería buscar un motivo que le empuje a continuar adelante aunque la cosa se complique.

Y es que, sin duda, el proceso de dejar el tabaco incluye momentos complicados.

Un buen motivo sería, por ejemplo, haber tenido un hijo y no querer que haya humo en casa que pueda perjudicar su salud. Los motivos pueden ser muchos y variados. Lo más normal es hacerlo por salud, ya que el tabaco es responsable de múltiples enfermedades coronarias y del cáncer de pulmón. Quizá haya constatado que tose mucho últimamente o que se cansa demasiado subiendo escaleras. Dejar de fumar puede ayudarle a sentirse y parecer más joven, lo cual es una buena motivación en sí misma.

Sea como sea, lo importante es encontrar una buena razón que lo empuje a querer dejar el tabaco.

Siga un proceso meticuloso

Es probable que alguna vez haya dicho: «¡Mañana lo dejo!». Este tipo de intentos suelen durar uno o dos días, por lo que conviene cambiar el planteamiento. En lugar de hacer las cosas de forma precipitada, trace un plan.

Una buena estrategia debería incluir lo siguiente:

●    ¿Qué planteamiento seguir? Si fuma 20 cigarrillos al día, puede intentar dejarlo poco a poco: fumar hasta 15 cigarrillos la primera semana, hasta 12 la siguiente, y así sucesivamente. Si lo prefiere, puede dejar de fumar desde el primer día.

●    Establecer una fecha para dejar de fumar. Darse el tiempo necesario para prepararse para el proceso. La espera le ayudará a sentirse más predispuesto a acometerlo.

●    Apoyarse en amigos y familiares. Compartir con los más allegados su deseo de dejar de fumar. Pedirles que le apoyen cuando haga falta y que le exijan responsabilidades. El hecho de saber que hay gente que espera que logre su objetivo puede suponer un empujón adicional.

Hablar con un médico sobre los síntomas de abstinencia

Dejar el tabaco conlleva tener síntomas de abstinencia de la nicotina. Su grado de importancia dependerá de cada persona y de cuánto fumara anteriormente.

Debe prepararse para un proceso que durará semanas, aunque las dos primeras serán las más difíciles.

Esto es lo que podría experimentar:

●    Irritabilidad y nerviosismo. Es muy posible que cosas triviales consigan sacarle de sus casillas. No se preocupe: su cuerpo está intentando funcionar sin nicotina y ello lleva su tiempo.

●    Inquietud y angustia. La mejor manera de evitar estas sensaciones es practicar alguna actividad física. En función de su estado de forma, salga a caminar o a correr un poco. Intente evitar también el café o el té, ya que fomentan el estado de alerta.

●    Tristeza y ansiedad. Algunas personas manifiestan falta de ganas para hacer cualquier cosa, incluso aquellas con las que disfrutaban. Recuerde que la cosa mejora a medida que el cuerpo se adapta a funcionar sin nicotina.

●    Falta de concentración. La falta de concentración mejora al cabo de unos días. Por ello, le recomendamos que libere la agenda durante la fase inicial del proceso.

●    Falta de sueño y descanso. Como se ha dicho antes, es importante disponer de tiempo libre. No se exija demasiado e intente relajarte.

●    Hambre y ganancia de peso. Intente tener a mano comida sana, como la fruta. Y no olvide mantener una vida activa que le ayude a quemar calorías.

Buscar posibles sustitutos para la nicotina

El mayor problema del síndrome de abstinencia es la necesidad imperiosa de fumar. Sentirá estos antojos de vez en cuando, por lo que es importante aprender a manejarlos. Aunque tener la mente ocupada en otras actividades suele ser útil, no dude en buscar sustitutos para la nicotina para que le resulte más fácil, sobre todo al principio.

En lugar de fumar, use parches, pastillas o chicles de nicotina. Tienen menos efectos negativos y pueden ayudarle a combatir la sensación de necesitar aunque sea una calada.

Puede pedirle al médico que le recete algún medicamento que le ayude a superar los síntomas de abstinencia. Eso sí, asegúrese de acudir a un profesional de la salud, ya que son los únicos que pueden valorar si de verdad lo necesita.

Limitar su exposición a posibles detonantes

Al igual que evitaría la exposición a los juegos de casino si sufriera ludopatía, es necesario limitar la exposición a aquellos lugares que pueda asociar con el tabaco o en los que soliera fumar.

Las salidas nocturnas suelen ser peligrosas, ya que un fumador no concibe salir de noche sin poder disfrutar del tabaco. Por lo tanto, limitar las salidas nocturnas es uno de los ajustes más importantes que deberá hacer en su vida para ayudarse en el proceso.

Si piensa en lo que se ahorrará en cenas y alcohol, y en los beneficios que ello tendrá para su salud, quizá se convierta en una motivación adicional. Según los expertos, dejar el alcohol permite dormir mejor, perder peso y mejorar la salud del corazón y del hígado.

Regalarse actividades relajantes

Dejar de fumar es algo grande, por lo que se merece un regalo por intentarlo. Piense en actividades que le hagan sentir bien. ¿Le gustan los masajes y los spas?

Pues regálese un tratamiento semanal para relajarse. Darse un baño de agua caliente es una opción igual de válida, pero más económica.

Hay gente que prefiere alternativas más activas, como salir a pasear o hacer algo de deporte. Si lo prefiere, puedes apuntarle a clases de cocina o baile o bien buscar nuevas aficiones.

La idea es mantener el cuerpo y la mente ocupados para no pensar en el proceso de abstinencia.

Otros consejos para dejar de fumar

●    Limpiar la casa. Si solía fumar en casa, es posible que haya residuos de humo y nicotina por todas partes. Dedique un día entero a limpiar la casa de arriba a abajo, incluidos muebles y cortinas.

●    Beber agua. El agua ayuda a eliminar toxinas, por lo que le recomendamos que beba entre dos y tres litros de agua al día.

●    Mantener una dieta sana. Mantener una buena alimentación le ayudará a eliminar las toxinas del tabaco de su cuerpo y a mejorar su salud en general. Si es necesario, tomar suplementos vitamínicos a diario.

●    No vaya a sitios donde se fume. Ya tendrá tiempo de acostumbrarse a estos lugares, pero evítelos en las fases iniciales del proceso.

●    Olvidar rápidamente los posibles deslices. Haga lo posible por no fumar en absoluto. Ahora bien, si algún día se fuma un cigarrillo, actúe como si nada hubiera pasado y continúe con el proceso.

Conclusión: ser fuerte y paciente

Dejar de fumar es complicado, y las primeras semanas son las más difíciles. Durante este periodo, debe mostrar fuerza y paciencia. Céntrese en otras cosas y permítase algún capricho si es necesario. Puede crear un sistema de recompensas: hágase un pequeño regalo por cada día o semana que pase sin fumar. Se trata de usar la estrategia adecuada y seguir un planteamiento inteligente. De esta manera, cuando sienta que ha llegado el momento de dejar el tabaco para siempre, ¡no habrá quien lo pare!
 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net