Editorial / OCTUBRE 17 DE 2020

Zonas especiales de consumo

Legalizar zonas para el consumo de drogas es legalizar el expendio de las mismas y tras ello toda suerte de delitos.

Zonas especiales de consumo

Está claro que muchos de los consumidores de sustancias sicoactivas no deben rotularse como delincuentes, pero más temprano que tarde la mayoría de ellos incurrirá en actos delictivos para proveerse la dosis diaria de artificial y pasajera felicidad, placer o descanso. Por eso resulta bastante transgresora la propuesta que echó a andar un grupo de profesionales en derecho para que en el departamento del Quindío se autoricen zonas especiales para el consumo de drogas y se carnetice a los adictos.

La propuesta esta soportada en los aparentemente vacíos jurídicos existentes en la legislación nacional que han encontrado los precursores de la idea, quienes alegan que las personas en estado de consumo de drogas no son delincuentes, que quien es consumidor está en ejercicio de sus libertades constitucionales y que si el Estado proscribe una actividad debe garantizar las condiciones en las que esta sí se pueda llevar a cabo. La iniciativa pretende que en Montenegro, tierra fuertemente golpeada por ajustes de cuentas entre bandas dedicadas al tráfico de SPA, se lleve a cabo el piloto.

De entrada, una iniciativa de este calado sugiere una gran inquietud por los efectos colaterales de la misma, pero lo positivo es que llama la atención sobre cuál debe ser la solución o tratamiento para la problemática del consumo de sustancias sicoactivas. Invocar la figura de Estado Social de Derecho no es una excusa válida para legalizar una actividad soportada en la violencia en todas sus manifestaciones. Autorizar y delimitar zonas de consumo de drogas es legalizar el expendio de las mismas y por ahí derecho asesinatos, extorsión, prostitución de menores edad, violencia intrafamiliar, hurto, secuestro y atracos. 

El consumo de sustancias sicoactivas sí afecta el orden público. Los parques y polideportivos se volvieron lugares prohibidos para las familias y los niños porque allí, amparados en el derecho que les asiste por la legalización de la dosis mínima, los drogadictos se volvieron amos y señores. En la mayoría de estos sitios, diseñados para el sano esparcimiento, se planean y llevan a cabo acciones delictivas. Pocas herramientas tiene ya la Policía para garantizar el orden público y restablecer los derechos de las mayorías, coaptados a la adicción de quienes se excusan en que son enfermos para patrocinar el expendio de drogas, un negocio soportado en el terror.

Carnetizar los consumidores, como también lo propone la naciente iniciativa al impulsar la creación del registro único de consumidores legales de SPA, para lo único que puede servir es para que se blinde toda la maldad y destrucción que patrocina el tráfico de drogas en un pedazo de papel. Los expendedores están en las afueras de los colegios distribuyendo drogas como golosinas para hacer crecer el negocio que más adelante sostendrán enfermos terminales y muertos en vida porque en eso es que se convierten las personas empujadas al abismo de las drogas.

Quién querrá ser vecino de una zona especial de consumo de drogas. Estos lugares se van a convertir en no lugares, en ollas, en guetos, en territorios de nadie, en zonas prohibidas sin dios ni ley y de paso, qué contradicción, buscando restablecer los derechos de unos vulnerarán los de los demás.

Mientras en Bogotá, después de años de labores de inteligencia, se logró destruir el Bronx que era eso, una zona legalizada, no por la vía jurídica sino por el abandono estatal y la anomia, para el consumo de drogas y de paso la venta y demás macabros hechos como desaparición de personas, piques, extorsión y asesinatos, en el Quindío se lanza la propuesta de legalizar zonas de consumo y carnetizar a los adictos. Qué horror.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net