Editorial / JULIO 28 DE 2021

El plan del alcalde

Inversiones millonarias para el desarrollo de obra pública marca la agenda del alcalde de Armenia. 

El plan del alcalde

Inversión en obras de infraestructura es una de las acciones que más les suelen reclamar los ciudadanos a sus gobernantes. Resulta explicable, pues de ellas depende la movilidad, generan empleo, valorizan los predios y, sobre todo, son tangibles y eso tranquiliza. Cuando se ven obreros en las vías suele pensarse que el ejecutivo local está activo y respondiendo por esa gran responsabilidad que le entregaron los contribuyentes en las urnas. 

Por eso, además de estratégico, es pertinente el esfuerzo de los mandatarios por gestionar recursos para obras de cemento. Ese es el plan del alcalde de Armenia y para ello ya radicó ante el concejo el proyecto para que le autoricen un empréstito por sesenta mil millones de pesos. En la exposición de motivos para justificar el proyecto se anexa una lista de obras públicas, la mayoría menores, en diferentes puntos de la ciudad y relacionadas con vías. 

José Manuel Ríos Morales asegura que con estos recursos impactará positivamente la ciudad, dará respuesta a viejas necesidades insatisfechas de la ciudadanía y reclamos desatendidos por varias administraciones atrás de la suya. Se le agota el tiempo al mandatario y por eso el ritmo de su equipo tiene que ser verdaderamente gerencial para que todo lo proyectado pase del papel a la vía pública lo antes posible. 

Al tardío inicio de su plan de desarrollo se sumó la pandemia y una paquidérmica forma de contratación vigente en el país y que impide dar respuesta a la comunidad con la celeridad que lo amerita. Alienta el compromiso público de Ríos Morales, ratificado este martes en la Cámara de Comercio, de echar a andar este año dos obras de valorización: eje vial La Estación ($10.700 millones) y conector vial Castellón – avenida Centenario ($24.800 millones), amén de la actualización de estudios y diseños de Montecarlo II. Cuando esto pase, que se reactiven las dos obras de valorización, cuyos recursos ya están en caja, se justificará celebrar porque se habrán desenredado dos capítulos del libro más doloroso de leer, escrito por una administración corrupta cuya cabeza hoy paga con cárcel su desmedida ambición. 

Ya con ese par de obras de valorización andando, la permanente actividad con recursos propios de Empresas Públicas de Armenia, la terminación de los retrasados proyectos ejecutados por la cada vez más cuestionada Amable, ojalá el cumplimiento en el también injustificadamente aplazado cronograma de obras en los colegios cuyabros con recursos nacionales, otra será la sensación que empezará a flotar en el ambiente. Por el bien de una ciudad que merece una suerte distinta ojalá se pase de la diapositiva a la calle. 

Lo otro, mucho más importante señor alcalde de Armenia, es garantizar ese desarrollo responsable con el medio ambiente y este territorio biodiverso para que a esta tierra no le empiece a quedar grande el traje de ciudad sostenible y competitiva. Dijo usted que está próximo a presentarse el plan de ordenamiento zonal de la avenida Centenario y los armenios esperan con emoción y curiosidad ese documento para saber si esa ciudad que usted sueña es verde o gris.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net