Editorial / MARZO 10 DE 2013

Escasez de agua en el Quindío

Es necesario que pensemos y analicemos más a menudo el tema de la posible escasez de agua en el Quindío, en el futuro próximo.
El departamento del Quindío produce 1.333 millones de metros cúbicos de agua al año en sus ríos, quebradas y riachuelos asociados en cinco grupos de cuencas hidrográficas identificadas en este territorio. En tanto, el consumo de agua por diferentes usos alcanza los 486 millones de metros cúbicos al año. Esta proyección fue hecha por la Corporación Autónoma Regional del Quindío hace un tiempo, pero se mantiene casi inmodificable.

Los dos municipios con más consumo de agua son Armenia y Calarcá, donde está ubicada la cuenca del río Quindío, compuesta por las vertientes de los ríos Quindío, Boquerón, Navarco, Santo Domingo, Río Verde y la quebrada La Picota. Esta cuenca produce 673 millones de metros cúbicos, la mitad del total. Sin embargo, los usos del agua en las poblaciones que la rodean requieren de 459 millones de metros cúbicos, casi el total de la demanda del Departamento. Lo grave es que para el municipio de Calarcá la situación se empeora cada día, como lo hemos visto con la contaminación provocada por las obras del túnel de La Línea.

Por otro lado, el río Quindío es la fuente hídrica con el más alto riesgo de escasez, pues produce 484,96 millones de metros cúbicos y sus usos demandan 428,76 millones. Por eso, todos los esfuerzos que se hagan desde los gobiernos y desde la comunidad, son pocos para proteger esta cuenca. Un proyecto de acuerdo del municipio de Armenia propone comprar una finca en esa cuenca, para convertirla en un bosque protector de agua, lo que es satisfactorio. No duden, señores concejales, en aprobar este proyecto.

Cosa diferente sucede en los municipios de la cordillera. Los dos grupos de cuencas de la zona de la cordillera tienen un excelente balance hídrico, clasificándose con índices de escasez bajo e insignificativo. El río Rojo, por ejemplo, produce 148,19 millones de metros cúbicos al año y no tiene un solo metro de demanda por parte de la población que lo circunda. Comportamientos muy parecidos tienen los ríos San Juan, Gris, Lejos y Azul. He ahí el futuro del turismo y la agroindustria de la región.

Hay que decir que el modelo para las mediciones aquí formuladas se hizo solo sobre el consumo doméstico, industrial, comercial, de las entidades del Estado y las utilizadas para el beneficio del café. Dejó por fuera la medición de usos como riego, pecuario, piscícola y generación de energía.

El panorama de la producción de agua en el Quindío todavía no es dramático, aunque podría tener variaciones. Es necesario que el gobierno, el sector privado, los gremios, la academia y la comunidad pensemos y analicemos más a menudo el tema de la posible escasez de agua en el Quindío, en el futuro próximo.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net