Editorial / JULIO 25 DE 2021

Sí hay con quien

La intervención pictórica en los puentes de La Cejita renuevan la esperanza colectiva, proponen la confianza como tema del día e invitan al trabajo en equipo.

Sí hay con quien

Los murales pintados por diferentes colectivos artísticos locales en varios puntos de la estructura vial La Cejita, además de ser piezas de arte son pinceladas de optimismo. Estas obras pictóricas obligan a levantar la mirada para apreciarlas y eso es más que una acción motriz, es una inteligente pero efectiva invitación a mantener el cuerpo erguido, fijar la mirada en lo más alto, dejar que el sol golpee la frente y volver a tener ganas de hacer equipo para enfrentar tantas adversidades sociopolíticas, económicas y sanitarias.

Hay que celebrar la iniciativa de los grupos de jóvenes artistas como Artes Vivas por la Tierra porque están enviado varios mensajes positivos con esta acción que no es menor. Lo primero que hay que destacar de estas personas es su amor y respeto por la ciudad, que les duela ver cómo un punto tan transitado e importante para los locales y visitantes se torna sucio, peligroso y triste y por eso quieran llenarlo de color y mensajes amables.

Amor, paz, respeto, son las tres palabras que se leen sobre dos de las columnas que sostienen el puente principal y que fueron pintadas sobre los colores de la bandera de Colombia. Eso resume la importancia de esta intervención, eso es lo que provocan acciones como estas y eso es lo que tiene que servir como espejo para que otros no lugares de la ciudad también inviten a levantar la mirada y volver a respirar esa dosis de optimismo que no hace mucho tiempo los cuyabros sentían con cada bocanada de aire que inhalaban.

La colorida actividad fue posible gracias a la unión. Otro ejemplo. No fueron solo dos o cuatro manos, no, fueron muchas las que se unieron para pintar, para limpiar, para saludar, para invitar y para agradecer. Tocaron puertas en los sectores público y privado y los escucharon; también, antes de pegar los primeros brochazos, hablaron con los habitantes en situación de calle que hicieron de los bajos del puente su vivienda, para invitarlos a cuidar y ser parte del proceso y esa fue otra contundente lección de los artistas.

Las alentadoras exclamaciones de transeúntes y conductores no se hicieron esperar. Parte de un lugar frío y temido por muchos ahora propone otra conversación. Los integrantes de Artes Vivas por la Tierra y a los demás grupos, dieron un paso adelante, propusieron el arte como vehículo de intervención y transformación y acertaron, salieron del lamento y aportaron. Hoy el lugar tiene otra cara, los grafitis personales y de odio que había allí fueron remplazados por mensajes incluyentes y propositivos, eso es democratizar el arte y ello configura otra de las bondades de este ejercicio ciudadano.

Como este se  han presentado diferentes movimientos culturales, cívicos y sociales de amor por la ciudad. Se han realizado labores de ornato en varias glorietas y separadores de Armenia en donde las manos obreras son las de ciudadanos unidos por el deseo de tener un mejor lugar donde vivir, pagadas por el deseo de recuperar la esperanza y recompensadas por el eco que sus labores tienen en las autoridades para que hagan lo mismo. Armenia tiene mucha gente buena con ideas y propuestas para empezar a dejar atrás tantos días de amargura,  gracias por lo hecho en La Cejita.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net