Editorial / DICIEMBRE 14 DE 2012

Petro y el aseo de Armenia

Los usuarios del servicio domiciliario de aseo en Armenia se ahorraron este año más de $4.000 millones. La lluvia de críticas al alcalde de Bogotá Gustavo Petro por el cambio de operador en el servicio de aseo, es apenas comprensible, por los enormes intereses que se mueven en este negocio. Lo que Petro está haciendo en Bogotá, y que tiene vigencia a partir del próximo 18 de diciembre, se hizo en Armenia, pero no por el simple querer de la clase política que finalmente tomó la decisión, sino por una fuerte presión social, liderada por la denominada Junta Ciudadana de Armenia.

El accionar de Petro con esto de las basuras está orientado a lo que el país reclama: Equidad social. Miremos la experiencia de Armenia. El servicio de aseo lo prestó durante ocho años Servigenerales, una empresa privada de Bogotá, y el último (2012) lo hizo Empresas Públicas de Armenia, EPA, institución pública. Veamos las cifras: En 2003, cuando aún prestaba el servicio EPA, la tarifa en el estrato uno era de $2.951, esta subió un 187% en manos de Servigenerales, que cobraba $8.473 en el 2011. Con la retoma del servicio por parte de EPA, en el 2012, la tarifa disminuyó a $3.291. Y así en todos los estratos. En el seis, por ejemplo, Servigenerales cobraba $32.012 mensual, mientras que EPA la bajó a $18.642.

Aquí hay que decir dos cosas importante: La primera, que en manos de un privado, el servicio se encarece de forma asombrosa, y quien pierde, lógico, es el usuario, el ciudadano. En este solo año de la retoma del servicio por parte de EPA, se ha dejado de cobrar cerca de $4.000 millones a los usuarios domiciliarios, esto quiere decir mejoramiento de las condiciones de vida para ellos. Segundo: las utilidades de un privado sobre un bien público van a unos cuantos bolsillos, acrecentando la desigualdad en el país, mientras que si el servicio lo presta un público, como EPA, las utilidades son sociales, se distribuyen entre los 82.000 usuarios, lo que es muy equitativo.

Armenia ha sido, sin duda, un ejemplo para el alcalde Gustavo Petro que, además, busca que los llamados recicladores, o recuperadores, gente pobre, necesitada, se queden con una gran tajada del negocio de las basuras, quitándoselos a los poderosos de la capital. Para eso sirven los alcaldes elegidos popularmente, para que trabajen por la equidad, por la igualdad, en el segundo país menos equitativo de América latina. Petro podrá tener una gran porción de la población bogotana en contra, pero con esta jugada en los servicios públicos, si se cumple como lo piensa, podrá recuperar gran parte de su imagen con el pueblo.

Se nos ocurre una pregunta, cuya respuesta muchos la tienen: ¿Cuánta plata salió injustamente de nuestros bolsillos, en Armenia, durante los últimos ocho años, para engordar las cuentas de un pequeño grupo no mayor a cinco personas en el país? Y otras: ¿Por qué razón Servigenerales aparece en el Consejo Nacional Electoral como uno de los grandes patrocinadores de las campañas electorales del actual ministro de Vivienda Germán Vargas Lleras? ¿Fue una coincidencia que quien entregara el servicio de aseo a Servigenerales fuera Mario Londoño Arcila, dirigente de Cambio Radical en Armenia, cuando el doctor Vargas Lleras era presidente de la misma colectividad nacional? ¿Ha sido Vargas el que nos ha sacado la platica de los bolsillos a los armenios durante estos últimos ocho años a través de Servigenerales?

Esperamos que estas preguntas encuentren respuestas, no solo en Armenia, sino también en Bogotá, ahora que la prestación del servicio de aseo toma otro rumbo.

NOTICIAS RELACIONADAS

Avance
Editorial

Avance

Retroceso
Editorial

Retroceso

Ju$ticia
Editorial

Ju$ticia


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net