Editorial / OCTUBRE 21 DE 2021

Las dos caras de la moneda

Hay que abrigar la tierra de los hermanos Arango Cardona para que, tal como lo sueña el alcalde, se construya una Tebaida diferente. 

Las dos caras de la moneda

En el departamento del Quindío se viven, por estos días, las dos caras de la moneda en lo que a orden público se refiere. Mientras los circasianos celebran, y tiene razones para hacerlo, que la municipalidad ajustó 172 días sin homicidios, en el barrio La Nueva Tebaida, del “Edén Tropical”, sus moradores se recogen en casa temprano por miedo a que de nuevo las balas, como ha ocurrido durante todo el año, acaben con la vida de alguna persona.

Qué bueno por la “Tierra de hombres libres” que ajusta ya casi seis meses sin asesinatos, pero eso no alcanza para borrar que el pasado Domingo de Resurrección ocurrió allí una masacre. El violento hecho provocó la llegada del ministro de Defensa y el director nacional de la Policía, entre otras autoridades nacionales, para ocuparse de la calamitosa realidad de un territorio que solo tendría que dar de qué hablar por el excelente café que allí se sirve. 

Luego de la visita de los altos funcionarios al municipio que gobierna la profesional en negocios internacionales Diaz Ubaque, se ordenó el traslado del comandante y todos los policías que prestaban servicio en Circasia y se implementaron otras acciones que, por fortuna, rindieron frutos representados en una notable disminución de los hechos violentos. Lástima que tuvo que correr tanta sangre para que se ocuparan de un territorio habitado por tanta gente buena y trabajadora.  

Pues algo similar tendría que ocurrir en La Tebaida, pero, ojalá, antes de que ocurra una masacre como la de La Esmeralda en Circasia. En el barrio La Nueva Tebaida los muertos han sido de a uno, pero muy seguidos y eso también ya tendría que haber provocado acciones contundentes del gobierno nacional porque el alcalde, solo, no tiene los recursos para hacerle frente a la muy grave situación que allí se vive.  

Atentos, en lo que va corrido del año han asesinado 19 personas en La Tebaida y 10 de ellas han caído en las cuadras del barrio La Nueva Tebaida. Eso es muy grave y también allí debería notarse la presencia del director nacional de la Policía y del ministro de Defensa. Sí, las autoridades locales dan cuenta de capturas, allanamientos y patrullajes en el barrio, pero la sangre sigue corriendo por las calles en donde lo único que tendría que rodar debería ser un balón o las llantas de una bicicleta. 

A las vidas perdidas en La Nueva Tebaida hay que sumar el creciente negocio de las drogas ilícitas y, aunque no en el mismo vecindario, la reciente detonación de un artefacto explosivo. Qué más tiene que pasar para que se ocupen las autoridades regionales y nacionales, como tiene que ser, del sector y del municipio. Cada hecho violento aleja turistas e inversión en una municipalidad que necesita generar empleo y oportunidades para que la juventud no vea en el expendio y consumo de drogas la solución a sus problemas. 

De La Tebaida se tendría que hablar por el buen clima que allí reina, del Valle Maravelez que rodea el municipio, del teatro y la cultura que allí palpita y de la agricultura que como el agroturismo han sido sinónimo de prosperidad; pero se está hablando de muertos, de artefactos explosivos, de consumo de sustancias ilícitas, de obras inconclusas y del temor de los habitantes de La Nueva Tebaida.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net