Editorial / ABRIL 12 DE 2021

Ciudades para los carros

En Armenia se necesitan más kilómetros de ciclorrutas, zonas amarillas y zonas azules.

Ciudades para los carros

Las fotografías que ilustran las páginas locales de la edición de hoy de La Crónica, desnudan la mala planeación en el desarrollo de un territorio. Para miles de moradores en conjuntos habitacionales construidos en el sur y occidente de la ciudad, no quedó otro camino que dejar sus carros y motos sobre la vía pública, expuestos a actos vandálicos y de paso provocando problemas de convivencia y afectando la movilidad.

Lejos de ser un consuelo, este problema común a la mayoría de grandes e intermedias ciudades del país, también requiere acciones conjuntas entre el ejecutivo local y el nacional. Solos, los territorios no podrán con esta problemática pero tienen que empezar, por ejemplo, haciendo cumplir la normatividad en materia urbanística para que no se siga agrandando un problema que desde ahora, está claro, desbordó la capacidad de atención de la administración local.

La velocidad en la construcción de parqueaderos y vías está muy lejos del vertiginoso avance en la construcción de condominios y venta de automotores. Por eso, además del centro de la ciudad, en donde resulta bastante caótico transitar en transporte particular o público, también en la mayoría de los barrios la congestión es evidente y el tráfico lento. No será posible desincentivar la compra de motocicletas, que ya se entregan con solo presentar la cédula, ni la de carros, que se venden a crédito, hasta con un año de gracia, por eso, se requiere una planeación estratégica y lejos de cualquier dejo de manipulación o corrupción como ha ocurrido durante muchos años.

Armenia cuenta con algo menos de ocho kilómetros de ciclorruta, y aunque muchos le hagan el feo a esta alternativa de movilidad, que es parte de la solución, lo que se requiere es aumentar el número de metros segregados para incentivar el uso de la bicicleta y desincentivar el transporte en carro particular. En eso es que están pensado las ciudades que entendieron que no se le puede seguir entregando el territorio a los carros y al crecimiento desmedido en alturas sin áreas verdes ni espacios para el disfrute de adultos mayores, niños y familias.

Lo otro que va en detrimento de una mejor movilidad es la injustificadamente aplazada puesta en funcionamiento de un sistema estratégico de transporte. Ni siquiera con las vías y paraderos con espacio público, que es el componente primario y más urgente de implementar, se ha podido cumplir. Por eso también el caos a cualquier hora en la ciudad y eso, que hay pico y placa. 

Desde la alcaldía de Armenia han dicho que avanzan con los estudios de soporte para la constitución cuanto antes de zonas azules y zonas amarillas. Hay que acelerar con los análisis para frenar tanto desorden a toda hora en casi todas las vías, principales y barriales. 

En la capital quindiana se juntaron todos los males para que la movilidad vaya camino al colapso permanente: taxistas ocupando todo el día carriles enteros en avenidas principales, motociclistas y conductores de particulares estacionando en cualquier lugar, comerciantes apoderados de andenes y calles, un organismo de tránsito insuficiente, y bastante laxitud con constructores que entregan solo ladrillo y pocas áreas comunes.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net