l
Opinión / DICIEMBRE 29 DE 2022

2022, un año para no olvidar

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Se acerca el final del 2022 que sirve para que empresarios y gobernantes hagan el balance de sus actividades. Un año difícil de olvidar por la infinidad de momentos vividos: políticos, económicos y sociales. Unos lo recordarán con alegría y esperanza de cambios, otros, con rabia y tristeza por su pérdida de poder político e intereses que controlaban. Ya se rumora que inició el proceso de transformación con reformas que servirán como guía para construir un mejor país y no para destruirlo. Esta afirmación no impide a millones de ciudadanos, que guardan la esperanza y que, ver unas reformas en trámite confusas inapropiadas al clamor ciudadano, como la reforma política y otras reformas en espera, con mucho temor por falta de claridad en su información, explicación y socialización, tal como pasa con las reformas a la salud, pensiones y la laboral.

En el 2022 se vivieron momentos críticos por la crisis internacional y sus duros efectos al país, inflación desbordada que sirvió para adoptar medidas, pero también se vivieron hechos positivos como la aprobación en el Congreso de los presupuestos del país y regalías, la reforma tributaria -aunque cuestionada generará  más ingresos al país con el mayor pago de impuestos, el control a la evasión, ingresos por la venta de petróleo y otros recursos naturales, que servirán para gobernar y construir un mejor país con unas “aparentes” finanzas públicas y así cumplir el plan de gobierno. 

“Si las crisis son momentos especiales” pregunto: ¿Qué es más peligroso o beneficioso para el país estar en crisis o gobernar sin hacer nada en bonanza? 

El país ha vivido ambos momentos dejando experiencias y resultados no tan positivos, situaciones que no deseamos repetir, que no se han corregido todavía y que ni congreso y gobiernos pasados tuvieron la voluntad de querer eliminar o ajustar, como la corrupción, a pesar de ellos conocer el daño a las finanzas el país y a millones de colombianos. 

Si las crisis son para aprender, corregir, generar mayores beneficios fiscales, sociales y empresariales al país, al revisar el comportamiento que se vio en unos Congresistas, partidos políticos y de la oposición en la última legislatura 2022, las declaraciones sueltas sin control de algunos ministros, como si estuvieran promoviendo su campaña de ir al congreso, de directores de instituciones públicas, como si no tuvieran conocimiento del cargo dónde están, creando confusión, más temor por el futuro del país sus finanzas y estabilidad, entonces las crisis sirven para preguntarnos: Por el afán político de ganar alcaldías, gobernaciones, concejos y asamblea ¿Cómo podrán quedar las reformas que espera el país, que aprobarán muy seguramente antes de las elecciones territoriales del 2023? A


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net