Editorial / MAYO 20 DE 2022

Corre el cronómetro

Señores, gobernador del Quindío y alcalde de Armenia, una vez adjudicados los contratos de construcción de los escenarios deportivos para juegos nacionales, ustedes deben convertirse en gerentes de las obras.

Corre el cronómetro

Es entendible que, por la ley de garantías, vigente hasta después de la segunda vuelta presidencial, no se vea movimiento en los puntos definidos en Armenia para la construcción de los escenarios deportivos con los que se comprometieron el gobernador del Quindío y el alcalde de Armenia para ser subsede de los juegos nacionales y paranacionales 2023. Bueno es recordar que se deben levantar un complejo acuático y un coliseo multipropósito en inmediaciones del estadio Centenario, una pista de BMX y una bolera, según planes, en lo que alguna vez fue el Parque de Recreación Popular. 

Ser sede de las justas deportivas más importantes del país no solo es un honor sino un premio para los quindianos. Los escenarios deportivos con que cuenta la ciudad se deben, precisamente, a los eventos nacionales e internacionales de los que esta parte del país ha sido sede, muchos de ellos gracias al buen nombre y gestión de Gustavo Moreno Jaramillo. Quedará la capital quindiana con escenarios nuevos y los viejos remozados, muy bueno para los deportistas quindianos. De seguro, como ha sido tradicional, Armenia y los quindianos serán excelentes anfitriones y brillarán en organización y logística.  

Quienes vengan a competir en estas tierras, como ya ha pasado, se irán maravillados de todo lo bueno que van a ver y de cómo los van a tratar. Los paisajes, la cultura, la gastronomía, la amabilidad de quienes moran suelo quindiano ratificarán la confianza que por lustros han tenido con este departamento como organizador de eventos deportivos. Serán estos juegos, no hay razones para dudarlo, una grata experiencia y un buen recuerdo durante muchos años. 

Pero ojo, no se pueden dormir en los laureles alcalde y gobernador con los procesos precontractuales y contractuales de las obras. Ya deben tener todo claro para que un día después de elegirse el nuevo presidente de los colombianos comience en firme las etapas legales para definir diseños, montar pliegos y adjudicar obras. La plata está en caja, aseguran Jaramillo Cárdenas y Ríos Morales, hay que creerles. No hay excusa, no deben esperar a que pase la ley de garantías para empezar a definir asuntos que desde ya se pueden tener claros porque la ley no lo impide; no pueden correr las semanas después de junio, en trámites, estudios y demás actividades que no dependan de si hay o no ley de garantías.

Ojalá conformen, tanto en gobernación como en alcaldía, equipos jurídicos eficientes para que los procesos contractuales no sufran traumatismos y los cronogramas de obras se cumplan. Los pliegos deben ser plurales, claros y exigentes. Los interventores no pueden ser convidados de piedra y, una vez firmadas las actas de inicio, gobernador y alcalde deben instalar sendos comités de obras con reuniones semanales para que no esté la ciudad, horas antes de la inauguración de los juegos, pegando ladrillos, montando tejas y pintando, o, quiera Dios que no, renunciando a albergar una disciplina deportiva porque alguna obra no se terminó. Eso sería nefasto.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net