Editorial / DICIEMBRE 05 DE 2022

Obras son amores

Ese usual deseo navideño de ayudar al necesitado, resulta más útil si se canaliza a través de fundaciones o entidades con verdadera y permanente vocación de servicio.

Obras son amores

Suelen aparecer o reaparecer por estos días, cargados de natilla, buñuelos, pelotas, carros de plástico y muñecas, algunos actores políticos en los barrios de Armenia y municipios y veredas del departamento del Quindío. Vuelven, después de varios meses de silencio y mensajes y llamadas ignoradas de quienes en campaña fueron sus alfiles, a mirar los números telefónicos de líderes barriales y veredales para pedirles que organicen pequeñas reuniones con el fin de celebrar la Navidad. No es gratis la amabilidad que por estos días aflora en quienes se acostumbraron a conseguir votos con regalos y no con el discurso. Así suelen actuar, no cambian la fórmula, entre otras cosas, porque les siguen dando resultado.

Y no está del todo mal que al menos por estos días se dejen volver a ver la cara de sus electores quienes tienen, nuevamente, aspiraciones de llegar a cargos de elección popular. Lo realmente chocante es el show que montan alrededor de los “regalos” que dan por estos días, no debieran inundar sus redes sociales cacareando las reuniones decembrinas porque eso los hace ver hipócritas, aprovechándose de las difíciles condiciones en que viven tantas personas y cobrando por lo que entregan. Vayan y compartan con la comunidad sin tanto aspaviento. Si de verdad lo que quieren es llevar un rato de alegría a las zonas vulnerables, las selfis están de más. Recuerden: que la mano izquierda no sepa lo que hace la derecha.

Bueno es recordar que el que viene será un año político en el país, de nuevo los colombianos irán a las urnas para elegir autoridades locales. Las campañas ya comenzaron, este diciembre es algo así como el punto cero para muchos aspirantes. Por eso, no es extraño que se desempolven las ya manidas estrategias de campaña: hacer reuniones barriales por estos días, reaparecer con presentes, tomarse fotos con ancianos y niños de zonas marginales, convocar a amigos para recoger regalos y donarlos, volver a caminar barrios y veredas, salir a protestar por lo que está mal, hacer oposición y empezar a promocionar toda suerte de soluciones mágicas para los males que aquejan este territorio.

Qué bueno sería, aunque suene utópico proponerlo, que todas esas ganas de actuar cual Papá Noel las canalizaran a través de fundaciones y similares que de verdad hacen trabajo social desinteresado y no solo en el mes doce del año. Pero, como lo que importa es la foto entregando el regalo, difícilmente accederán los benefactores de oportunidad a fortalecer tantas buenas iniciativas de caridad que hay en el departamento. En la diócesis de Armenia, a través de las parroquias, los voluntariados y varios grupos juveniles se puede hacer de las ayudas particulares verdaderas obras sociales, al juntar el esfuerzo de varios.

Desde la parroquia Los Santos Apóstoles, por solo citar un ejemplo, se hace un trabajo serio y permanente con grupos de ancianos. Ellos están proponiendo, a propósito de este festivo mes para muchos, que quien quiera dar un regalo, además de la entrega material, done unas horas de su tiempo y dedique unas dos o tres horas para visitar un abuelo y, además de darle un regalo, lo escuche, converse con él y le haga compañía durante parte de una jornada. Ese tipo de acciones tienen más sentido, bueno es recordar que además de dar una limosna hay que hacer un esfuerzo por “tocar” al necesitado.

NOTICIAS RELACIONADAS

Hacia atrás
Editorial

Hacia atrás

A la escuela
Editorial

A la escuela

Imagínese
Editorial

Imagínese

Señales
Editorial

Señales


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net