l
Opinión / JULIO 08 DE 2014

Tercera vía hacia el Neoliberalismo

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La Socialdemocracia irrumpe en Europa occidental como alternativa menos radical a las propuestas del Socialismo Marxista. En Europa occidental a finales de la Segunda Guerra Mundial la Socialdemocracia se consideraba como un socialismo moderado, parlamentario de inspiración liberal, construido a partir de la consolidación del estado de bienestar de todos los seres humanos garantizada por una política tributaria progresiva y avanzada para ser redistribuida en toda la sociedad.

A su vez, la Socialdemocracia se vio desafiada por las filosofías del libre mercado o Neoliberalismo que tuvo su sustento teórico en la escuela Austriaca de Economía que se desarrolló a partir de la tercera década del siglo XX cuyo representante más destacado ha sido Fredriech Von Hayek, principal defensor del libre mercado. Esta doctrina cree ciegamente que el mercado es un escenario que tiene la potencialidad intrínseca de proveer información, datos esenciales y suficientes a compradores y vendedores y garantizar la movilidad perfecta de todos los factores de producción sin necesidad de intervención económica del Estado. Esta corriente ideológica impulsada por los denominados “libertarios”, cobró fuerza como política económica con el ascenso al poder de Margareth Thacher en Inglaterra y Ronald Reagan en EE.UU. por un lado y del otro la toma del control de organismos multilaterales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional en donde se gestó el consenso de Washington. 

Las privatizaciones, la desregulación del mercado, la retracción de la inversión social por parte del Estado para lograr equilibrio fiscal y el sobre estímulo a los inversionistas, se convirtió en un programa de políticas económicas impulsado desde los países industrializados y aplicado por los gobiernos de los países de América latina, varios de estos gobernantes son invitados a la cumbre de relanzamiento de la denominada tercera vía o la renovación de la Socialdemocracia que se autoproclama como corrientes de centro izquierda y alternativas al Neoliberalismo.

Es muy difícil creer que personajes como César Gaviria que aplicó la apertura económica sin una política industrial y agraria para el país, que tuvo consecuencias desastrosas para el campo colombiano y el presidente Juan Manuel Santos que durante su ministerio de Hacienda coadyuvó con rigor a la política privatizadora de la salud, los servicios públicos, la educación etc., puedan ser realmente militantes de una socialdemocracia renovada. En manos de estos personajes la premisa de “mercado hasta donde sea posible y Estado hasta donde sea necesario” se resuelve a favor del mercado. Con militantes así, la Socialdemocracia se convierte en una renovada vía hacia el Neoliberalismo, además, hay que señalar que durante los gobiernos de los ilustres invitados a la cumbre de la tercera vía, la desigualdad se acentúo en mayor o menor medida en cada uno de los países gobernados por ellos.

Mención especial merece el señor Tony Blair que como Bush en EE.UU., le mintió a los británicos y al mundo para secundar la invasión a Irak con las consecuencias que hoy están a la vista de todos. 

Las propuestas de la tercera vía “de un Estado garantista más que proveedor, un mercado autónomo pero amoldado a los objetivos públicos y una sociedad civil independiente y pujante “(A.Tickner, El Espectador 2-07 2014) no es precisamente lo que los gobernantes colombianos participantes de la cumbre han promocionado.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net