Editorial / OCTUBRE 19 DE 2021

Autoexamen

Las mujeres deben hacerse el autoexamen para detectar el cáncer de seno, pero a las EPS hay que exigirles el autoexamen de calidad del servicio para que no mueran tantas personas por esta enfermedad.
 

Autoexamen

Se calcula que el cáncer de mama provocó la muerte de 10 millones de personas en el mundo el año pasado. Esta cifra puede, según organizaciones de salud, equivaler al 50 % de los nuevos portadores de la enfermedad. En Colombia, de acuerdo con información suministrada a este medio, 12 mujeres murieron, cada día del año 2020, por esta mortal patología. En números de la Organización Panamericana de la Salud, cada año en América son diagnosticadas 462.000 mujeres con cáncer de mama y unas 100.000 afectadas mueren. Por eso la importancia de la fecha que hoy se conmemora en el mundo.

Datos de la OPS advierten que si la tendencia de crecimiento de la enfermedad se mantiene, en 10 años la cantidad de mujeres positivas para cáncer de seno aumentará en un 34 %. En Latinoamérica el cáncer de mama es el más común entre las mujeres y el segundo en mortalidad. Aunque desde el ministerio de Salud y Protección Social aseguran que en los últimos 3 años la incidencia de cáncer disminuyó en Colombia, el cáncer de mama también ocupa el segundo puesto en mortalidad con 34 por cada 100.00 habitantes; en primer lugar aparece el cáncer de próstata, 47 por cada 100.000 habitantes; el tercer lugar es para el cáncer de cuello uterino, 19 por cada 100.000 habitantes; le sigue el de pulmón en hombres, 13 por cada 100.000 habitantes; y luego colon y recto en hombres y mujeres, 12 por cada 100.000 habitantes. 

En resumen, en Colombia, el cáncer tiene una incidencia, según Minsalud, calculada en 182 por cada 100.000 habitantes y la mortalidad bordea los 84 por cada 100.000 habitantes. Este país es, después de Uruguay, Argentina, Chile y Brasil, el de mayores registros de muertes por cáncer. Aunque desde el gobierno central afirmen que se nota un leve aplanamiento en la tendencia durante los últimos 5 años. Gran reto para las autoridades de salud combatir una enfermedad de la que se ha dicho hasta la saciedad que si se detecta a tiempo es curable o, en el peor de los casos, tratable.

Lo de hoy no es solo un simbolismo, no. La obligación, tal como lo lidera la Fundación Lazo Rosa en Armenia, es hablar pública y permanentemente de cáncer y, especialmente, de cáncer de mama. Los telones de color rosa, la marca del mismo tono y todo lo que se le parezca, suma para que cada vez sean más las personas (hombres y mujeres) las que opten por el autoexamen como parte de su rutina para, si lamentablemente resultan portadores de la enfermedad, puedan recibir tratamiento médico oportuno y su expectativa de vida aumente.

Lo otro que tiene que pasar, con urgencia, es que el acceso a los servicios de salud y la calidad y oportunidad de los mismos, no tenga reparo. Poco sirve invitar masivamente al autoexamen y vestir una ciudad de rosa si una mamografía, una citología o una cita médica resultan ser un privilegio. Para qué invitar a las mujeres a revisar sus mamas con frecuencia si tienen que pasar horas haciendo filas en una EPS para reclamar una ficha, luego padecer otra fila para pedir una orden para un examen o cita con especialista, y otra más para una autorización. Sí, hay que hablar de autoexamen, pero, sobre todo, en las EPS para que la calidad del servicio que prestan no sea otro tipo de cáncer, uno para el que no hay quimioterapia que valga.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net