l
Opinión / JULIO 24 DE 2020

Oraciones del rebaño

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

A muchos, en todas las esquinas del planeta, el efecto del capitalismo salvaje, su posición dominante, los volvió paranoicos. Creen, a pie juntillas, que las grandes debacles tienen un orden y un plan y que responden, los desbarajustes de la humanidad, a una estrategia calculada.

Imaginan entonces, como antes ocurrió con la masonería, que una legión de iluminados propicia los sismos, la propagación del virus, la influenza, el cáncer, el ébola, el sida, en fin, que estamos a merced de esos cerebros malvados que nos aprisionan con su conocimiento y su poder.

Ahora, por ejemplo, los paranoides dicen que la COVID-19 es producto envenenado de una élite, y que su plandemia es exterminar a una parte de la humanidad, mantenernos amarrados a un tapabocas, aferrados a los miedos colectivos y confinados en la desazón de nuestras incertidumbres.

Habrá mucho qué pensar sobre ese fenómeno porque revela bien las falencias de nuestra formación política y ciudadana, y dice mucho sobre el equipaje conceptual que proveen nuestras universidades a jóvenes profesionales, en particular cuando algunos se convierten, con furia, en militantes de la causa de la ignorancia.

La información se volvió un mineral precioso para las empresas transnacionales y para los políticos extremistas, que ante la insuficiencia de argumentos echan mano de las emociones, de los tremores y temores espirituales, de las debilidades, para manipular con su demagogia al rebaño.

Las mentiras hacen carrera maestra en las redes sociales, el recipiente moderno del metal informativo. Ante el desprestigio creciente de las grandes cadenas de televisión, y de periódicos masivos, por sus sesgos ideológicos o empresariales, por sus descarados intereses, la gente quiere extraer la piedra preciosa de la fuente luminosa de Instagram o de Facebook o de los mismos servicios de mensajería WhatsApp y Telegram.

Hace pocos días, estimulados por ese ejército de escribidores en las redes, se retornó al tema de las vacunas, como si ellas fueran una estrategia de algunos de esos nichos de iluminados, quienes, se supone, van a manipularnos con la previsión química de esos avances científicos. Daño grande, al aupar esas versiones casi religiosas, se hace en la gente con menos acceso a la información crítica y argumentada.

Se sabe que buena parte de esta información falsa en relación con el virus y las vacunas, con la injerencia de supuestas logias o sectas, nace de algunos grupos evangélicos norteamericanos y brasileros que cabalgan sobre el miedo al conocimiento científico de los más pobres. 

Ellos entienden, algunos pastores mentirosos al servicio de sus multinacionales de la fe, que propalar esas especies sobre las vacunas y el virus afianza a los personeros mayores del atraso, es decir, a políticos radicales que basan su poder en la ignorancia. 

Donald Trump y Jair Bolsonaro, presidentes de dos potencias, beneficiados por la audiencia de esas iglesias cristianas y evangélicas, para no ir más lejos, combaten de frente contra la ciencia, y solo un reguero de muertos y enfermos en sus respectivos países contradice, con dolor, sus estupideces.

Hacer minería extractiva en las redes sociales, sin crítica ni argumentación, solo nos lleva al lodazal seco de la contumacia y de la credulidad infinita, antesalas de la desertización espiritual. 

Habrá que revisar qué aprendemos de los libros y de la vida cuando aún no entendemos que, en vez de un plan o de un proyecto universal de iniciados, existe una máquina global que nos deglute en sus fauces insaciables: el capitalismo salvaje, con sus despiadados mandamientos de la competitividad y del éxito individual.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net