Editorial / SEPTIEMBRE 20 DE 2021

Bonanza turística

Asiste este territorio, gracias a la tenacidad de cientos de empresarios del sector gastronómico y la buena respuesta de locales y visitantes, a lo que pudiera llamarse ‘vacas gordas’.

Bonanza turística

Qué gran lección de resiliencia les están dando a los demás los empresarios del sector gastronómico del Quindío. Reconforta ver como en medio de una crisis sin precedentes y ante una zozobra reinante pululan confortables y acogedores establecimientos dedicados a la venta de alimentos, café y demás bebidas en casi todos los municipios quindianos, tanto en los cascos urbanos como en las zonas rurales. Lo que también anima es ver que la respuesta de los quindianos y visitantes ante tan variada y exquisita oferta ha sido la mejor.

Luego de más de año y medio de una pandemia devastadora, de la cual ya se anuncia un cuarto pico, de un paro con efectos demoledores para el aparato productivo, de varias cuarentenas y numerosas restricciones para la movilidad de propios y visitantes, en el departamento del Quindío continúa la confianza inversionista en restaurantes, cafés, bares y gastrobares. Por ellos las cifras de desempleo no son tan desalentadoras y gracias a la tenacidad de estos empresarios la economía local da muestras de recuperación.

De día o de noche, todos los días, en casas antiguas o predios adecuados de novedosas formas, con exquisitas cartas para todos los gustos y edades, ofreciendo sin iguales paisajes, con música en vivo y una cálida atención por parte de los anfitriones, los quindianos o foráneos tienen motivos de sobra para salir y recorrer el Quindío. Como si nada de lo que tanto dolor produjo hubiera pasado y siguiera amenazando, llegar a un café o restaurante quindiano, urbano o rural, brinda tranquilidad, relaja y permite que por un momento todo lo malo que ha pasado entre en pausa.

Los municipios de Circasia, Filandia, Calarcá, Quimbaya, Pijao, Buenavista, Armenia, Montenegro y Salento llevan la delantera en novedad y variedad de cartas gastronómicas, aunque también en Génova y Córdoba hay buenos destinos, un poco más quedado está La Tebaida pero tiene con qué unirse al grupo principal. Ya no es exclusivo de la ‘Cuna del Árbol Nacional’ o la ‘Colina Iluminada’ la recepción de visitantes, cualquier punto cardinal de la geografía quindiana es un buen destino y en sus veredas hay muchos motivos para ir y regresar.

Las vías veredales volvieron a ser transitadas, por eso la urgencia de mantenerlas en buen estado. Es lo mínimo que desde el gobierno departamental y las alcaldías deberían hacer para estar a la altura de quienes están creyendo en esta región para invertir, tributar, dar empleo, mover la economía, contribuir a la seguridad y ayudar a pasar esta amarga página de la historia mundial escrita a expensas del innombrable virus. Hasta las fincas y predios rurales están llegando en vehículos particulares con placas de todo el país o en bicicletas, masivamente los visitantes. Parece asiste el Quindío a una nueva bonanza turística.

Lo otro en lo que se tiene que hacer un gran esfuerzo, ahora, de manera preventiva y no después cuando haya algo que lamentar, es en brindar seguridad para los empresarios y los turistas. Los criminales deben saber que el Quindío es un territorio vigilado y en eso la Policía se tiene que hacer sentir. Ojo, con un solo hecho delictivo en alguno de los predios turísticos todo se puede venir a pique y los efectos van a resultar peores que los provocados por el bicho incubado en oriente. A los empresarios del sector gastronómico en el Quindío, además de admirarlos y agradecerles, hay que brindarles garantías para que este renacer dure.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net