Editorial / OCTUBRE 19 DE 2020

Quién podrá defenderlos

Dónde estaba Planeación, dónde estaban los organismos de control, quién le va a responder a las decenas de familias que entregaron miles de millones de pesos por viviendas que no les han entregado y quién sabe si les entreguen. 


La protesta de un grupo de compradores del proyecto habitacional Montecarlo Sky Club, porque no les han cumplido con la entrega de sus viviendas, representa el drama de cientos de personas de clase media que han invertido sus ahorros o se han endeudado con el sueño de tener casa propia pero hoy viven una auténtica pesadilla. No se trata de una demora de semanas, ni de pocos meses, hay gente esperando desde hace más de un año que le respondan y nada. 

Después de la manifestación de las familias afectadas, con bloqueo de vía incluido, qué casualidad, Planeación municipal repuntó, visitó la obra y luego de confirmar que la torre 1 del proyecto no contaba con permiso de ocupación, y de constatar que no tenían en ese momento, en el sitio de la obra, los planos y licencias, decidió suspender el proyecto. También le dio la razón la oficina de control urbano del municipio de Armenia a los usuarios afectados tras confirmar que la construcción de la torre 2 lleva más de un año detenida. 

Las quejas de los usuarios, además de lástima, producen rabia e impotencia. Pareciera que un constructor puede hacer lo que le venga gana, jugar con los sueños de la gente y arrebatarle su patrimonio, y no hay nada ni nadie que los obligue a cumplir con los negocios firmados. No es el proyecto de Montecarlo con el único que ha habido problemas en esta parte del país, son muchas las quejas de usuarios asaltados en su buena fe, que tienen que recurrir a las vías de hecho para que les pongan atención.

Históricamente, del departamento administrativo de Planeación del municipio de Armenia se ha dicho, en lo que tiene que ver con la construcción en la capital quindiana, que es una oficina de relaciones públicas y de negocios, antes que una dependencia que vele por los intereses del municipio y sus habitantes. Por qué tiene fama esta dependencia de llegar tarde a hacer control; por qué puede una constructora, pese a los incumplimientos y carencia de documentación, seguir ofertando un proyecto y no pasa nada. Quién regula, quién vigila, quién vela por los intereses de la ciudad y las personas; acaso no debe caracterizarse la oficina de control urbano por su accionar preventivo y no reactivo y además tarde, como ha pasado y está pasando.

Cual venta de garaje en la que se ofrecen empanadas u obleas, cualquiera puede en Armenia instalar vallas, abrir una oficina y empezar a timar familias enteras sin que nadie haga una visita ni exija la documentación requerida para garantizar que se le cumplirá a quienes inviertan. 

Esa es la conclusión que queda por el momento en el municipio.

Los ciudadanos afectados desnudaron toda una suerte de quejas sobre hechos indebidos como que no había una fiducia constituida, que les ofrecieron una cosa y con el transcurso de los meses las características del proyecto cambiaron, que no había permisos de enajenación. Dicen los quejosos de Montercalo, el proyecto ubicado en la vía Armenia – La Tebaida, que inicialmente se habló de cinco torres, un mall y una estación de servicio y luego de un hotel junto a los apartamentos. Así de fácil es cambiar un proyecto en Armenia y ofrecerlo públicamente, increíble que se tramiten escrituras, ante notaría, de apartamentos que no tienen permiso para habitarse. 

También vale la pena preguntarse qué piensa Camacol de este proyecto y de otros similares en Armenia y el Quindío. La vehemencia y la presencia institucional de la entidad gremial no solo debe ser para quejarse y reclamar por lo que llaman inseguridad jurídica para el sector, también debería Camacol pronunciarse y decirle a la ciudad qué están haciendo y en qué puede apoyar para depurar el gremio de tanto vivo que anda vendiendo casas en el aire.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net