l
Opinión / MARZO 03 DE 2024

“Cagados y con el agua lejos”  

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Luego de escuchar el informe de la Contraloría General de la República, no podemos menos que sentirnos “cagados y con el agua lejos”. Informe publicado por la revista Cam, que le da la razón a la exministra Carolina Corcho y, en general, al Gobierno nacional, cuando concluye que de las 26 EPS que existen en Colombia, solo cinco (5) cumplen los requisitos técnicos exigidos, es decir, 21 EPS no cumplen con el deber de tener unos márgenes de liquidez o disponibilidad efectiva de dinero, a fin de garantizar que el servicio se seguirá prestando, evitando el colapso del sistema, como está sucediendo; inclusive la Nueva EPS, donde el Estado tiene una participación importante, está dentro de las que no cumplen. Las EPS que cumplen son: Salud Total, EPM Salud, Capresoca, Sura y Confachocó, aclarando que estas solo atienden el 20 % de los usuarios, entre tanto, las que no cumplen atienden el 80 %. Pero importante para no expertos, es tener claridad sobre qué son las EPS, veamos: Las EPS no prestan servicios de salud, las EPS son empresas promotoras de salud, que administran recursos públicos de los colombianos; la prestación del servicio de salud, o sea, la atención del enfermo, su evaluación, su diagnóstico y órdenes de cirugía, para que luego les entreguen los medicamentos, está a cargo de las clínicas y hospitales que, para el caso colombiano, está en su mayoría, en manos del sector privado, representando el 80%, de la prestación del servicio. Las EPS recibieron en el año 2023, la suma de 81 billones de pesos, de los 84 billones de pesos presupuestados, para que contraten a clínicas y hospitales, a fin de que atiendan a sus afiliados. Como si fuera poco, a las EPS, por ley se les ha permitido el 30% de integración vertical, que en idioma entendible, es la autorización que el Congreso les dio para que pudieran tener dentro de todo el sistema de salud, un 30% de clínicas propias, lo que se ha convertido en que orientan toda la contratación y pagos en un 80% entre sus propias clínicas, dejando a las estatales, nadando en arrumes de cuentas por cobrar, dado que pagan de preferencia a sus propias clínicas, llevando a la quiebra clínicas y hospitales del Estado. Corolario de lo anterior, es el cierre de salas de parto y de urgencias, aduciendo que no son rentables; pero es que el servicio de salud es como el servicio de seguridad nacional, el ejército no puede ser rentable, debe siempre existir, es un asunto de soberanía, igual la salud no debe ser rentable, debe siempre existir hospitales con servicio las 24 horas, haya o no enfermos, es un derecho fundamental, dentro de un Estado Social de Derecho. No queda ninguna duda que la reforma de fondo a la salud es más que urgente y necesaria, no debe consistir en un suave maquillaje que no soluciona nada, como pretende la derecha.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net