Opinión / SEPTIEMBRE 21 DE 2014

Educación, la mejor inversión

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Organizaciones como el Banco Mundial y la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (Ocde) han hecho recomendaciones a países en vía de desarrollo para trabajar por garantizar una educación de calidad para toda la población. Cada vez más, hay más sectores y actores de la sociedad que se convencen de la importancia de la educación para lograr crecimiento sustentable y disminuir las enormes brechas de inequidad. 

Según este tipo de organizaciones, lograr equidad educativa es rentable a largo plazo si se tienen en cuenta los costos sociales y económicos que representa para un país el que su población no cuente con los niveles educativos deseables ni con las competencias necesarias para promover el desarrollo. 

Según un artículo publicado en el blog del BID esta semana (¿Es la educación preescolar el secreto para una región más próspera?), invertir en educación preescolar es en realidad más rentable que invertir en el mercado de valores: “El aumento de la inversión pública en la educación preescolar puede beneficiar sustancialmente a la sociedad en general y podría ayudar a abordar el reto de la formación a largo plazo de ALC y la desigualdad crónica de ingresos”. Los niños que no han tenido una educación y atención desde temprana edad no logran desarrollar las potencialidades que les permitan entrar a una edad adulta con las habilidades necesarias para convertirse en miembros que aporten activamente a la sociedad. 

De acuerdo con especialistas en el tema, las experiencias y vivencias de un niño en sus primeros 5 años de vida determinan la calidad de vida que tendrá. Un niño que ha contado con una educación preescolar de calidad es un niño con menor probabilidad de deserción, de hacer parte de contextos violentos e incluso de embarazos adolescentes. Sin embargo, es claro que el tránsito por el sistema educativo no acaba allí. Para lograr equidad en educación y su impacto en un país más solidario que conviva con la diferencia y las respete, el foco educativo no debe centrarse en uno u otro nivel educativo y en este sentido cada niño debería tener garantizada una educación de calidad desde que nace y a lo largo de toda su vida. 

Si bien el preescolar garantiza de entrada mejores condiciones de retención escolar, competencias socioemocionales y básicas, el paso además, por una educación básica, media y superior de calidad garantizará mejores condiciones de vida, mejores seres humanos capaces de desenvolverse en cualquier contexto y un real avance hacia la garantía del derecho a una educación de calidad en condiciones de equidad que redunden en el desarrollo social y económico del país. 

Estamos convencidos de que la mejor inversión está en una educación de calidad que posibilite mejorar los aprendizajes de todos a lo largo de la vida y también es claro que la responsabilidad no es exclusiva de los gobiernos nacionales y locales. Este imaginario de educación, articulada y de calidad a lo largo de la vida, requiere de esfuerzos de todos los sectores y actores de la sociedad. Lo importante es identificar las acciones con las que podemos aportar y convencernos de que la educación es el camino para fortalecer la democracia y construir la paz. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net