l
Opinión / ABRIL 18 DE 2024

Adelante con la constituyente

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Un análisis de lo que ha ocurrido en nuestro congreso, en el archivo de la reforma a la salud, demuestra que nuestro pueblo se equivocó al elegir unos senadores, que traicionaron el mandato del cambio, y aprovechando las trampas electorales que ofrece el sistema; siete votos que presumo bien negociados, representaron mayor poder para nuestra rama legislativa, valieron mas once millones que sufragaron para elegir presidente comprometido con las reformas que con gran urgencia requiere el país y que desde luego asumió con mucha responsabilidad.

Es obvio esperar las reacciones; que no van afectar el gobierno como algunos creen, sino al pueblo, que es quien directamente recibe el impacto de lo ocurrido. Petro que quiere al pueblo, inmediatamente comenzó a resolver el problema para proporcionarles salud; estoy seguro de que lo hará muy bien y pronto, porque además lo acompaña un extraordinario ministro de salud: el doctor Guillermo Jaramillo Martínez, hombre de casta, eficiente, experimentado, honesto y comprometido con nuestro pueblo en honor a Colombia.

Debemos apoyar el gobierno Petro: derrotando la codicia de las EPS y salvando la vida humana.

Ahora están preocupados los codiciosos, porque al hundirse las reformas del pueblo, también fracasan sus ambiciones.

Nuestro gobierno legítimo sigue campante, tiene muchísimos radios de acción, es inteligente y sigue adelante. No necesita dictaduras, solo requiere el respaldo popular que es donde está la soberanía.

Somos conscientes de que el Estado colombiano necesita un cambio institucional, para ordenar nuestro país que se encuentra en un verdadero caos: nos gobierna una oligocracia desde que se creó la República, para su propio beneficio y desconociendo totalmente los derechos del resto de los colombianos, que han estado abandonados, desconocidos, desamparados en las regiones lejanas, sufriendo hasta lo indecible, sin servicios públicos, vías, seguridad, vivienda como dicen de milagro, acosados por sus necesidades, con gobiernos que lo único que les daban para atender sus demandas era la espalda. Que digan los aborígenes de la Amazonía, del Putumayo, Vaupés, Caquetá, Guajira, Guainía; las negritudes del Chocó; los millones de pobres de la región Caribe, Nariño, Cauca, reclamando educación, salud, seguridad, justicia, tierra para trabajar.

En consecuencia, no es justo desconocer a nuestros compatriotas; tienen y deben gozar de los mismos derechos de los que tenemos casa y carro.

La oligarquía no defiende al pueblo- no olvidemos el sacrificio de Gaitán- ellos solo se preocupan por aumentar sus riquezas, ejercicio que hacen muy bien desde que establecieron el sistema actual para gobernar.

Además, el cambio de la salud se debe despolitizar; el gobierno no está mirando partidos, porque la salud es un servicio que desde luego corresponde atenderlo al Estado y debe hacerlo sin miramientos politiqueros. Tal lo está cumpliendo el presidente- las medidas tomadas por el gobierno ante el ataque de la poderosa oligarquía, han sido oportunas y justas, de esta manera derrotamos las EPS y mejoramos la prestación de salud en los hospitales y clínicas del Estado.

Los recursos públicos se están manejando dentro de la legalidad; nada es arbitrario ni dictatorial.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net