l
Editorial / ABRIL 14 DE 2024

Lo mínimo

 “Lo que antes eran pequeños huecos, ahora se han convertido en verdaderos boquetes”.

Lo mínimo

Las calles y avenidas de una ciudad deben ser el reflejo de su progreso y cuidado por el bienestar de sus habitantes. Sin embargo, en Armenia, la realidad dista mucho de este ideal. Las vías barriales vienen desde hace años siendo una auténtica pesadilla para conductores y peatones, quienes se ven obligados a sortear verdaderos campos minados de cráteres y grietas que amenazan la seguridad vial a diario.

El deterioro progresivo de estas vías ha alcanzado un punto crítico que no puede ser ignorado por más tiempo. Los residentes de la capital quindiana muestran creciente preocupación por la falta de acción por parte de las autoridades municipales, quienes parecen haber optado por hacer oídos sordos ante las demandas ciudadanas. Si bien aún no hay plan de desarrollo aprobado, la secretaria de Infraestructura del actual gobierno viene en la labor desde el período pasado, así que es, en alguna medida su responsabilidad.

Un recorrido realizado por Nueva Crónica Quindío reveló la magnitud del problema, evidenciando los daños que los ciudadanos reportan día tras día. Lo que antes eran pequeños huecos, ahora se han convertido en verdaderos boquetes “capaces de hacer temblar los cimientos de las viviendas cercanas”, según relatan algunos afectados.

Los residentes del barrio La Patria, por ejemplo, describen la situación como vivir en constante temblor, con cada paso de un vehículo sintiéndose como un cimbronazo en sus hogares. Esta no es solo una cuestión estética o de comodidad; es un problema de seguridad y calidad de vida que está afectando profundamente a la comunidad.

Lamentablemente, la inacción de las autoridades municipales desde períodos anteriores contribuyó a todo el caos. A pesar de los esfuerzos de los residentes por recolectar firmas y presionar a la alcaldía en busca de una solución urgente, las respuestas brillan por su ausencia. ¿Cuánto tiempo más deben soportar los ciudadanos esta situación? ¿Cuántos más accidentes viales y daños a la propiedad serán necesarios para despertar la acción de las autoridades?

La administración municipal debe dejar de lado las promesas vacías y tomar medidas concretas para abordar esta crisis. Los recursos deben ser asignados de manera prioritaria en el Plan de Desarrollo para poner fin a esta problemática de una vez por todas.

Los ciudadanos de Armenia merecen calles seguras y transitables, no un laberinto de obstáculos que ponga en riesgo sus vidas y sus propiedades. Es responsabilidad de las autoridades actuar con prontitud y diligencia para garantizar el bienestar de todos los habitantes de la ciudad, es lo mínimo que se le debe exigir a un alcalde.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net