Editorial / OCTUBRE 15 DE 2020

Sigue en deuda

Pocas cosas hay que celebrar por estos días en los que el municipio de Armenia suma un año más de vida administrativa, y sí mucho por hacer para corregir el equivocado rumbo que algunos de sus dirigentes le han marcado. 

Sigue en deuda

La culpa de los difíciles días por los que atraviesa esta bien rotulada en su momento ‘Ciudad Milagro’, no recae solo en los hombros de algunos ungidos por el pueblo para administrarla, es también responsabilidad de ciudadanos que han contribuido con sus equivocados comportamientos al caos que se ve y se escucha en todas partes. Soltar la ciudad de esta maraña de complejidades, muchas de ellas motivadas en la falta de cultura y conciencia ciudadana, no es solo obligación de quien gobierna, a los gobernados les corresponde contribuir con soluciones, vigilar lo que pasa, dar ejemplo y no creer que su papel como ciudadano se resume a reclamar derechos en redes sociales o mientras toman tinto en un café de la plaza Bolívar.

Está claro que el norte lo marca el administrador de turno y en eso la ciudad sigue esperando que haya una línea y una agenda. El tedeum de ayer hubiera sido un buen escenario para escuchar del alcalde capitalino las generalidades de ese plan de salvamento que necesita este territorio, pero su intervención fue eminentemente protocolaria. Será en otra oportunidad, ojalá pronto, y además ratificado con acciones, que los ciudadanos se enteren de la ruta de trabajo diseñada por el ejecutivo local, quiénes serán los responsables y cuáles sus responsabilidades en esta cruzada, qué metas hay a corto, mediano y largo plazo y con qué recursos se cuenta para alcanzarlas.

A cada residente en este pedazo de la geografía nacional, pese a tantas y tan seguidas decepciones, le corresponde no renunciar a ser un buen ciudadano para que haya una mejor ciudad. Los tributos hay que seguirlos pagando y oportunamente, las veedurías y demás espacios de control ciudadano deben potencializarse y depurarse de tanto vivo haciendo mandados, esta democracia hay que fortalecerla y para ello la apatía nada aporta, hay que querer la ciudad y demostrarlo con sencillos hechos como el aseo y cuidado de las zonas verdes y las obras públicas, el civismo y el respeto por el otro no pueden aplazarse para protestar por los errores de un gobierno. Hay mucho por hacer para tener una mejor Armenia y para lograrlo cada ciudadano debe aportar.

Dijo el alcalde José Manuel Ríos Morales, en su intervención este miércoles en la catedral de Armenia, que no hay un solo problema en la ciudad para el que no haya una dependencia o un funcionario preparado para atenderlo. Con el respeto que merece la primera autoridad del municipio hay que decirle que ese es el ideal pero que otra es la realidad del municipio que él dirige. Acá, hace rato, los problemas desbordaron la capacidad de reacción de la alcaldía, ente otras cosas, porque precisamente no hay personas preparadas para atender las diferentes problemáticas. Ejemplos de ello hay muchos, son públicos y están sobrediagnosticados.

Entre las pocas y muy generales líneas de su corto discurso, el alcalde dijo que sentía una gran deuda con la ciudad, y es verdad. El mandatario, admite así, que no ha estado a la altura de las circunstancias ni de las expectativas que había sobre su periodo legislativo, pero también dijo que daría su vida por la ciudad que hoy gobierna. Ya se va despidiendo el mes diez del primer año de gobierno y el mandatario no le ha abonado nada a esa deuda cuyos intereses más altos lo está pagando una ciudad poblada en su mayoría por gente buena que merece otra suerte. Es tiempo de que se empiece a notar la mano del alcalde, pero con obras y hechos como él mismo lo aseguró, para no seguir en deuda como hasta ahora.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net