l
Opinión / JULIO 13 DE 2009

Armenia Hotel

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En el mes de julio que transcurre, en el marco del aniversario cuadragésimo tercero de vida político administrativa del departamento del Quindío, se cumple también el octavo año de vida del Armenia Hotel, un emblemático lugar ubicado al norte de la capital quindiana, que se ha convertido con el paso del tiempo en un referente de calidad, servicio y calidez en la hotelería urbana de esta región del país.

Antes del terremoto de enero de 1999, bajo el liderazgo del empresario y líder Gustavo Alberto Castaño Sarmiento se dio inicio a esta obra. Entonces, muchos pensaron que parecía una locura pensar que Armenia contara con un hotel de cinco estrellas, y más en el norte de la ciudad. En el imaginario de ellos, la vida turística de la capital era demasiado incipiente para garantizar la supervivencia de un gran hotel, y la escasa oferta existente de visitantes, se movía en el centro de la ciudad, y para darle respuesta, los establecimientos ubicados en esa zona eran más que suficientes.

Sin embargo, los visionarios, emprendedores, osados y a veces, testarudos, son los que escriben las mejores páginas de la historia. Y así, contra todo pronóstico el fundador del Armenia Hotel dio inicio a la magna obra. Recuerdo que estaba en obra negra cuando ocurrió el terremoto. De nuevo el pesimismo que a veces lamentablemente caracteriza a muchos de los habitantes de este paraíso salió a flote: “Ahora sí que menos”, “ni hablar, ese proyecto quedará enterrado para siempre”, eso afirmaban algunos.
Pero el tesón, fe y persistencia fueron más fuertes que el negativismo. El movimiento telúrico movió con más firmeza la voluntad del doctor Castaño Sarmiento, enfiló baterías, y le regaló a la ciudad un sitio que hoy es un ícono urbano en el norte de la ciudad, y constituye un orgullo para los que vivimos en Armenia.

En julio de 2001, desafiando los malos augurios, inauguró con bombos y platillos, el que sigue siendo sin duda el mejor hotel urbano de Armenia. Hace ocho años se cortó la cinta, y con ella, se cortaron los comentarios negativos y las desesperanzas, y se dio inicio a una era de éxitos y satisfacciones.

Sin duda no han sido pocas las dificultades, la lucha ha sido grande y el empeño superior, pues mantener un establecimiento hotelero de tal magnitud y generar la cantidad de empleos directos e indirectos que propicia el hotel, requiere unos niveles de productividad desafiantes. Ahí va, abriéndose paso entre los grandes a nivel nacional, atrayendo turistas nacionales e internacionales en las temporadas altas y sirviendo como sede de grandes personalidades y prestantes académicos que visitan al Quindío para orientar conferencias o dictar clases en los postgrados de las distintas universidades. Sigue también siendo el hogar de los eventos más importantes de todo orden y mostrando la cara amable de esta ciudad a todos los que se albergan en su seno.

Ahora bajo la gerencia del líder gremial Guillermo Jaramillo Arcila, el Armenia Hotel se sigue consolidando como una de las mejores empresas de su ramo en el Quindío, y continúa brindando un aporte significativo al desarrollo turístico, económico y empresarial del Quindío. Feliz aniversario.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net