l
Editorial / ABRIL 15 DE 2024

Avance positivo

A nivel local, Armenia registró un IPC del 0.35 %, por debajo del promedio nacional del 0.70 %.

Avance positivo

El informe del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, sobre el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en el mes de marzo trajo consigo una noticia alentadora para el departamento del Quindío y, en particular, para Armenia. Los datos revelan una tendencia descendente en la inflación, lo que puede llegar a marcar un respiro significativo en el panorama económico local.

Con una inflación a nivel país del 7.36 % en el último mes, se confirma una reducción sostenida durante los últimos 12 meses, totalizando así un descenso de 598 puntos con respecto al período de mayor inflación registrado el año pasado. Es decir, el gobierno nacional -todo hay que decirlo- logró una estabilización económica, sino que también proyecta un panorama favorable para los próximos meses.

El ministro de Hacienda y Crédito Público, Ricardo Bonilla, resaltó la importancia de esta disminución constante de la inflación, subrayando la necesidad de que el Banco de la República continúe con políticas que fomenten este descenso. La tasa real de intervención, situada en 489 puntos, señala la posibilidad de acelerar aún más este proceso, lo que podría tener impactos positivos en diversos sectores económicos.

Infortunadamente el escenario geopolítico mundial propiciado por el estancamiento de la guerra de Ucrania, el ataque de los Israelíes a Gaza y la ofensiva de Irán a Israel, plantea un panorama poco esperanzador en cuanto a la recuperación de la economía nacional por un eventual incremento del precio del petróleo, el país aún está tratando de recuperarse de los coletazos de la pandemia de la Covid-19 y de los bloqueos generados en el levantamiento popular de 2021.

A nivel local, Armenia registró un IPC del 0.35 %, por debajo del promedio nacional del 0.70 %. Analizando los componentes del IPC para la capital quindiana en marzo, se destaca el incremento en el sector de la salud, seguido por bebidas alcohólicas y tabaco, mientras que alimentos muestra un aumento moderado. Por otro lado, la recreación experimentó una disminución, reflejando las tendencias de gasto y la adaptación de los consumidores a las condiciones económicas actuales.

Es alentador observar que, a pesar de los desafíos como la temporada seca que afectó el primer trimestre del año, los restaurantes y el rubro de alimentos han mantenido una estabilidad relativa en sus precios. Esto sugiere una resiliencia por parte de los actores del sector, así como una respuesta positiva a las condiciones del mercado.

Mirando hacia el futuro, las proyecciones son optimistas. Si bien existen algunos factores que podrían ejercer presión sobre ciertos componentes del IPC, como los incrementos en los servicios públicos o la volatilidad de los precios internacionales del petróleo, también se vislumbran oportunidades, como una posible tasa de cambio a la baja que beneficiaría a los productos importados.
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net