Editorial / NOVIEMBRE 30 DE 2022

Incultura a cielo abierto

El centro comercial de cielos abiertos es patrimonio colectivo, pero a veces parece tierra de nadie. 

Incultura a cielo abierto

El centro comercial de cielos abiertos Calle Real o peatonal de la carrera catorce es uno de los atractivos turísticos de la capital quindiana. Su diseño es magistral, no en vano ha sido merecedor de varios premios y distinciones a nivel nacional e internacional. Es una de las calles favoritas de los armenios, en Navidad da gusto recorrerla, en la fiesta de Halloween es un sitio obligado de peregrinaje de grandes y chicos y no hay candidato político que llegue al departamento y no la incluya como parte de su agenda. Es un sitio de reunión, es de todos, pero cuando se mira en detalle pareciera no importarle a nadie. 

Lamentablemente, la mala educación y el poco sentido de pertenencia de muchos de los que frecuentan o habitan este bulevar, opaca su importancia. La institucionalidad hace lo que le corresponde, pero si el ciudadano falla con tanta frecuencia no hay presupuesto público ni logística que garantice el buen estado de lo que es para el disfrute colectivo. Claro, en ocasiones hay demoras del gobierno local para reparar lo que por uso se deteriora, pero predomina el vandalismo y la incultura; por eso faltan rejillas con tanta frecuencia, hay jardineras en mal estado y el mobiliario público luce por épocas bastante deteriorado. La Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío y la junta de comerciantes también se han interesado por preservar en óptimas condiciones la peatonal, pero es que la falta de amor y respeto por lo público, cunde. 

El desaseo es evidente, es la peatonal de los chicles, los pequeños basureros los cargan con enormes bolsas cuyos lixiviados hacen que huelan muy mal algunos tramos y dé fastidio transitarlos. Los comerciantes y residentes debieran ajustarse a los horarios de recolección, pero muchos exponen las bolsas a cualquier hora del día y los habitantes en situación de calle y animales sin dueño esparcen el contenido. Hay desaseo, pero no por ineficiencia de EPA, la basura que le da mal aspecto al sector sale de las casas y negocios que hay allí. Algunas jardineras lucen descuidadas, podrían, como lo hacen algunos pocos, comerciantes de la vía, adoptarlas para que mantengan en buen estado; en lugar de matas y coloridas flores, las jardineras están sembradas de vasos desechables de tinto y abonadas con colillas de cigarrillos de incultos ciudadanos. 

Otro de los males es el mal parqueo. Resolvieron locales y turistas, como ha quedado evidenciado en varias imágenes que este medio ha publicado, convertir un premio nacional de arquitectura en parqueadero público. No hay derecho. Sin el menor reparo, permanecen por horas vehículos estacionados sobre una vía que debe ser solo para los peatones. Tocará con comparendera en mano y grúa a la vista hacer respetar esta bella peatonal y arrebatársela a los despistados conductores. 

La peatonal de la catorce une dos sitios emblemáticos de Armenia (plaza Bolívar y parque Sucre); sobre la misma, fue la intención de sus diseñadores, se cuenta el proceso del café; hay esculturas y diferentes piezas de arte, algunas vandalizadas; hay árboles, jardines e incluso matas de café; es un sitio familiar; pero, principalmente, por el mal comportamiento ciudadano, se está deteriorando. Qué pena.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net