Opinión / JULIO 19 DE 2021

Armenia, sostenible y competitiva

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Fue recibido con entusiasmo en Armenia el proyecto que busca consolidarla como territorio sostenible y competitivo. Es una oportuna iniciativa que realizará la alcaldía con el apoyo de Findeter y el Banco Interamericano, que impulsa el desarrollo sostenible de ciudades intermedias, con una visión a largo plazo, superior o igual a 30 años.

La sostenibilidad tiene que ver con garantizar a las generaciones futuras su calidad de vida y el acceso a recursos como agua, aire y alimento. También se relaciona con el cuidado de los recursos naturales desde una consciencia de responsabilidad. Son incontables los desafíos que existen, los más importantes son:

Primero, proteger el agua. Es necesario descontaminar las quebradas y crear una nueva cultura en torno a su manejo. Frenar el depósito de desechos y entender lo esencial que es el recurso hídrico y la escasez a la que podemos vernos enfrentados en el corto plazo, sino generamos un uso equilibrado y protegemos las fuentes de agua que nos quedan.

Segundo, mantener la calidad del aire. Las emanaciones vehiculares, así como la contaminación que se genera, hacen que el aire se vaya corrompiendo, quizás en mínima escala por ahora, pero siendo a futuro, una amenaza compleja de afrontar.

Tercero, cuidar el paisaje. El entorno natural que rodea a la ciudad, así como sus parques (El Bosque y el De la Vida, por ejemplo), son un tesoro ecológico, que merece prioridad y preservación.

Cuarto, ser responsables ambientalmente. Necesitamos generar muchos empleos, para resolver la crónica problemática que hemos tenido durante mucho tiempo. La única forma es activando mayores niveles de desarrollo empresarial, que se creen nuevas unidades productivas y las dinámicas de creación de riqueza y trabajo, sean mejores. Ello debe hacerse con equilibrio, cuidando los recursos, al mismo tiempo que somos productivos y, sobre todo, siendo fieles a la vocación del territorio. Las actividades que vayan en contravía de esta identidad deben evitarse o desarrollarse con restricciones.

La competitividad implica para la ciudad revisarse de manera objetiva, para estar acorde con las tendencias mundiales y las exigencias para ser habitable y armónica. Los retos más apremiantes son:
Primero, mejorar los niveles de calidad de vida. Muchas de las problemáticas sociales que padecemos son incompatibles con las características de una ciudad competitiva.

Segundo, contar con una excelente malla vial. El transporte, tanto de personas como de productos, es fundamental para ser un destino atractivo de inversión, que debe ser un propósito esencial para Armenia.
Tercero, aprovechar la oportunidad del beneficio tributario Zese. Que Armenia haya sido considerada como territorio Zese, con incentivos tributarios en el impuesto a la renta para las nuevas empresas que se creen en ciertos sectores y para las preexistentes que incrementen sus puestos de trabajo, es maravilloso. Debe destacarse la gestión que se ha hecho desde la cámara de comercio y la agencia de inversiones, falta mucho por realizar en términos de promoción de la ciudad como destino para invertir.

Cuarto, fortalecer la infraestructura de servicios públicos y mejorar las tarifas. Son factores fundamentales para ser competitivos y consolidar en Armenia, los niveles de desarrollo que puede tener, para que seamos otra vez… un milagro de ciudad.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net