Editorial / MARZO 04 DE 2021

Más calle, menos escritorio

Para gobernar un territorio es necesario gastar más la suela de los zapatos que el cuero de las sillas.

Más calle, menos escritorio

Cuando se asume como primera autoridad de un territorio se tiene que entender que la crítica será parte del día a día del periodo de gobierno; los aplausos y las palmaditas en la espalda son para los candidatos, no para los mandatarios. De sus gobernantes los ciudadanos, representados en los medios de comunicación, los grupos organizados o por cuenta propia, exigirán que quien los dirija se acerque a sus problemas, máxime cuando la realidad es que la mayoría de gobernadores y alcaldes asumen las riendas de departamentos y municipios con más problemáticas que presupuesto para solucionarlas.

Acercarse a la comunidad es vital. Parte de la solución que los quejosos esperan comienza con el diálogo sincero, pero no para una foto o un video para propaganda, sino para construir una hoja de ruta que permita atender de forma efectiva la problemática. Gobernar para la comunidad es, además de escucharla, gestionar soluciones y esa debe ser la impronta de un gobierno. No puede confundirse gestión solo con viajes a Bogotá, esa es una tipología, la otra está en casa;  muchas veces solo con adelantar un trámite que por mera negligencia no se ha querido realizar, la gestión de quien gobierna es calificada como exitosa.

El compromiso debe ser colectivo, eso de gastar la suela de los zapatos no aplica solo para el jefe de gobierno, esa tiene que ser una condición del servidor público. Los despachos oficiales se llenaron de señoritos perfumados y señoritas entaconadas, con mucha teoría y poca educación, a los que les huele feo la gente con problemas. Claro está, esa gente con problemas, que madruga a los despachos a rogar atención de los funcionarios, es la que con el pago cumplido de sus impuestos permite que la señorita y el señorito tengan a tiempo su quincena.

En ese recorrido diario que los periodistas de este medio hacen por las calles, barrios y municipios, se evidencia la cantidad de quejas recurrentes y problemas que acumulan años, sin que ni siquiera haya una respuesta por parte del gobierno de turno. Hay asuntos de los que los funcionarios no están enterados, aunque sobre sus escritorios reposen varios oficios remitidos por la comunidad afectada. Sorprende, por ejemplo, que cuando a un funcionario se le pregunte por un hueco que lleva años impidiendo el tránsito por una vía, o por un talud que amenaza una edificación, etc., la respuesta sea que no está enterado del asunto y que hará un diagnóstico. Eso pasa con los empleados de escritorio, aquellos que creen que trabajan de la mano de la comunidad porque una vez a al año hacen convite para ir a lavar una calle o a desyerbar un separador vial.

El ritmo en le sector oficial es paquidérmico; sí, también hay tozudez, mentira, ingratitud y mal comportamiento en muchos de los ciudadanos que reclaman, son, como dicen los mayores, a Dios rogando y con el mazo dando; pero también hay negligencia, pereza y poca vocación de servicio en varios despachos públicos. Hay mucho contratista, literalmente, calentando silla. De nada sirve que un alcalde o gobernador camine su territorio de día y de noche si las acciones que ordena se quedan en estudios, diseños, diagnósticos, solicitudes, documentos y toda suerte de eternos trámites. 

Volvieron las lluvias al país, de nuevo se enciende la alerta y se reviven problemas que llevan años sin atenderse y que incuban tragedias. Vuelve el reclamo de la comunidad por amenazas para las que han pedido atención en reiteradas ocasiones. Las emergencias provocadas por fenómenos naturales sí que desnudan la vulnerabilidad de miles de personas, pero a la vez dejan en evidencia la cantidad de funcionarios con el cuero de la silla desteñido, pero con la suela de los zapatos como nueva.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net