l
Opinión / ABRIL 23 DE 2024

Cuando los Iraníes liberaron a los judíos

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En el contexto actual del enfrentamiento militar entre Irán e Israel, es pertinente recurrir a la historia nuevamente para, en lo posible, mirar con ecuanimidad y objetividad, las actividades de los pueblos y no limitarnos únicamente a la información y visión occidental, parcializada generalmente a favor de Israel. 

En el año 586 antes de Cristo, Babilonia invadió y destruyó el templo del rey Salomón y se llevó esclavos a los judíos. Eran los tiempos de Nabuconodosor, que ocupó el trono de Babilonia (605- 562- AC), derrotando al Faraón Necao.

Nabuconodosor invadió con su ejército a Judea y puso sitio a Jerusalén (primer sitio año 597 AC ) que se rindió, llevando deportados los judíos a Babilonia. Probablemente entre los deportados se encontraba el profeta Ezequiel (ver 2 Reyes, 24, 10-16), quién desarrolló su actividad profética entre los desterrados, en Babilonia.

En el año 586-587 AC la ciudad y el templo de Jerusalén, son arrasados nuevamente y se efectúa la segunda deportación a Babilonia, llevando los judíos como esclavos. Este pasaje histórico y bíblico fue plasmado en la canción “Ríos de Babilonia” del grupo Boney M, bellísima canción muy popular que habla de la tristeza de los judíos en cautiverio. Se desarrolló también en este período la actividad profética de Jeremías; también se redactó, posiblemente, el libro del Deuteronomio y el libro de las Lamentaciones.

Hacia el año 549 AC, Ciro es proclamado rey de Medos y persas (549-529 AC) y en el año 539 AC Ciro, denominado El Grande, conquista Babilonia. Ciro, rey de Persia (hoy Irán), emitió en el año 539 AC, el Edicto de Ciro, que puso fin al destierro y esclavitud de los judíos. (2 Crónicas 36, 22-23; Esdras 1, 1-4).

Comienza entonces en el año 538 AC, el regreso del primer grupo de cautivos judíos con Zorobabel y el sumo sacerdote Josué, al frente. Ciro El Grande, apoyó la reconstrucción del segundo templo en Jerusalén y el altar de los holocaustos; sin embargo, el proceso de reconstrucción del templo enfrentó dificultades debido a la oposición local en Jerusalén y a los recursos limitados.

Darío I rey de Persia ( 527 AC) y sucesor, apoyó nuevamente a los judíos y logró completar la reconstrucción del segundo templo en Jerusalén. Darío ( 522- 486 AC ) dividió el imperio persa en Satrapías, entre ellas,  Siria y Palestina  constituyeron la quinta, Egipto, la sexta. La reconstrucción del segundo templo, a pesar de que fue más modesta, que el templo inicial de Salomón, marcó un renacimiento espiritual para los judíos. Aunque los persas permitieron el regreso de los judíos y reconstruyeron el segundo templo, su relación no siempre fue perfecta y hubo períodos de tensión y conflicto. Sin embargo, los persas por lo general, mantuvieron una política de tolerancia religiosa.

Este segundo templo reconstruido, fue destruido nuevamente por los romanos en el año 70 DC durante la primera guerra Judea- Romana.

Con este breve resumen invito a los lectores al análisis histórico, poniendo en la balanza una disputa, que encierra razones geopolíticas, culturales y religiosas.  
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net