Coctelera / OCTUBRE 19 DE 2020

Coctelera

Inicie la semana con estos 3 sorbos que trae la Coctelera para el día de hoy: '¿Frío o calor?' 'Se cansó Patiño' y 'Lo que no mata engorda'

¿Frío o calor?

En algunos tinteaderos los politólogos de la parroquia aseguran que el gobernador del Quindío habría hecho un giro en U para tener un candidato de todo su Interior que salga cual Toro por esa curul en la Cámara de Representantes. Aunque en principio el gobernador parecía seducido por el frío caldense, últimamente ha dado muestras de preferir el calor vallecaucano y a pesar de que en un comienzo el senador de la Perla de Ruiz parecía muy cómodo con el gobernador, con el pasar de los meses, dicen los expertos en jugadas políticas, el legislador rojo ha puesto Toto su interés por los lados de la alcaldía de Armenia. Incluso, dicen los mismos estudiosos de la macropolítica, la micropolítica y al politiquería, que el senador liberal se le puso a la orden al encartado José Manuel en las horas más oscuras de su proceso. 

Se cansó Patiño

No era buena la relación entre el jefe de la Unidad de Participación Ciudadana, Néstor Fabián Herrera, y su jefe inmediato, el secretario de Desarrollo Social y asesor social del municipio de Armenia, Juan Carlos Patiño. La tensión entre los dos funcionarios era evidente y estaba claro que no se sentían cómodos estando en el mismo equipo. Este fin de semana se conoció un mensaje que vía chat envió Patiño anunciando la renuncia a su cargo, la misma que deberá protocolizar en el día de hoy. En su mensaje se despide del alcalde de forma muy elegante, sin reclamos ni rencores. Parece que se viene otros cambios en el CAM, de momento el hijo del alcalde ha estado untándose las manos en diferentes tareas como gestor social.

Lo que no mata engorda

Eso le decían los mayores a los más escrupulosos, pero, en este tiempo ese refrán es mejor no aplicarlo. Por fortuna un grupo de comensales que ingresaron a un restaurante en el centro de Salento se percataron de lo que les iban a servir y reaccionaron a tiempo para no engordar y tampoco padecer una gastroenteritis. El pedido incluyó un churrasco, que le hizo doler no el estómago sino el bolsillo a uno de ellos porque le cobraron $29.000. Pero, lo que más sorprendió a los visitantes vino cuando para calmar la sed, producto del calor que hace por estos días, pidieron una jarra de limonada. La ubicación de la mesa les permitió ver que el agua para preparar la bebida la estaban sacando directamente de la llave y entonces le preguntaron al mesero el porqué usaban agua cruda para la limonada y la respuesta fue tan natural como preocupante. El empleado del restaurante les confirmó, sin ningún empacho, que efectivamente era agua de la llave pero que tranquilos que el agua de Salento era de muy buena calidad. Por supuesto los clientes no aceptaron la bebida y pasaron el almuerzo con gaseosa. Cuando fueron a pagar la cuenta se percataron que en el lugar tenían, para consumo particular, un porrón de agua potable, de las que venden las marcas, y entonces se preguntaron por qué si el agua de Salento es tan pura los empleados del restaurante compran el líquido por botellones para su consumo pero a los comensales les preparan las bebidas con agua sin hervir.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net