Editorial / ENERO 21 DE 2022

En recuperación

En Armenia y el Quindío la notable reducción de la tasa de desempleo confirma la recuperación económica que analistas y el Dane advierten en el país. 

En recuperación

Los datos recientemente revelados por el Departamento Nacional de Estadística, Dane, en cabeza de su director general, confirman la sensación optimista del acalde de Armenia y el gobernador del Quindío en cuanto a recuperación económica de este territorio. Los números socializados por el organismo nacional no son percepción, es la radiografía técnica de un departamento que da señales de mejoría y recuperación, luego de varios años azotado por el creciente desempleo nacional y regional.  

Pese a algunas voces en contra, sobre todo nacionales, que desconfían de los informes estadísticos que avalan una recuperación económica en el país, los guarismos sustentados por el director del Dane deben ser respetados porque la metodología de esa entidad es confiable y abierta. Las mediciones de este organismo nacional van más allá de la especulación o las sensaciones en las que se basan quienes creen y aseguran que todo está peor. Resulta prudente, para soportar cualquier análisis, tener como base cifras reales y eso es lo que proporciona el Dane. 

En el caso del municipio de Armenia, ciudad analizada entre el grupo de 23 intermedias y grandes que estudia el Dane, la tasa de desempleo es menor a la registrada antes de la pandemia. En 2019, cuando el virus no había llegado a América, la tasa de desempleo del trimestre septiembre – noviembre fue de 14.4 %, luego en 2020 (ya con pandemia) la tasa se trepó a un histórico 19.6 %, pero ya para 2021 fue del 13.8 %. 

En cuanto a la tasa de desempleo juvenil en Armenia, en 2019 fue de 23.9 %, luego, en 2020 se trepó a un 28.8 % y el 2021 cerró en 19.7 %. A nivel departamental también hay recuperación de plazas laborales, tal como lo confirma la información del Dane. En 2019 el desempleo en el Quindío fue del 13.2 %, luego, en 2020 subió al 17.5 % y para noviembre de 2021 cerró con una tasa del 12.9 %. También la tasa de desempleo juvenil a nivel departamental disminuyó, pasó de 20.5 % en 2019, a un 19.2 % a finales de 2021. 

Por supuesto, queda una gran preocupación y tiene que ver con el aumento de la informalidad en el departamento del Quindío y su capital, lo cual puede explicar la disminución de desocupados. Reto superlativo para el país contrarrestar la creciente tasa de informalidad porque tras ella aumenta la pobreza y la pobreza extrema. La comida a los hogares quindianos está llegando gracias a que sus integrantes están ocupados en el comercio, en la reparación de vehículos, en transportes, alojamiento, comida y agricultura, y es precisamente en estos renglones productivos en donde se advierte informalidad laboral y tras ella menos cobertura en servicios de salud y menos semanas cotizadas para una pensión. 

Comienza bien el año el departamento del Quindío y su capital en materia de ocupación laboral, claro, con los bemoles ya expuestos. Pero hay razones para mirar con optimismo este 2021 en lo que tiene que ver con la recuperación económica. El trabajo es de largo aliento y ojalá de manera conjunta, no cada uno por su lado. Este departamento, por lo pequeño en extensión y riquezas que guarda, tiene que poder ser bien administrado para que quienes aquí moran tengan una mejor calidad de vida.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net