l
Opinión / OCTUBRE 05 DE 2011

Baraja electoral y agenda Calarcá

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Como en la mayoría de municipios del país, resignados ante sucesivos fracasos de administraciones actuales y de sus antecesores, los habitantes de Calarcá, cumpliendo con nuestra responsabilidad ciudadana, votaremos por nuevas opciones para asamblea, concejo y alcaldía, con ánimo de acierto.

La plantilla de aspirantes al máximo cargo local incluye cuatro posibilidades. Una, la afrentosa opción de continuismo, en cabeza de alguien sin mérito distinto a haber multiplicado su patrimonio durante los últimos tres años y nueve meses, designado a dedo para servir de futuro álter ego de la pareja hoy día en el poder, representante local de la multinacional religiosa-política-financiera, con algo más de cuatro mil conciencias en hipoteca. Dos, un amistoso profesional de la salud con votos contados en ocasión anterior, quien ya se autoasume alcalde, buena hoja de vida como administrador en su área, pero con amistades y vínculos que suscitan prevención.

Tres, un exitoso empresario del sector de la construcción, ex-militar, sin antecedentes politiqueros, de actitud percibida como arrogante, campaña de estructura empresarial y financiación propias, discurso desarrollista a ultranza y pocas alusiones democráticas. Cuatro, un político de extracción y rasgos tradicionales, tono altisonante, ex-concejal, nieto y sobrino-nieto (él mismo parece ignorarlo) de emblemáticos escritores calarqueños, alguna experiencia en administración privada, y más apetito de poder que aptitud. Cuatro ases en la baraja; no obstante algo va de corazón a trébol y más aún de diamante a pica.

Las listas para asamblea y concejo ofrecen centenares de nombres dentro de un amplio rango de antecedentes personales y capacidades, donde priman aspiraciones negociadas o situaciones de desempleo, sobre el conocimiento, formación académica, experiencia en gestión pública, trabajo ciudadano o relación activa con causas sociales, de los candidatos. Esta extensa nómina, lejos de ser estimulante, es reflejo de la tendencia nacional a ver la política no como medio de avance hacia la prosperidad colectiva en dignidad y democracia, sino como empresa económica personal o asociada, susceptible de transarse al mejor postor. Se nos ocurre sugerir un mínimo examen de las condiciones, trayectoria de los nominados y movimientos que representan, antes de emitir nuestro voto.

Actuarán, quienes resulten elegidos, en un municipio con enormes posibilidades pero con precaria consciencia de desarrollo en equidad y deterioro social vertiginoso. Su condición de eje o intersección vial de primer orden, unida a la actividad del transporte de carga, tradicional frente económico local, y a la ejecución en avance del megaproyecto túnel de La Línea y doble calzada a Cajamarca, debería captar atención preferente para el desarrollo de proyectos de ordenamiento urbano y generación de frentes laborales con inversión mixta. Las variantes sur y norte en doble calzada, con obras de mitigación del fraccionamiento físico y social resultante, son, entre otras, obras prioritarias no incluidas aún en los presupuestos nacionales. En el plano ambiental, Calarcá afronta amenazas latentes: las pretensiones de la megaminera Anglo Gold, el asedio de la foresta industrial en la cordillera, y el descuido en el Plan de Manejo Ambiental del proyecto vial ya citado.

La declaratoria del Paisaje Cultural Cafetero Colombiano como patrimonio de la humanidad, erróneamente presentada como freno a posibilidades productivas alternas, junto con la redistribución nacional de las regalías, cuyos únicos canales de captación son proyectos bien sustentados, deberán ser fuentes de recursos para ubicarnos en rutas de prosperidad. Calarcá podría promover la inaplazable dignificación del trabajo rural. En fin, la agenda de apremios y posibilidades de acción para administradores, concejales y diputados, enriquecida con participación ciudadana real, está abierta. No nos equivoquemos de nuevo.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net