Editorial / SEPTIEMBRE 25 DE 2022

En casa se quedaron esperándolos

Este año ya no será menos trágico que el anterior en cuanto a siniestros viales con víctimas fatales en el Quindío.

En casa se quedaron esperándolos

Faltando más de tres meses para terminar el año, el 2022 se perfila con más víctimas fatales en siniestros viales que la vigencia inmediatamente anterior.

Pareciera que fueron en vano todas las vidas que terminaron en las carreteras del Quindío. La lección no se quiere aprender. La imprudencia y la violencia siguen conduciendo vehículos y por eso tantos hijos, padres, esposos y hermanos se quedaron esperando en casa a un ser querido. Ya con el luto a cuestas de nada sirven las lágrimas ni el lamento, lo que había que hacer para evitar un desenlace fatal no lo quisieron hacer quienes conducían violando normas de tránsito, arriesgando la vida propia y la de los demás y retando la muerte.

Esta que termina es otra semana negra para el Quindío. El martes se confirmó el deceso de una mujer de apenas 24 años, a la que ya se le había declarado muerte cerebral luego de chocar contra un garaje en Calarcá, mientras viajaba como pasajera en una moto conducida por su pareja sentimental que también murió. El miércoles, un hombre de 36 años que viajaba en una moto de alto cilindraje por la autopista del Café, murió luego de estrellarse contra un muro. El viernes, un carro escalera se volcó en la vía La Línea, dos de sus ocupantes (menores de edad) murieron y treinta más resultaron heridos. El viernes, un motociclista perdió la vida en la ruta Calarcá – Chagualá; y un ciclista murió al ser embestido por una camioneta que, al parecer, realizó una maniobra indebida, también en sector de Chagualá.

Leidy Tatiana Diaz murió el viernes, otra vida que termina en el asfalto, paz en su tumba y un abrazo solidario a sus familiares. La mujer manejaba una moto y, según versiones preliminares, perdió el control del vehículo mientras avanzaba entre un bus y un camión. Murió en el lugar del fatídico hecho. Otra muerte que, tal vez, se hubiera podido evitar, pero no fue así. En lugar de disminuir, cada año crece la estela de sangre y luto y con ella el número de fallecidos en siniestros viales, la mayoría motociclistas. Tristemente llevan la peor parte en una colisión, suele afirmarse, y es verdad, que el chasis y la carrocería de una moto es la humanidad de quien la conduce, por eso a quienes manejan moto les obliga mayor prudencia, pero ocurre lo contrario.

Una de las prácticas más recurrentes y a la vez temeraria de los conductores de motos es el serpenteo. No en línea recta y adelantando por la derecha, suelen avanzar los motociclistas. Esquivando carros, frenando en seco, arrancando espejos de carros y rayando otros vehículos, a punto de levantar peatones y en zigzag. Van por la vía menospreciando la vida de los demás, generando incomodidades, aumentando el estrés de los demás actores viales y arriesgando sus vidas. Muchos avanzan por el carril izquierdo, aunque vayan a baja velocidad; otros recorren calles y carreras por toda la mitad de la vía, poco usan las direccionales y no acostumbran ceder el paso, por el contrario, buscan adelantarse a todo y a todos; se cruzan los separadores viales y están convencidos que la luz amarilla del semáforo es para acelerar.

Falta mucha cultura vial y respeto por la vida, especialmente por parte de los motociclistas, los más vulnerables en la vía, pero a la vez los que más vulneran los derechos de los demás actores viales. Recuerden, señores motociclistas, en casa hay un padre, una madre, una esposa, un esposo, unos hijos y unos hermanos que los están esperando con los brazos abiertos, denles el gusto de llegar sanos y salvos a este encuentro, conduzcan con responsabilidad y de forma preventiva. Terminando de escribir esta nota editorial llega a la sala de redacción la noticia de otro motociclista muerto, un hombre de 57 años, que viajaba entre La Tebaida y Pueblo Tapao, paz en su tumba.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net