l
Opinión / DICIEMBRE 02 DE 2023

Cuyabro. Parte 2. 

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Jaime Lopera Gutiérrez, cuyabro, nacido en Calarcá, Colombia. Se autopercibe como ¨un mosaico lleno de episodios, acontecimientos y vivencias completamente distintas¨. Ahora como adulto mayor puede compartirnos cosas desde 1936 fecha en que nació…¨35 años viviendo en Bogotá y 23 años viviendo en Armenia. He intentado escribir varias veces mis memorias porque mi experiencia en la política, la administración pública, el periodismo, la literatura me permite hacerlo. Sin embargo, empiezo la cuartilla, empiezo a escribir las memorias y me arrepiento -¿a quién le importa las memorias de Jaime Lopera?…a nadie. Entonces dejo de hacerlo y escribo un par de párrafos para recordarlos yo, para mostrárselos a Martha Inés, mi esposa; tal vez a mi hermana Cecilia –vive en Calarcá- y nada más, hasta ahí llegan mis intenciones. Mis padres; Joaquín era un tinterillo de Calarcá, nacido en Pereira, se vino a vivir al Quindío porque mi abuelo el papá de él, lo mandó a hacer gestiones con adjudicaciones de tierra. Mi papá fue amigo de colonos que llegaron en 1920 al Quindío, especialmente a Calarcá, los atendió, poco a poco él aprendió otros oficios; hizo declaraciones de renta, fue un abogadillo penal y finalmente terminó siendo el secretario general del partido Liberal de Calarcá. Varias veces negó la posibilidad de ser representante en la Cámara –tenía los votos suficientes-, le bastaba con estar en el Directorio y ser su secretario. Esa vocación se debía a que él era corresponsal de El Tiempo, él enviaba corresponsabilidades del Quindío a Bogotá y tenía la credencial como tal. Mi madre Cleotilde, fue una mujer muy generosa, bondadosa y cristiana. Su vida fue una entrega a los demás. Perteneció a muchas asociaciones religiosas del Quindío; le preocupada la salud, el bienestar de la gente y especialmente de ancianos. Entre ellos dos existe una cosa que históricamente me marcó mucho, mi madre es descendiente de un Tocaimuno -Tocaima Cundinamarca-, mi abuelo Gil Gutiérrez. Mi padre es descendiente de un Manizaleño, esa corriente de cundiboyacenses con antioqueños se cruzó en Calarcá, es una fuente importante de la historia, de la existencia de dos tipos de migraciones; la del Oriente y la del Norte que contribuyeron a enriquecer la vida de mi pueblo.    

Influencia de mi madre en mí: la alegría, el humor, la risa, me enseñó a ser humanista. Mi padre, más severo, estricto, exigía de mi demasiado y terminó gustándome la política que a él le gustaba. Ese gusto por la política se reflejó en mi vida en Bogotá, estudié Derecho en el Externado de Colombia, entré al Movimiento Revolucionario Liberal –MRL- de Alfonso López Michelsen, le acompañé varios años, fue mi jefe político; en su periodo presidencial fui director nacional del Servicio Civil lo que hoy llaman la función pública. Esa parte de la administración pública fue útil para mí porque entrar allí significaba un cambio importante en la vida, el aprendizaje, el conocimiento del mundo político y de la Nación.  

Después del Servicio Civil tuve la ocasión de tener una experiencia política en el Quindío que resultó fracasada; vine a buscar una curul para la Cámara de Representantes y fui derrotado en mi pueblo por 300 votos –cuento este episodio de mi vida con alegría porque evitó quedarme haciendo política local, en Calarcá sino y regresé a Bogotá a hacer la mayor parte de mi vida personal, administrativa, política, además de familiar; Bogotá abrió las puertas para muchas cosas-…¨    

Hoy la invitación es a poner en valor nuestro patrimonio. Te invitamos a conferir conocimiento vivo, a compartir esta columna.    

  Gracias Jaime Lopera por compartir tu historia. A mí me importa conocer tus memorias, documentarlas, compartirlas.    


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net