Editorial / OCTUBRE 25 DE 2020

Malas compañías

Para muchos niños y jóvenes sus nuevos mejores amigos son virtuales, hacen un mal uso del lenguaje e invitan al dinero fácil, el consumo de drogas y el irrespeto de las normas.

Malas compañías

La apertura de canales virtuales gratuitos de comunicación y el acceso ilimitado a diferentes redes sociales, en donde el precio por estar allí es el usuario mismo, tal como se afirma en el documental El dilema de las redes sociales, tiene a las audiencias, no importa su edad, habitando un mundo en el que también abundan los antivalores y en el que es posible prever cada paso de quien navega en tan embravecidas aguas. No hay legislación que pueda meter en cintura ese universo de información virtual y de fácil acceso cuyo tamaño supera en extensión y contenido al mundo real. La única regulación posible es la autorregulación y los encargados de promoverla son los mayores.

En ese mundo virtual, en el que por supuesto se encuentran también grandes tesoros, habita una especie, también pagando un precio muy alto por estar allí, llamada influenciadores. Los hay positivos, que crean útiles contenidos y amplifican información conveniente, novedosa, entretenida y por temáticas —salud, tecnología, economía, arte, religión, ciencia, deportes, ocio, cultura, etc.—, bien estructurada y sobre todo decente; pero, junto a ellos, en la misma tarima, están los villanos de esta que es la obra en vivo más taquillera de la historia, se caracterizan por publicar contenido fácil, ordinario, que no exige de la audiencia nada distinto a su atención y la consiguen muy fácil haciendo toda suerte de tonterías inútiles, arriesgadas y grotescas. 

Este tipo de influenciadores, los que le rinden culto a los antivalores, son de madera, parecidos en su actuar al Pinocho desobediente, ese que se apartó de los valores inculcados por Gepetto, peleó con el buen Pepe Grillo y atraído por un mundo sin reglas terminó convertido en un burro. Como en la fábula del muñeco al que le crecía la nariz por decir mentiras, los influenciadores dedicados a fabricar contenido de mal gusto y por el que les crece el bolsillo con cada mentira que publican, porque ese es el modelo de negocios, están raptados por el dueño de un circo malo que con funciones vulgares y permanentes atrae millones de espectadores, entre ellos a sus hijos. 

La rentable fórmula financiera de este inconveniente y desalmado espectáculo es sencilla: contratar también a un grupo de influenciadores de madera, sin valores e irrespetuosos, dispuestos a hacer cualquier cosa por tener una buena dosis de reconocimiento y dinero, para actuar las 24 horas del día y mantener por más tiempo la atención de los consumidores de esa droga virtual llamada redes sociales. Entre más tiempo el consumidor pase pegado a su pantalla más información le puede robar el muy hábil y astuto dueño de la carpa para luego venderla al mejor postor. 

Los días de millones de niños y adolescentes e incluso adultos jóvenes, empezaron a ser colonizados por una nómina de jóvenes influenciadores que presumen, cual Pinocho de madera, en las diferentes plataformas un mundo de comodidades a las que han accedido, aparentemente, sin mucho esfuerzo, y gracias a una actuación vulgar. 

Pero ojo, las redes sociales de los nocivos y cuasidelincuentes influenciadores atraen niños y jóvenes porque sus padres y hogares los expulsan. El control y el cambio no van a venir del Estado ni por obra y gracia de una efectiva regulación de contenidos porque la misma, ni siquiera, está en ciernes. Tendrá que ser de los adultos responsables y ya es tarde para actuar. Nada extraordinario llega a la vida de los mortales separado de la desgracia, frase de Sófocles, incluida en un documental que hay que ver en familia: El dilema de las redes sociales.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net