Editorial / SEPTIEMBRE 29 DE 2020

Drama familiar

Crece la consternación local por la extraña desaparición de Betty Vallejo, una mujer de 58 años, sana físicamente y sin trastornos mentales, a la que pareciera se la hubiera tragado la tierra.

Drama familiar

Desde el pasado martes 8 de septiembre las hijas de Betty Vallejo Reyes no saben nada de su madre, una mujer de apenas 58 años, saludable y sin ninguna discapacidad física o mental que desapreció sin previo aviso y cuyo caso investigan las autoridades. Un drama familiar que ya acumula varias semanas y ante el cual lo único que han podido hacer los dolientes es rezar e implorar celeridad en las investigaciones.

El caso de la señora Betty, que ojalá tenga una resolución feliz para ella y quienes la aguardan, es una prueba como pocas en la región para las autoridades locales y aunque los detalles del proceso, por conveniencia del mismo, tal vez, están siendo manejados con absoluta reserva, lo que se espera es que en esta ocasión la impunidad y la impotencia no le ganen la partida a la esperanza que los ciudadanos deben y necesitan tener en las instituciones encargadas de investigar e impartir justicia en este país.

Los testimonios de las dos hijas de la dama desaparecida parecieran aportar muchas pruebas para empezar a desenredar esa madeja de confusos hechos que rodean el misterioso caso que ha despertado la solidaridad local pero, por el bienestar de una familia quindiana y esa sensación de seguridad que debe tener toda una ciudad, ojalá las labores de la Fiscalía Séptima Especializada, que es la que está al frente del caso, ofrezca resultados cuanto antes y vuelva la paz al hogar que hoy está sumido en la zozobra.

Mal precedente para la estabilidad municipal y departamental si el caso de Betty Vallejo se estanca o se contamina, esta debe ser una prioridad para los organismos de seguridad y un tema de seguimiento permanente en los consejos de seguridad departamental y municipal. Tanto el gobernador quindiano como el alcalde de Armenia se han mostrado interesados en el curso de la investigación y solidarios con el dolor de quienes hoy extrañan la voz de su entrañable ser querido, como cabezas de la seguridad en la región les corresponde mantenerse con el mismo interés hasta que se sepa la verdad de todo lo que ha ocurrido.

El plantón que impulsaron los familiares de Betty frente a la Fiscalía es la voz de una ciudad que sigue atenta el caso y que con optimismo aguarda un desenlace favorable, y, la velatón al finalizar la tarde de ayer se suma a esos gestos que en silencio claman porque la justicia opere con prontitud y sin que para que ello ocurra tenga que mediar la presión de alguien con superpoderes. Cuánto daño le hace a la estabilidad de un país sentir que las investigaciones para esclarecer crímenes puedan tener estrato, precio, color político o apellido, esa puerta que invita a la desconfianza se tiene que cerrar y el caso de la señora Vallejo Reyes es una buena oportunidad para hacerlo.

No se puede sumar al dolor y la angustia de los allegados a la señora desaparecida, la paquidermia de un sistema que muchas veces investiga con sospechosa celeridad algunos casos y con reprochable lentitud otros, que culpa y acorrala inocentes con pocas o ninguna prueba o favorece delincuentes así un cúmulo de pruebas los incrimine y condene por anticipado. 

Quindío y gran parte del país está pendiente de la desaparición de Betty Vallejo Reyes y ansía respuestas oportunas y claras. Hay una familia que ha colaborado con la justicia tal como se les pide siempre a los ciudadanos; a las valientes hijas de Doña Betty toda la fuerza y solidaridad, ellas no solo representan una familia, son hoy el rostro de idénticos dramas familiares que han sido llorados y sufridos en el anonimato.


NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net